Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corbyn propone un aumento del gasto público “responsable y radical”

El líder laborista presenta un programa con las mayores subidas de impuestos a los más ricos en décadas

Jeremy Corbyn, durante la presentación del programa laborista.
Jeremy Corbyn, durante la presentación del programa laborista. REUTERS

Jeremy Corbyn, el líder laborista, ha presentado este martes un programa “radical y responsable” con el que busca minar el apoyo a los conservadores que los sondeos dan como claros ganadores de las elecciones del próximo 8 de junio. La respuesta de Corbyn a la crisis de la socialdemocracia europea es un proyecto de izquierdas sin complejos. Fuertes subidas de impuestos para los más ricos y un tipo de sociedades que pasa del 19% al 26%, para financiar un aumento de la inversión pública no visto en Reino Unido desde principios de los ochenta.

El programa, tal como figuraba en el borrador que se filtró a la prensa la semana pasada, incluye la nacionalización de los ferrocarriles, el servicio postal, el agua y partes de la industria energética. “Muchos bienes y servicios básicos han sido sustraídos del control democrático a través de la privatización”, dice el programa. “Esto a menudo ha derivado en precios más altos peor calidad, mientras los precios se suben para pagar dividendos. La titularidad pública beneficiará a los consumidores”.

Respecto a la salida de Reino Unido de la Unión Europea, cuya negociación ocupará gran parte de la agenda del Gobierno que salga de las elecciones del 8 de junio, el Partido Laborista reitera que acepta el resultado del referéndum y que tratará de “construir una nueva y estrecha relación con la UE” que priorice el empleo y los derechos de los trabajadores. Defiende un papel “significativo” del Parlamento en las negociaciones de salida y rechaza la posibilidad de terminar sin acuerdo el proceso de ruptura de dos años, iniciado el pasado 29 de marzo. Reconoce explícitamente que el Brexit acabará con la libre circulación de personas, aunque rechaza, como sí está previsto que hagan los conservadores en el programa que presentarán a finales de esta semana, establecer objetivos numéricos para la inmigración.

En un acto celebrado en una universidad de Bradford, en el norte de Inglaterra, Corbyn ha propuesto recaudar hasta 50.000 millones de libras (58.000 millones de euros) más de “los más ricos y las grandes empresas” para financiar un maltrecho sector público, con inversiones en sanidad y educación, construcción de vivienda pública, subidas en los salarios de los funcionarios y la eliminación de las tasas universitarias. Algo menos de esa cantidad se obtendría del aumento del impuesto de sociedades. El resto, de una subida del impuesto sobre la renta que afectaría a cerca 1,5 millones de contribuyentes, dejando fuera al 95% de la población. Los que ganan más de 80.000 libras (93.000 euros) al año pasarían a tributar un 45%; los que ganan más de 123.000 libras (143.000 euros), pagarían un 50%. Hasta ahora, solo las rentas superiores a 150.000 libras (175.000 euros) pagan el 45% y nadie tributa el 50%.

El programa laborista incluye una subida del salario mínimo de 7,5 a 10 libras (11,6 euros) la hora para 2020, una medida que afectaría, según cálculos del partido, a 5,7 millones de trabajadores. Y contempla cargas impositivas extra a las empresas con personal que ingrese más de 330.000 libras (385.000 euros) anuales.

Se trata del conjunto de medidas más a la izquierda que ha presentado el Partido Laborista desde que Michael Foot cayó arrasado por Margaret Thatcher en 1983. Un proyecto, según Corbyn, que “revertirá las prioridades nacionales para poner por delante los intereses de la mayoría”.

Más información