Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS ECONÓMICA

De la Rúa dimite al no lograr un acuerdo con los peronistas para un Gobierno de unidad

El presidente el Senado, Ramón Puerta asumirá transitoriamente la presidencia

Tal y como había anunciado, el presidente argentino, Fernando de la Rúa ha presentado su dimisión al no haber consenso con los peronistas para formar un gobierno de unidad nacional. El titular del Senado argentino, el peronista Ramón Puerta, se hará cargo transitoriamente de la presidencia del país. Por su parte, De la Rúa ha abandonado en helicóptero la Casa Rosada, recordando la imagen que en su día protagonizó Eva Perón.

La Asamblea Legislativa, que reúne a diputados y senadores, deberá reunirse en un plazo no superior a 48 horas para elegir al nuevo presidente. Las cámaras legislativas están dominadas por el Partido Justicialista (peronista), amplio ganador de las elecciones parlamentarias del pasado 14 de octubre.

Las leyes argentinas establecen que el primer lugar en la línea de sucesión del jefe del Estado es el vicepresidente de la Nación, cargo que está vacante desde octubre de 2000, cuando renunció Carlos Álvarez. El ordenamiento legal indica que, en estas circunstancias, el presidente del Senado, en este caso el peronista Puerta, es el sucesor natural en caso de renuncia o muerte del jefe del Estado, aunque hay diferentes interpretaciones sobre cómo debe resolverse de manera definitiva la crisis institucional derivada por la dimisión.

De la Rúa abandona la Casa Rosada

En la hoja de renuncia a la presidencia, De la Rúa ha dicho que espera que su dimisión pueda contribuir a la "paz social" en su país y asegurar la "continuidad institucional". La nota ha sido entregada a la prensa por el portavoz del Gobierno, Juan Pablo Baylac.

También lamenta el hasta ahora presidente que su llamamiento a formar un Gobierno de unidad nacional con el opositor Partido Justicialista fuera "rechazado por los líderes parlamentarios".

Fernando de la Rúa, quien llegó al Gobierno el 10 de diciembre de 1999 con más del 50% de los votos, ha llegado en el helicópetero presidencial a la quinta de Olivos, a las afueras de Capital Federal, después de abandonar entre aplausos la Casa Rosada, la sede del Gobierno argentino.

Se trata de una escena histórica, idéntica a la que protagonizó, también en helicóptero, el 24 de marzo de 1976, la entonces presidenta constitucional María Estela Martínez de Perón.

La falta de consenso desemboca la renuncia del presidente

La renuncia del presidente ha sido anunciada por el titular del bloque de senadores de la UCR, Carlos Maestro, quien tras hablar con el Presidente, éste le ha anunciado que en las próximas horas enviará su dimisión al Parlamento. Antes, el subsecretario de Comunicación, Juan Pablo Baylac, había admitido la posibilidad de que De la Rúa dejaría su cargo si los peronistas no aceptaban su propuesta para conformar un gobierno de unidad nacional.

Al parecer, De la Rúa habría calificado de "imposible" la formación de un gobierno conjunto con la oposición peronista.

El senador radical ha señalado que en su conversación con De la Rúa, el gobernante le había dicho que ya se había puesto en contacto con el ex presidente Raúl Alfonsín. Ya hay preparativos para que De la Rúa abandone en helicóptero la sede del Gobierno (Casa Rosada) y se dirija a la residencia presidencial de Olivos. Algunos ministros de su Gobierno ya estaban vaciando los despachos que ocupaban hasta ahora.

Poco antes, en un mensaje al país, el jefe del Estado había reclamado a los peronistas un "gesto de grandeza" para llevar a cabo "un cambio sustancial y reclamado" en el sistema económico argentino.

"Estoy al frente de la República", ha sentenciado De la Rúa, "y quiero garantizar el presente y el futuro de los argentinos". El presidente ha justificado la declaración ayer del estado de sitio en la necesidad de preservar la seguridad y los derechos de los ciudadanos.

La oposición peronista (justicialista), primera fuerza política en las dos cámaras del Parlamento que gobierna en la mayoría de las provincias, ha pedido al presidente que asuma las responsabilidades políticas.

El presidente anunció también que dividiría el Ministerio de Economía en dos áreas: la de Hacienda, Finanzas e Ingresos Públicos y la de Producción.

El jefe de ministros de Argentina, Chrystian Colombo, se haría cargo del Ministerio de Hacienda, Finanzas e Ingresos Públicos, mientras que el resto de las secretarías, que hasta ahora se incluían dentro de la cartera de Economía, habrían pasado a integrar una nueva dependencia, el Ministerio de la Producción, que quedarría a cargo del ex secretario general de la Presidencia Nicolás Gallo.

El apoyo español a Argentina

El Gobierno español ha expresado en una declaración su preocupación por Argentina y ha mostrado su confianza en la capacidad de las instituciones del país para superar la crisis, con la "indispensable" colaboración de todas las fuerzas políticas y sociales.

Mientras tanto, varias comunidades autónomas españolas han anunciado que enviarán ayuda al país, y la embajada de Argentina en Madrid ha expresado "su profundo agradecimiento por las expresiones de solidaridad y afecto recibidas por parte del Gobierno y del pueblo español".

El presidente de EE UU, George W. Bush, también se ha mostrado preocupado por los acontecimientos de Argentina y ha señalado que espera que trabaje junto al FMI para lograr una mejora en la economía.

Por su parte, el Consejo de Ministros del Mercosur que se ha celebrado hoy en Montevideo ha manifestado su creencia de que podrá salir de la crisis porque posee "recursos naturales y humanos". Además, ha anunciado que aplazará las decisiones para el 20 de febrero, ya que el presidente De la Rúa no ha podido asistir a la reunión.

Más información