Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Christine Lagarde, citada a declarar ante los jueces del 'caso Tapie'

La directora del FMI se arriesga a una imputación por complicidad en falsedad y en malversación de caudales públicos

La directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde.
La directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde. EFE

La directora general del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, exministra de Economía del Gobierno de Nicolas Sarkozy entre 2007 y 2011, ha sido citada por la Corte de Justicia de la República —CJR, competente en Francia para procesar a los ministros—, y declarará ante los jueces del caso Tapie a finales del próximo mes de mayo.

La noticia, adelantada anoche por la web Mediapart, que apuntó como probable la fecha del 23 de mayo, ha sido confirmada hoy por el abogado de Lagarde, Yves Repiquet, que no ha querido corroborar la fecha precisa pero ha dicho que su clienta esperaba la citación desde hace meses y ha insistido al consejo del FMI para que le levante la inmunidad inherente a su cargo.

Lagarde, que está siendo investigada por complicidad en falsedad y en malversación de caudales públicos desde agosto de 2011, un mes después de tomar posesión de su cargo en Washington, debe responder sobre su actuación en el caso Tapie, que analiza la escandalosa resolución de un largo litigio entre el polémico millonario, exministro y exdiputado Bernard Tapie y el banco público Crédit Lyonnais.

La historia se remonta a 1993, cuando el banco revendió Adidas, controlada entonces por Tapie, y según el empresario lo hizo en perjuicio de sus intereses. Tras una primera sentencia judicial favorable a la entidad financiera, el Gobierno liderado por Nicolas Sarkozy decidió no esperar a conocer el recurso de Tapie y nombró un comité de arbitraje privado, que en 2008 resolvió la causa a favor del empresario. Aunque el banco estaba en ese momento prácticamente quebrado, el consorcio de liquidación creado en 1995 para gestionar sus activos dudosos fue condenado a pagar a Tapie una indemnización bruta de 403 millones de euros (285 millones netos).

Lagarde es sospechosa tanto de haber presionado a los árbitros para que decidieran a favor de Tapie, como de no haber recurrido posteriormente el fallo en los tribunales ordinarios pese a que diversos expertos le recomendaron que lo hiciera por ser claramente lesivo para el Estado. En el caso está también implicado Claude Guéant, exministro del Interior y ex secretario general del Elíseo con Sarkozy. Tapie fue ministro fugaz con François Mitterrand, pero en 2007 sorprendió a todo el mundo al dar su apoyo público a Sarkozy en la campaña electoral, cosa que repitió en 2012.

El abogado de la directora del FMI ha dicho hoy que Lagarde “podrá aportar las explicaciones y precisiones que le exoneran de toda responsabilidad penal ante la CJR”. Tras ser escuchada, Lagarde podría ser imputada o declarada testigo asistido, un estatuto penal menos grave pero que tampoco garantiza la absolución. Según adelanta Mediapart, la imputación de Lagarde es “irrevocable” porque el auto de la CJR estima que la directora del FMI se implicó “personalmente” en un proceso que presenta “numerosas anomalías e irregularidades”.

A finales de marzo, el FMI emitió una nota señalando que mantiene su confianza en Lagarde, después de que la policía registrara su domicilio parisiense en busca de pruebas. El Fondo también dijo que el consejo de Administración había sido informado del escándalo antes de nombrar a Lagarde, en julio de 2011, para sustituir a Dominique Strauss-Kahn, el economista socialista que en mayo de aquel año se vio obligado a dimitir tras acusado de violación en Nueva York.

El miércoles, un portavoz del FMI rechazó comentar el caso judicial en curso y se remitió a la nota de marzo. El abogado de Lagarde aclaró que su clienta rechaza todas las acusaciones y descarta dimitir. En paralelo al proceso de la CJR, la fiscalía de París abrió en septiembre una segunda causa por “abuso de poder y ocultación de ese delito”.