Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Intoxicación alimentaria masiva en un campo de refugiados de la ONU en Irak

Casi 800 afectados, la mayoría niños y ancianos, por una comida en mal estado

Los médicos atienden a una niña intoxicada en el campo de refugiados Hasancham U2, al este de Mosul.
Los médicos atienden a una niña intoxicada en el campo de refugiados Hasancham U2, al este de Mosul. AP

Cerca de 800 personas han sufrido una intoxicación alimentaria en un campo de desplazados del norte de Irak, según han denunciado las autoridades iraquíes y confirmado la ONU. Las víctimas, escapados de Mosul ante la batalla para echar de allí al Estado Islámico (ISIS), empezaron a sentirse mal el lunes por la noche tras el iftar, o desayuno, que durante el mes de ayuno de Ramadán los musulmanes toman a la puesta del sol. Algunas fuentes hablaron de la muerte de una mujer y una niña entre los afectados, pero la información ha sido desmentida por los responsables sanitarios.

“Desafortunadamente, esta noticia nos fue transmitida de forma incorrecta, y pedimos disculpas por ello”, declaró el martes en un comunicado, Saman Barzinji, director del Departamento de Sanidad de Erbil, la capital del Kurdistán iraquí. El propio Barzinji había anunciado la víspera la muerte de la pequeña en el campamento de desplazados de Hasam Sham U2, en la carretera de Mosul a Erbil. Al parecer el niño sufrió un colapso por la deshidratación y, debido al caos que creó la avalancha de afectados, el médico que le atendió no tuvo tiempo para examinarlo debidamente.

En total, 752 personas resultaron intoxicadas, según informó el portavoz del Ministerio de Sanidad iraquí, Seif al Badr, citado por la agencia France Presse, quien también se hizo eco inicialmente de la muerte de la niña y de otra mujer adulta. Al Badr que anunció la apertura de una investigación para determinar el origen del envenenamiento.

“El ACNUR está extremadamente preocupado por lo ocurrido”, declaró por su parte a EL PAÍS Andrej Mahecic, portavoz para Irak del Alto Comisariado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Esta agencia es la responsable de la gestión del campamento que alberga a 6.235 desplazados internos.

Los afectados empezaron a vomitar e incluso algunos se desmayaron tras haber ingerido una comida compuesta de arroz, pollo, yogur y sopa, según Zahed Jatun, un diputado iraquí miembro del comité para desplazados, citado por Reuters. Los equipos móviles de la Organización Internacional de Migraciones (OIM) atendieron a 175 pacientes durante la noche del lunes y a otros 270 al día siguiente. Antes de la llegada de personal médico de refuerzo, también trasladaron a 65 de ellos a hospitales de Khabat y Erbil, según indicó por e-mail Sandra Black, portavoz de la OIM en Irak.

De acuerdo con dicha organización, los alimentos fueron enviados por un restaurante pagado por una ONG de Qatar que los llevó al campamento tres horas y media antes del iftar. “No conozco el nombre del restaurante, pero eso es lo que nuestro representante en el lugar nos ha informado hoy”, señaló su portavoz en Ginebra, Joel Millman, durante una conferencia de prensa.

Más información