Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un atentado palestino con armas de fuego y puñales tiñe de sangre el Ramadán en Jerusalén

Una agente israelí murió tras ser acuchillada y los tres atacantes fueron abatidos a tiros

Las fuerzas de seguridad israelíes acordonan los alrededores de la Puerta de Damasco, este viernes.
Las fuerzas de seguridad israelíes acordonan los alrededores de la Puerta de Damasco, este viernes. AFP

La noche de Shabbat judío y de viernes de Ramadán se ha tenido de sangre ante la muralla de la Ciudad Vieja de Jerusalén. Una agente de policía israelí ha perecido tras ser acuchillada y los tres atacantes palestinos murieron tiroteados por las fuerzas de seguridad, después de haber atentado con armas de fuego y puñales a una patrulla de fronteras. Otros dos policías sufrieron lesiones de consideración en el asalto, y dos transeúntes palestinos resultaron heridos leves a consecuencia de los disparos. El ataque se produjo en la concurrida zona la Puerta de Damasco, el principal acceso al barrio musulmán del recinto histórico amurallado, poco después de que retumbara el disparo de un cañón al atardecer para marcar el fin del ayuno como en cada jornada del mes sagrado.

El Estado Islámico reivindicó de madrugada el ataque. En un comunicado difundido en la red encriptada Telegram, los terroristas afirmaron que tres de sus combatientes "atacaron un grupo de judíos". Este ataque "no será el último", advirtió el grupo yihadista.

Desde el pasado 27 de mayo, el Ramadán estaba transcurriendo este año en medio la calma, a pesar de las aglomeraciones de fieles palestinos –llegados desde Jerusalén Este, Cisjordania y de Israel, que cuenta con un 20% de población musulmana— en la mezquita de Al Aqsa, tercer lugar sagrado del Islam sitiada en el corazón de la Ciudad Vieja de Jerusalén. La jornada del tercer viernes del mes sagrado se había desarrollado con normalidad, bajo intensa vigilancia de las patrullas la policía y del cuerpo de fronteras apoyadas desde el aire por helicópteros.

En una primera fase del atentado, dos palestinos de 31 y 18 años, procedentes respectivamente de Ramala (ciudad próxima a Jerusalén) y Hebrón (sur de Cisjordania), abrieron fuego contra la patrulla, según informó el portavoz policial Micky Rosenfeld. Los agentes respondieron en el acto con sus fusiles de asalto y abatieron a tiros a los agresores, cuyas pistolas de fabricación casera se atascaron tras los primeros disparos, según una información del Canal 10 de televisión citada por el diario Haaretz. Mientras tanto, el tercer asaltante palestino —procedente también de Cisjordania, aunque su edad y localidad de origen no fueron facilitados— apuñaló repetidas veces la integrante del cuerpo paramilitar de fronteras. La agente, que se llamaba Hadas Malka y tenía 23 años, ingresó en estado crítico en al hospital Hadassah de la Universidad Hebrea, donde falleció poco después a causa de la gravedad de sus heridas.

Los servicios de seguridad sellaron un amplio perímetro de la zona, por donde precisamente discurría hasta la guerra de 1967 la Línea Verde de separación con Jerusalén Este, bajo ocupación militar y posteriormente anexionado por Israel. La magnitud del despliegue policial no tenía precedentes desde las primeras semanas de la ola de violencia que se inició en octubre de 2015, la más grave registrada desde la Segunda Intifada (200-2005). En la llamada Intifada de los cuchillos han muerto 41 israelíes y 7 extranjeros, así como 272 palestinos, dos terceras partes de los cuales fueron abatidos al perpetrar ataques o ser considerados agresores.

Más información