Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El lío de un futbolista argentino en China por simular ojos rasgados en una foto

El jugador Ezequiel Lavezzi, del Hebei China Fortune, ha sido acusado de racismo en el país asiático

Un gesto aparentemente inocente del futbolista Ezequiel Lavezzi, delantero del club chino Hebei China Fortune, ha desatado la polémica en las redes sociales del país. En una sesión fotográfica para la página web oficial de la Superliga china, el internacional argentino posó estirándose los ojos, algo que algunos internautas se tomaron como un desprecio o una "humillación" a los ciudadanos chinos.

"Es un gesto sin duda irrespetuoso, discriminatorio y hasta racista", decía uno. "¿Podemos decirle a esta persona que se vaya de nuestro país?", pedía otro. La polémica se acrecentó aun más cuando los internautas han empezado a debatir sobre su sueldo que, según Football Leaks, asciende a casi 950.000 euros por semana, o unos 45,5 millones de euros por temporada. De ser cierto —la cifra no ha sido confirmada por el club chino—, Lavezzi se convertiría en el jugador de fútbol mejor pagado del mundo. Muchos bromeaban además con lo que podrían llegar a comprarse con ese sueldo.

Visto el revuelo, el delantero emitió un comunicado este domingo para salir del paso. "Bajo los requerimientos que demandaba el camarógrafo oficial de la Superliga china, he hecho poses divertidos y relajados para crear también un clima entretenido en la sesión de fotos (...) Nunca tuve ninguna mala intención, y menos con la intención de humillar a las personas de nacionalidad china", reza el texto. Con todo, acaba pidiendo "mil disculpas" y promete que "no volverá a pasar". La fotografía ya ha sido retirada.

Por su parte, el Hebei China Fortune (que fichó a Lavezzi a principios de 2016 cuando jugaba en el Paris Saint-Germain) confirmó que las fotografías se hicieron en España antes de comenzar la temporada y que el equipo que las realizó "no las consideró impropias". "Desde que se incorporó a nuestro equipo, Lavezzi se ha llevado bien con sus compañeros y ha sido bien recibido por los aficionados. También ha expresado en varias ocasiones su amor por China", dice el club. Sin embargo, también se desmarca de las instantáneas asegurando que nunca la ha divulgado ni promovido a través de sus canales oficiales.

"Hemos hablado con el jugador y él se ha disculpado por la foto (...) Que nuestro club no haya sido capaz de detectar esta controversia indica que ha habido falta de rigor en nuestro trabajo. Lo tomamos en consideración y evitaremos que esta misma situación vuelva a ocurrir", añade el Hebei Fortune.

No es la primera vez que ciudadanos extranjeros son acusados de racismo en China por estirarse los ojos en fotografías. Le pasó exactamente lo mismo a la selección española de baloncesto en el año 2008 antes de participar en los Juegos Olímpicos de Pekín, una instantánea con fines publicitarios fue tachada de racista sobre todo por la prensa extranjera y no tanto por los chinos. Ese mismo año, cuatro integrantes de la selección argentina de fútbol femenino también hicieron lo propio y fueron criticadas por ello.