Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina libera a Higui, la lesbiana que mató al hombre que intentó violarla

Un tribunal de apelaciones le concede la excarcelación extraordinaria tras casi ocho meses en prisión preventiva

Eva Analía de Jesús, más conocida como Higui.
Eva Analía de Jesús, más conocida como Higui.

La Justicia argentina ordenó hoy la excarcelación de Eva Analía De Jesús, Higui, tras casi ocho meses en prisión preventiva por haber matado a uno de los hombres que presuntamente intentó violarla por ser lesbiana. "Tenemos todas una felicidad inmensa. La familia, las amigas, la abogada, todas las organizaciones...", dice por teléfono Susana, la mamá de Higui, de camino a los tribunales de San Martín donde espera reunirse en breve con su hija. "Quiero abrazarla, estar, charlar, cocinarle todo lo que quiera", continúa, mientras se escuchan de fondo risas y conversaciones emocionadas. Higui esperará en libertad la celebración del juicio por homicidio.

El fallo difundido por la periodista Verónica Ojeda.
El fallo difundido por la periodista Verónica Ojeda.

Higui estaba detenida desde la madrugada del 17 de octubre de 2016, acusada de matar a Cristian Rubén Espósito de una puñalada en el pasillo común de un edificio de la localidad bonaerense de San Miguel. Según su versión, Espósito y dos amigos más la insultaron por su orientación sexual, la golpearon y la tiraron al suelo con la intención de violarla. "Te voy a hacer sentir mujer, forra lesbiana", le dijo uno de los agresores, mientras le rompía los pantalones. Cuando Espósito se arrojó sobre ella, Higui asegura que le clavó un cuchillo que llevaba encima para defenderse. El supuesto agresor murió casi en el acto y De Jesús quedó presa.

La familia de la acusada tardó tres días en poder verla en la comisaría donde estaba detenida. Y la causa se mantuvo casi cinco meses en un cajón, hasta que se dio a conocer por organizaciones feministas y pasó a manos de una abogada con una larga trayectoria en violencia de género, Raquel Hermida. La letrada denuncia que descubrió una larga lista de irregularidades, entre ellas la ausencia de un informe con los golpes que presentaba Higui en el momento de su detención, los insultos que recibió de los agentes de policía y la falta de una pericia psicológica. Cuando se la realizaron, arrojó como resultado que no mentía.

La defensa de Higui alegó legítima defensa frente a una violación correctiva para solicitar su excarcelación, que fue inicialmente denegada en un juzgado de primera instancia. La Fiscalía niega cualquier irregularidad y sostiene que faltan pruebas para dar por válido el atenuante de la legítima defensa. De acuerdo a la declaración de dos testigos -que según la defensa son los otros dos agresores- Espósito e Higui "tuvieron una discusión y ella le clavó una puntada en el pecho". Sin argumentar su fallo, la Cámara de apelaciones del tribunal de San Martin le otorgó este lunes la excarcelación extraordinaria.

Los pedidos a favor de la liberación de Higui han ido en aumento e incluso el exarquero colombiano René Higuita, a quien Higui admira y debe su apodo, salió en su defensa en Twitter. El pasado 3 de junio De Jesús fue uno de los símbolos de la masiva movilización Ni Una Menos contra la violencia machista, estampado en pancartas en las que podía leerse "Libertad para Higui. Atacada por lesbiana, presa por defenderse".

Presión popular

"Creo que la han liberado por toda la presión popular. Lamentablemente estamos viendo que es así, que la Justicia funciona así", dice Azucena, una de las hermanas de Higui. La familia asegura que la excarcelación ha sido una sorpresa que ni ellas ni Higui esperaban. Este fin de semana la fueron a ver al penal de Magdalena, unos 110 kilómetros al sur de Buenos Aires, donde estaba detenida. "Le cocinaré empanadas, guiso, milanesas, fideos con tuco. No se va a quedar con ganas de nada", dice feliz Susana al enumerar los platos favoritos de su hija. Higui, de 43 años, tiene seis hermanas y un hermano. Vive de limpiar y arreglar jardines y en su tiempo libre juega al fútbol. Su hermana recuerda que fue blanco de ataques desde adolescente por ser lesbiana. Un día la apedrearon, otro le robaron la bicicleta y los insultos fueron moneda corriente en el barrio familiar.

En las redes sociales la noticia ha corrido como la pólvora y ha sido el puntapié para una nueva campaña, la que pide por su absolución en el juicio, previsto para 2018. La abogada defensora confía en volver a sentar precedente, como logró con el veredicto de Beatriz López, absuelta del asesinato de su marido por la violencia de género que había padecido durante años.