Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder de la ONU pide una coalición con la UE para atajar la crisis de los refugiados

Antonio Tajani recuerda el "esfuerzo particular" en la acogida que han hecho países como Italia, Grecia, España, Portugal y Alemania

Antonio Guterres, durante su intervención en el Parlamento Europeo. Ampliar foto
Antonio Guterres, durante su intervención en el Parlamento Europeo. AFP

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha intervenido este miércoles en el Parlamento Europeo —reunido en pleno en Estrasburgo (Francia)— para solicitar a la Unión Europea (UE) que movilice una coalición por los derechos humanos para resolver la crisis de los refugiados. Bruselas aprobó en 2015 reubicar a 160.000 de los 1,2 millones de refugiados que habían llegado a las costas comunitarias de Italia y Grecia, pero aún está lejos de cumplir con sus objetivos. Al tiempo, hay casi 17.000 personas esperando una solución mientras malviven en campos improvisados de ambos países. La gestión de su presente y de su futuro "ha socavado la autoridad moral" de muchos países, según ha señalado Guterres ante el pleno de la Eurocámara, cuyo presidente, el conservador Antonio Tajani, ha alabado los esfuerzos de los países del sur de Europa como. "La solidaridad es un valor (...). España, Italia, Grecia, Portugal y Alemania se ven obligados a hacer un esfuerzo particular" para la acogida de migrantes, ha declarado el presidente de la Eurocámara en una rueda de prensa posterior al pleno. 

“La agenda de los derechos humanos ha ido perdiendo terreno frente a la agenda de la soberanía nacional. Es importante que la UE y la ONU trabajen juntos para restablecer el sistema de ayuda a los refugiados de acuerdo con el Derecho Internacional”, ha dicho Guterres ante los eurodiputados, a los que ha pedido soluciones comunes frente a los retos del terrorismo, del cambio climático y de los solicitantes de asilo. “Debemos movilizar una coalición más grande por los derechos humanos, que comprenda que solo reforzamos la soberanía nacional si defendemos los derechos humanos en todo el mundo”, ha seguido. Y ha subrayado: “La cuestión de la autoridad moral es muy importante. Hay que tenerla para hacer de los derechos humanos una prioridad. Los derechos de los refugiados, de los inmigrantes, son también los derechos del hombre, y quienes no los respetan pierden autoridad moral. Pido a Europa que sea un socio en el restablecimiento del sistema de protección internacional de los refugiados y en un pacto para un sistema de emigración seguro, legal y organizado”.

Para combatir esta crisis humanitaria, Guterres ha solicitado a los Estados miembros de la UE que medien para acabar con las guerras, apoyen a los países por los que transitan los refugiados y muestren su solidaridad con Italia y Grecia, que están centralizando su recepción en Europa. El portugués es el primer ciudadano comunitario elegido secretario general de la ONU, tal y como ha señalado en su presentación el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, que ha ensalzado la colaboración entre ambas instituciones.

"La solidaridad es un valor y no se ejerce solo cuando se está cómodo y se deja de ejercer cuando no se está cómodo", ha dicho Tajani. "Muchos países europeos han sido solidarios en momentos de gran dificultad. Ahora, países como Italia, Grecia y España están obligados a hacer un esfuerzo particular para acoger emigrados y refugiados".

Bruselas aprobó en 2015 el reparto de 120.000 solicitantes de asilo de los principales países receptores: Italia y Grecia. En octubre de 2017 acaba el plazo fijado para completar ese proceso y sólo se ha reubicado al 10%. Hasta ahora, España ha recibido a 886 refugiados procedentes de Grecia e Italia y tiene en marcha otros 1.500 expedientes; mientras que se han tramitado 960 solicitudes de reasentamiento procedentes de campos de refugiados en Líbano o Jordania y hay disposición para admitir a otros 542, según los datos que ha facilitado este miércoles Alfonso Dastis, ministro de Exteriores. Si todas estas cifras se cumplieran, España superaría los 1.449 reasentamientos prometidos, pero se quedaría muy lejos de las 15.888 reubicaciones que le corresponde realizar antes de finales de 2017.