Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reforma sanitaria republicana dejaría a 14 millones de personas sin seguro en 2018

Las estimaciones de un organismo independiente apenas varían respecto a las realizadas tras la primera propuesta para acabar con 'Obamacare'

Reforma Sanitaria
El congresista republicano Tom MacArthur se enfrenta a preguntas de votantes en Nueva Jersey tras el voto de la reforma sanitaria AP

El diagnóstico sigue siendo demoledor. La ley de reforma sanitaria, impulsada por el Partido Republicano y aprobada a principios de mayo por la Cámara de Representantes, haría perder el próximo año a 14 millones de personas el seguro médico en Estados Unidos y en 2026 a 23 millones. Esta es la estimación de la Oficina Presupuestaria del Congreso, un organismo independiente, que solo mejora ligeramente -un millón menos de personas afectadas- el cálculo a largo plazo respecto a la primera proyección que hizo en marzo.

Las cifras suponen un jarro de agua fría para los legisladores republicanos que tras siete años deplorando la ley sanitaria impulsada por el expresidente Barack Obama, conocida popularmente como Obamacare, afrontan ahora enormes dificultades para sacar adelante una reforma. El objetivo es que no dilapide las ventajas actuales, acabe con los fallos del sistema y logre el suficiente consenso político para ser aprobada. En esa cuadratura del círculo está embarcado ahora el grupo de senadores republicanos que está reescribiendo la ley aprobada por la Cámara de Representantes para tratar de que sea validada en el Senado.

Los congresistas conservadores introdujeron algunas modificaciones en su primera propuesta de ley después de no lograr en marzo, por las divisiones internas en el partido, someter a votación la reforma, en lo que supuso el primer fracaso legislativo de Donald Trump como presidente.

Los cambios han ampliado tímidamente la protección a personas con graves condiciones médicas preexistentes, pero delegan a cada Estado la posibilidad de que las personas con antecedentes tengan que pagar más por su seguro médico, algo que está prohibido ahora con Obamacare.

Las claves de la reforma republicana son que acaba con la obligatoriedad de que los ciudadanos tengan un seguro médico, reduce la expansión de Medicaid, el programa de sanidad pública para personas pobres, y rebaja las ayudas económicas para contratar un seguro, lo que afectaría especialmente a los colectivos con menos ingresos.

Se calcula que 20 millones de personas que no tenían un seguro médico lo tienen gracias a Obamacare. Pero la reforma no ha logrado el objetivo de rebajar los precios mediante un aumento de la competencia entre aseguradoras. Los precios mensuales de las coberturas han subido drásticamente en algunos Estados ante la retirada de aseguradoras en determinados mercados.

Los republicanos insisten en que la prioridad es reducir el coste sanitario mientras se trata de mantener la mayor cobertura posible. Pero en ese terreno la proyección de la Oficina Presupuestaria del Congreso también les da malas noticias. Calcula que la reforma reduciría el déficit público del Gobierno federal en 119.000 millones de dólares en una década, mientras que en marzo estimó que el ahorro sería de 150.000 millones.

Reacción republicana

El republicano Paul Ryan, presidente de la Cámara y uno de los padres de la propuesta de reforma, quiso destacar este último aspecto. “Se consigue nuestra misión: bajan los costes [mensuales] y el déficit. Es otro paso positivo hacia nuestra promesa de derogar y sustituir Obamacare”, dijo.

Sin embargo, el informe del organismo independiente señala que los costes mensuales que paga cada ciudadano por su seguro médico “variarían significativamente” si se aprobase la propuesta republicana. Sostiene que dependería del estado de salud de la personas y las coberturas ofrecidas, pero advierte de que las “personas menos saludables afrontarían costes extremadamente altos”.

Por su parte, el secretario de Salud del Gobierno Trump, Tom Price, minimizó las estimaciones al señalar que la Oficina del Congreso erró en el pasado en sus proyecciones sobre la ley actual. Y el senador republicano David Perdue enfatizó que, al margen de las estimaciones, “no es un secreto que Obamacare se está colapsando por su propio peso”.

Más información