Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chile exhuma los restos de Allende para despejar las dudas sobre su muerte

Un equipo de médicos chilenos y extranjeros examinará el cadáver del mandatario socialista para averiguar si se suicidó o fue asesinado por los militares golpistas

Los doce forenses que analizarán los restos de Salvador Allende, exhumados a las siete y media de esta mañana de un frío día de otoño austral en el Cementerio General de Santiago de Chile, deberán determinar cuantos impactos de bala muestra el cadáver del ex presidente. La versión más extendida hasta ahora indica que Allende se suicidó el 11 de septiembre de 1973, cuando el palacio presidencial estaba siendo atacado por tierra y aire por los militares golpistas que encabezaba el general Augusto Pinochet.

La dudas surgieron a raíz de un informe pericial realizado en 2008, según el cual el cuerpo de Allende presentaba dos impactos, lo que dejaría abierta la posibilidad de que fuera asesinado por los militares, lo que parece improbable, según los testimonios de quienes le acompañaron hasta el último momento, o que fuera asistido en un suicidio fallido. El cuerpo de Salvador Allende fue trasladado inicialmente a un cementerio de Viña del Mar y posteriormente, en 1990, al mausoleo que lleva su nombre en el camposanto de la capital. Nunca se encontró el fusil de asalto AK-47 con el que presuntamente se disparó ni la bala que debió ser extraída en una primera autopsia realizada por los propios militares golpistas.

La decisión de proceder a la exhumación fue tomada por el juez Mario Carroza a la vista de las discrepancias que existían entre los distintos informes elaborados por los militares. El caso Allende forma parte de un total de 726 querellas presentadas por el fiscal el pasado mes de febrero por casos de personas muertas o desaparecidas a raíz del golpe que todavía, 38 años después, no han sido aclarados.

La repercusión internacional del golpe de Estado en Chile y la muerte de Salvador Allende fue extraordinaria. Millones de personas en todo el mundo quedaron conmocionadas al ver las imágenes del bombardeo del Palacio de La Moneda y de las miles de personas que fueron detenidas por los militares golpistas y acarreadas hasta el Estado Nacional, donde muchas fueron torturadas y asesinadas.

Terminaba así, víctima de un golpe de Estado extremadamente violento, el primer intento en toda América Latina de que un gobierno de Unidad Popular (alianza de partidos de izquierda y centro izquierda, incluido el Partido Comunista) alcanzara y ejerciera el poder por la vía democrática y la victoria en las urnas. Había durado cerca de tres años.

La primera versión, difundida sobre todo desde La Habana, indicaba que Allende había sido asesinado por un capitán que le conminó a rendirse y al que Allende habría respondido "Nunca". Enseguida surgieron otras voces que aseguraban que el presidente había preferido quitarse la vida antes que ser detenido. En 1998, uno de los médicos personales de Allende, Oscar Soto Guzmán, que se encontraba en La Moneda el día del golpe, publicó en España un libro titulado El último día de Salvador Allende en el que aportaba datos e insistía en el suicidio del presidente. Soto aseguró que le vio dos minutos antes de que se disparara y que otro médico, Patricio Guijón, entró en la sala y encontró a Salvador Allende sentado en un sillón: "La caja craneana había estallado", explicó.

Lo cierto es que, hasta el día de hoy, no existe una versión oficial de la muerte de presidente chileno. Ni la Concertación (la alianza cristiano-demócrata y socialista que gobernó Chile entre 1990 y 2010) ni el propio Partido Socialista, que Allende ayudó a fundar, solicitaron nunca una investigación judicial que dejara formalmente establecidos los hechos. Soto, que no tiene ninguna duda sobre lo ocurrido, declaró recientemente que apoyaba la realización de "una investigación judicial, detallada y objetiva, que certifique definitivamente qué pasó en La Moneda, cómo murió el presidente y cual fue el destino de los colaboradores que le acompañamos".

La investigación se va a realizar finalmente bajo el mandato de Sebastian Piñera, que alcanzó la presidencia en 2010 y que es el primer político de derecha que gana las elecciones desde fuera de la Concertación. El equipo forense encargado de establecer oficialmente los hechos esta integrado por siete forenses chilenos y cinco extranjeros, entre ellos el español Francisco Etxeberría Gabilondo.