Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Putin exige dejar de “intimidar” a Corea del Norte

El presidente ruso condena el último lanzamiento de un misil norcoreano pero reclama "diálogo"

El presidente ruso, Vladímir Putin, en la cumbre de la Ruta de la Seda en Pekín (China).
El presidente ruso, Vladímir Putin, en la cumbre de la Ruta de la Seda en Pekín (China). AP

Rusia se ha desmarcado de las presiones de Estados Unidos hacia Corea del Norte y ha reclamado que se deje de “intimidar” a Pyongyang. El presidente ruso, Vladímir Putin, ha calificado la última prueba de misiles de Corea del Norte de “peligrosa” pero ha reclamado que se retome “el diálogo” con el régimen de Kim Jong-un para resolver las tensiones en la península coreana.

“Estamos absolutamente en contra de la expansión del club de potencias nucleares”, ha declarado Putin en una rueda de prensa tras la clausura de la cumbre sobre la nueva Ruta de la Seda que había organizado China en Pekín. La prueba del misil este domingo, que Corea del Norte ha asegurado que se trata de un nuevo modelo capaz de transportar una cabeza nuclear, es “contraproducente, dañina y peligrosa”. Pero, subrayó, la disputa sobre el programa de armamento norcoreano debe resolverse por la vía diplomática.

“Debemos dejar de intimidar a Corea del Norte y encontrar una solución pacífica al problema”, declaró el jefe de Estado, que se alinea así con las posiciones que ya ha expresado China, el gran aliado de Pyongyang.

El misil que Corea del Norte probó con éxito el domingo es, según la agencia de noticias norcoreana KCNA, un cohete tierra-tierra Hwasong-12, que recorrió 787 kilómetros y alcanzó una altura de 2.115 kilómetros antes de caer “en el punto preciso previsto”. El cohete se precipitó sobre el mar de Japón, a unos 500 kilómetros de la costa rusa. Esa localización había suscitado un comentario sardónico de la Casa Blanca, que en un comunicado de reacción al lanzamiento indicó que el presidente Donald Trump “no puede imaginar que Rusia esté muy complacida”.

Los expertos están de acuerdo en que el lanzamiento parece marcar un avance en el programa de armamento norcoreano. El misil voló durante casi media hora, mucho más que otros cohetes probados con anterioridad. Su alcance también parece superior al de otros proyectiles previos.

El lanzamiento “representa un nivel de logro nunca visto antes en un misil norcoreano”, escribe el ingeniero aeroespacial John Schilling en la página especializada 38 North. El cohete “hubiera recorrido una distancia de cerca de 4.500 kilómetros si se hubiera lanzado para alcanzar su máxima trayectoria”.

Corea del Norte “parece haber demostrado [que cuenta con] no solo un misil de alcance intermedio que les puede permitir alcanzar con confianza la base estadounidense de Guam —en el Pacífico—, sino que, algo más importante, [el lanzamiento] puede representar un avance sustancial para el desarrollo de un misil balístico intercontinental”, agrega Schilling.

Estados Unidos ha exigido mayores sanciones contra el programa de armamento nuclear y balístico de Corea del Norte tras el disparo del lunes. El Consejo de Seguridad de la ONU celebrará este martes una reunión extraordinaria, a petición de Washington, Seúl y Tokio.

El lanzamiento parece una respuesta a la investidura del nuevo presidente surcoreano, Moon Jae-in, que defiende la apertura de un diálogo con Pyongyang mientras se mantienen las sanciones contra el programa de armamento nuclear y balístico de ese país.

La meta de ese programa es lograr bombas nucleares lo suficientemente reducidas, y misiles con el alcance suficiente, para poder lanzar un cohete con una cabeza atómica capaz de alcanzar territorio continental estadounidense. Kim Jong-un ha prometido probar este mismo año un misil con esas características, algo a lo que Trump ha replicado que “¡no ocurrirá!”.