Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Peña Nieto promete más protección a los periodistas entre gritos de “justicia” y “no más discursos”

El presidente convoca a una reunión con los gobernadores tras el asesinato de Javier Valdez sin la participación de los reporteros

El hartazgo del gremio de periodistas con las autoridades mexicanas es cada día mayor. Después de seis asesinatos en lo que va de año, el presidente, Enrique Peña Nieto, prometió este miércoles que aumentará la protección a los periodistas amenazados. Lo hizo después de escuchar los gritos de los reporteros que cubrían el acto, que le reclamaron “justicia” y “no más discursos” cuando pidió que se guardara un minuto de silencio en memoria de los seis asesinados.

Peña Nieto convocó para este miércoles una reunión de urgencia con los gobernadores, a la que también asistió el procurador, Raúl Cervantes y embajadores en México. No participó, sin embargo, ningún representante del gremio de periodistas. Tras las intervenciones de diversas autoridades llegó el turno de Peña Nieto, quien al tomar la palabra pidió que se guardara un minuto de silencio. En ese momento, los periodistas que cubrían el acto comenzaron a gritar: “Justicia”, “no más discursos”.

“Entiendo su indignación, a la que nos sumamos y nos solidarizamos”, dijo, incómodo, Peña Nieto. “Estamos aquí no para dirigir discursos, sino para reafirmar un compromiso para que la muerte de periodistas no quede impune y se quede encuentro de los responsables. Este encuentro debe darles la esperanza y la tranquilidad de que el Estado está dispuesto a dar con los responsables de estos hechos”, añadió el mandatario, quien al terminar el acto se dirigió a conversar con los reporteros gráficos, unos 50, que se encontraban en la sala.

La falta de confianza es total. La herida es aún mayor después del asesinato el lunes, a plena luz del día, de Javier Valdez, gran cronista del narco en Sinaloa. No es la primera vez que los periodistas en México escuchan las promesas de las autoridades. Los números atestiguan que nada ha cambiado. En el primer año del sexenio de Peña Nieto murieron cuatro periodistas; seis, en 2014; siete un año después; 12 en 2016 y en lo que va de año han sido asesinados seis. Por estos últimos crímenes no se ha detenido aún a una persona. A las muertes hay que sumar las continuas agresiones que sufren los periodistas, especialmente aquellos que trabajan en zonas controladas por el crimen organizado. Articulo 19, la ONG inglesa creada hace tres décadas para defender la libertad de expresión, tiene registradas unas 2.000 agresiones a reporteros desde 2010.

“La violencia perpetrada contra periodistas y defensores derechos humanos ha abierto una profunda herida en nuestra sociedad”, admitió el presidente mexicano, quien anunció que se fortalecerá estructura y el presupuesto de los mecanismos de protección para periodistas, aunque no concretó en qué consistirá ese fortalecimiento. Actualmente, según explicó, 196 periodistas y 342 defensores de derechos humanos cuentan con protección de las autoridades. Otra de las medidas anunciadas por Peña Nieto, tras la reunión con los gobernadores, ha sido la de fortalecer la fiscalía que combate los delitos contra la libertad de expresión. El mandatario garantizó “más personal y mejor capacitación”, así como el establecimiento de mecanismos y un mayor diálogo con la sociedad civil y los periodistas.

“A 52 meses de haber iniciado su mandato, la tarea de revertir la tendencia de violencia actual es complicada, solo con el tiempo veremos si no es un acto más de simulación”, considera Leopoldo Maldonado, director de Protección y Defensa de Artículo 19. Maldonado es crítico también con las palabras de Miguel Ángel Mancera, alcalde de la Ciudad de México y presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores, quien aseguró que “la agenda criminal no puede determinar el futuro del país”. “No se trata solo del crimen organizado, el 53% de las agresiones a periodistas registradas el año pasado fueron de funcionarios públicos”.

Más información