Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los yazidíes: una de las minorías acosadas y en declive en Irak

Esta comunidad religiosa sufre persecución desde el Imperio Otomano

Varios yazidíes entran a Irak desde Siria el 10 de agosto Ampliar foto
Varios yazidíes entran a Irak desde Siria el 10 de agosto REUTERS

La comunidad yazidí, considerada étnicamente parte de los kurdos, sigue una religión propia - que incluye elementos del zoroastrismo, cristianismo e islam - y cuenta con unos 600.000 miembros, repartidos en la región que forman las fronteras entre Irak, Siria, Turquía e Irán. Sufren persecución desde el Imperio Otomano y eso ha alimentado los prejuicios contra ellos, además de sus creencias: profesan una fe que incorpora elementos de distintos credos, además del zoroastrismo y adoran al Malak Taus (El ángel pavo real), el supremo entre los siete ángeles que gobernaron el universo tras la creación divina. La mayoría habla kurmanji, un dialecto kurdo en el que se transmiten sus tradiciones religiosas orales, informa Reuters. Suelen entrar descalzos en los templos y tienen influencia persa, pero lo que llama la atención son sus costumbres. Por ejemplo, no comen lechuga.

Según la religión yazidí, el mundo está protegido por Dios y siete ángeles, aunque uno de estos fue expulsado del paraíso por no querer postrarse ante Adán. Musulmanes fundamentalistas identifican la idea del ángel caído con el diablo y acusan a los yazidíes de adorar al demonio.

El acoso de los extremistas del Estado Islámico en Irak es tal que, según un diputado iraquí, unos 600.000 civiles pertenecientes a diversas minorías étnicas han tenido que huir de sus casas. Los yihadistas del EI siguen una interpretación muy estricta del islam suní y consideran herejes otras corrientes islámicas, y a las demás religiones como infieles. En los últimos meses, han forzado a cristianos a convertirse al islam y han llegado a decapitar e incluso a crucificar a decenas de personas en el territorio que controlan en Siria e Irak, en el que han declarado su propio califato, informa José Miguel Calatayud.

Se piensa en Irak como en el escenario de la lucha entre musulmanes suníes y chiíes, cuando hay muchas otras poblaciones: cristianos, turcomanos, yazidíes, chabaquíes, mandeístas y bahaístas han vivido en Irak desde hace miles de años, destaca Reuters. La diversidad religiosa en el país se refleja también en la comunidad cristiana, entre la que hay caldeos (que siguen el rito católico oriental y son el grupo más numeroso), asirios (o nestorianos), siriacos (ortodoxos orientales) y armenios (católicos romanos y ortodoxos orientales). En la región autónoma de Kurdistán, se encuentran algunas de las iglesias más antiguas de la cristiandad. Datadas entre los siglos III y V, esas ermitas, algunas excavadas en la roca, dan testimonio del arraigo de los cristianos iraquíes. La islamización del territorio a partir del siglo VII terminó por convertirles en minoría y su suerte varió con los avatares históricos.

Desde que la invasión estadounidense de Irak en 2003 avivara las tensiones sectarias, la comunidad cristiana, que llegó a constituir casi un 10% de la población, se ha visto especialmente afectada por la violencia, informa Ángeles Espinosa. Quedaban entonces 35.000 cristianos en Mosul y 1,5 millones en todo el país, donde hoy apenas son una cuarta parte. Los ataques contra ellos no son nuevos. En 2007, grupos yihadistas atacaron sus aldeas y dejaron entre 400 y 700 muertos.