Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Estados Unidos va hacia atrás en materia de derechos humanos”

La letrada defiende también a un preso de Guantánamo acusado de ser de Al Qaeda

Nancy Hollander, abogada de Chelsea Manning y experta en seguridad nacional.
Nancy Hollander, abogada de Chelsea Manning y experta en seguridad nacional.

Nancy Hollander, abogada de la soldado Chelsea Manning, condenada a 35 años de prisión por filtrar 700.000 documentos del Pentágono a Wikileaks, se encuentra en España para conmemorar el Día Internacional de los Derechos Humanos. Esta letrada de Alburquerque (Nuevo México), experta en seguridad nacional, se encarga también de la defensa de dos presos de Guantánamo, Mohamedou Ould Slahi e Ibrahim Al Qosi. Hollander hace un recorrido por la situación actual de Manning, por el cierre de Guantánamo y por el estado de los derechos humanos en el mundo, especialmente en Estados Unidos (EE UU).

Pregunta. La semana pasada la ONU celebró en Nueva York la tercera asamblea de derechos humanos. ¿Ha mejorado el mundo en cuanto a esta materia?

Respuesta. No sabría responder sí o no. Pero el mundo es hoy menos violento y hay más protección que hace 100 años. El problema es que recibimos información durante las 24 horas del día de un mundo en el que hay mucha gente. Pero EE UU va hacia atrás en cuanto a derechos humanos.

P. ¿Por qué lo dice?

R. Guantánamo es el ejemplo más claro y, por supuesto, los black sites [las cárceles clandestinas de la CIA en otros países]. EE UU, Israel y Arabia Saudí nunca están en la agenda de la ONU cuando se habla de derechos humanos. ¡Son aliados!

Uno de los presos de la base estadounidense de Guantánamo (Cuba) el pasado abril. ampliar foto
Uno de los presos de la base estadounidense de Guantánamo (Cuba) el pasado abril. AFP

P. Usted defiende a dos presos de Guantánamo. Uno de ellos, Mohamedou Ould Slahi, está acusado de pertenecer a Al Qaeda a pesar de que él afirma que se desvinculó del grupo terrorista hace tiempo. ¿Hay que creer lo que dice el señor Slahi?

R. El Gobierno tiene la obligación de probar que Slahi sigue formando parte de Al Qaeda. Y hasta ahora no lo ha podido demostrar. Además, él formaba parte del grupo en 1989, en plena guerra de Afganistán [contra la Unión Soviética]. Al Qaeda entonces no era lo que es hoy y tenía todo el apoyo de EE UU.

P. ¿Qué factor influye en el hecho de que una persona sea recluida en Guantánamo y no en otra prisión?

No hay un motivo claro para que Guantánamo permanezca aún abierta

R. Simplemente la mala suerte.

P. Obama lleva desde 2008 intentando cerrar esta prisión y aún no lo ha conseguido.

R. EE UU no se mueve lo suficientemente rápido. El Gobierno tiene que decidir a qué presos y en qué orden los traslada a otras cárceles. Después lo tiene que aprobar el Congreso, que a su vez lo tiene que acordar con la defensa. Cuando todo eso está resuelto, el Congreso lo tiene que votar en un plazo de 30 días.

P. 30 días no son seis años…

R. Lo sé. No es una cuestión fácil. No hay un motivo claro para que Guantánamo permanezca aún abierta.

P. Usted ha defendido a personas declaradas culpables de terrorismo. ¿Hubiese defendido a Osama Bin Laden o Sadam Husein?

R. Sí. Defendería a cualquier persona y ellos también se merecían un juicio justo.

P. Otro gran caso en el que trabaja es en el recurso de apelación de la soldado Chelsea Manning, condenada a 35 años de prisión por desclasificar 700.000 documentos secretos del Pentágono y filtrarlos a Wikileaks.

La soldado Chelsea Manning.
La soldado Chelsea Manning. AFP

R. Es el caso más largo de la historia militar estadounidense. Son 111 volúmenes con algo más de 300 páginas cada uno. Se recurre ahora a un tribunal de la armada, pero aún hay otras dos instancias hasta llegar a la corte suprema de Estados Unidos. Una de las cosas que vamos a utilizar ante el juez es el hecho de que nunca se pudo defender. Manning nunca pudo explicar en un juicio por qué hizo lo que hizo.

P. Manning fue acusado de poner en peligro la Seguridad Nacional. ¿Qué quiere decir esto?

R. Desafortunadamente eso significa lo que el Gobierno de EE UU quiere que signifique. Y eso es un problema. No creo que haya ninguna evidencia ni prueba de que la seguridad nacional hubiera sido atacada. De hecho, Manning fue declarada no culpable de ayudar al enemigo.

Si [Snowden] vuelve [a EE UU], no tendrá un juicio justo y pasará el resto de su vida en prisión

P. Cuando se habla de Manning, a mucha gente le viene a la cabeza Julian Assange (fundador de Wikileaks) y Edward Snowden (NSA), ¿Qué cree que les espera a ellos?

R. No creo que Snowden pueda regresar nunca a EE UU. Si vuelve, no tendrá un juicio justo y pasará el resto de su vida en prisión.

P. ¿Y Assange?

R. Él tiene miedo de que le acusen también en EE UU. Desde luego no puede permanecer donde está ahora [embajada de Ecuador en Londres] para siempre. Vive en un espacio muy pequeño, sin jardín ni espacios al aire libre. Lo único que hay es un balcón al que no le conviene asomarse. Le podrían disparar.

P. Usted ve y habla con la soldado Chelsea Manning, ¿cómo está?

R. Bastante bien considerando que está en la cárcel. Ya no sufre malos tratos. Ya no está sola y trabaja. Tiene tiempo para leer y sus simpatizantes le han regalado suscripciones a algunos periódicos.

P. ¿Tiene ya aspecto de mujer?

R. No. Las autoridades no le están financiando el tratamiento médico para cambiar de sexo. Lo único que le dan son bragas, sujetadores y medias para que se sienta más femenina. El Ejército ya ha dicho que no le iba a pagar el tratamiento.

R. ¿Por qué?

P. Por una razón de seguridad nacional, otra vez. Pero si Chelsea no recibe un tratamiento en enero, el proceso judicial se acelerará y, paradójicamente, eso le beneficiaría.

Captura de Google Translate (9-12-2014). ampliar foto
Captura de Google Translate (9-12-2014).

P. ¿Sabe usted que si escribe en el traductor de Google “Chelsea Manning” en inglés su traducción inmediata al español es “Bradley Manning” (su nombre como hombre)?

 

La abogada se queda atónita comprobándolo ella misma en su teléfono móvil durante cinco minutos.


R. ¡Es muy interesante! Creo que hay alguien en Google al que no le gusta el hecho de que ella se haya cambiado el nombre. Alguien ha tenido que tomar esta decisión. Se lo comunicaré a los abogados que llevan el caso de cambio de sexo.

Más información