Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Macron: transversal, paritario y con caras nuevas

El Gabinete de Macron respeta las tres condiciones que se había impuesto el presidente

El exministro de Exteriores Jean-Marc Ayrault (D) y su sucesor, Jean-Yves Le Drian
El exministro de Exteriores Jean-Marc Ayrault (D) y su sucesor, Jean-Yves Le Drian AP

Emmanuel Macron puso tres requisitos para la formación de su Gobierno: que este fuera transversal, paritario y con caras nuevas. Su nuevo Gabinete cumple ampliamente esas condiciones.

Transversalidad política: En el nuevo gabinete hay cuatro miembros del Partido Socialista: los pesos pesados Jean-Yves Le Drian y Gérard Collomb, así como Christophe Castaner y Richard Ferrand, uno de los de los socialistas que más rápidamente se adhirió al movimiento En Marche! de Macron. Trabajarán mano a mano con tres miembros del conservador Los Republicanos: Bruno Le Maire y Gérald Darmanin, a quienes se une el primer ministro, Édouard Philippe. También está muy representado el centrista MoDem, aliado electoral de Macron, quien ha correspondido a ese apoyo reservándole tres carteras para François Bayrou, Sylvie Goulard y Marielle de Sarnez. En el nuevo gabinete hay asimismo dos miembros del Partido Radical de Izquierda, Jacques Mézard y Annick Girardin.

Paridad: sin contar a Philippe, a nivel de ministros la paridad es absoluta. Hay 11 hombres —nueve ministros y dos secretarios de Estado— e igual número de mujeres con la misma distribución. Macron además ha concedido algunas carteras importantes, como la de Defensa, Trabajo o Cultura, a mujeres.

Mezcla de veteranos y miembros de la sociedad civil: Macron ha logrado lo que ningún presidente desde Jacques Chirac había conseguido: que el ecologista y popular presentador de televisión Nicolas Hulot aceptara una cartera. Otras caras nuevas procedentes de la sociedad civil son las de la ministra de Cultura, Françoise Nyssen, hasta ahora directora de la reconocida editorial Actes Sud. También vienen del sector privado la ministra de Trabajo, Muriel Pénicaud, y su par de Educación nacional, Jean-Michel Blanquer, director de la Essec, una de las mayores escuelas de comercio del mundo. Fréderique Vidal (Enseñanza Superior), era profesora universitaria, mientras que la responsable de Deportes, Laura Flessel, es una antigua campeona olímpica de esgrima. Tres de los cuatro nuevos secretarios de Estado —Mounir Mahjoubi, Marlène Schiappa y Sophie Cluzel— tampoco habían ocupado hasta ahora ningún cargo público electo.

Más información