Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Putin intenta resucitar la alianza con India para reforzar su giro hacia Asia

Moscú y Nueva Delhi firman acuerdos de cooperación en defensa y energía

Los mandatarios del país más extenso del mundo y del segundo más poblado intentan avivar la relación de antaño. El jefe de Estado ruso, Vladímir Putin, visitó este jueves India y firmó con su primer ministro, Narendra Modi, una veintena de acuerdos de cooperación en materia energética, comercio y defensa. El presidente de Rusia —sometida a sanciones económicas por EE UU y la Unión Europea por la anexión de Crimea y el apoyo a los rebeldes separatistas en Ucrania— quiere fortalecer las debilitadas relaciones con uno de sus aliados más cercanos en Asia.

Rusia busca incrementar los intercambios con India, un aliado desde tiempos de la Unión Soviética y con el que tiene un comercio bilateral de apenas 8.000 millones de euros, diez veces menos que con China. En su primer encuentro desde que llegó al poder en mayo, Modi dio la bienvenida a Putin con un tuit en ruso: “Los tiempos han cambiado, pero no nuestra amistad. Ahora vamos a llevar esta relación hasta el siguiente nivel, y esta visita es un paso en esa dirección”.

Putin intenta resucitar la alianza con India para reforzar su giro hacia Asia

Uno de los principales acuerdos implica que la empresa estatal rusa Rosatom suministrará 12 reactores nucleares a India en los próximos 20 años. Rusia ya construyó uno de los reactores en la central de Kudankulam, en el Estado de Tamil Nadú, en el sur del país, e iniciará las obras de tres más próximamente. Ambos países firmaron un acuerdo por 800 millones de euros para desarrollar proyectos hidroeléctricos.

La compañía estatal de Rusia Rosatom construirá 12 reactores nucleares

La relación bilateral está basada en la necesidad de Rusia de vender su petróleo y tecnología nuclear, y en la necesidad de India de tener seguridad energética para continuar con su crecimiento económico. “India se está acercando cada vez más a EE UU, pero al mismo tiempo no quiere abandonar a Rusia. Este Gobierno quiere inversiones y tecnología de Occidente, pero también necesita energía, para seguir creciendo entre el 5% y el 6%. Y el petróleo y el gas sólo pueden venir de Rusia e Irán, cuando hay inestabilidad en Oriente Próximo”, apunta el analista indio en relaciones internacionales Qamar Agha. Ambos líderes también acordaron un contrato para que Rusia suministre petróleo a India durante diez años en un momento en que el bajísimo precio del crudo y las sanciones hacen mella en Moscú.

“Con las sanciones de Occidente a Rusia, Moscú necesita aún más a India y China. Nueva Delhi considera que las reivindicaciones de Moscú sobre Crimea son legítimas. También ha dejado claro que no apoyará sanciones que no sean impuestas por la ONU”, explica Anuradha M. Chenoy, experto de la Universidad Jawaharlal Nehru.

El tercer gran pacto cerrado entre ambos líderes atañe a defensa. Acordaron que 400 helicópteros militares serán ensamblados cada año en India e impulsaron el proyecto para desarrollar un avión de combate de quinta generación y otro de transporte.

Rusia es un aliado estratégico para India en materia de defensa, el mayor importador de armas del mundo. La industria rusa le provee el 70% de las que compra, aunque el volumen ha disminuido recientemente. Nueva Delhi tiene un presupuesto de defensa de 30.000 millones de euros, que asegura que necesita para contrarrestar las amenazas de sus vecinos y rivales, Pakistán y China.

Ambos países también mejorarán su comercio de diamantes. Rusia, el mayor productor mundial, venderá las piedras directamente a India, que es el mayor cortador y pulidor. Hasta ahora, las minas rusas venden la mayor parte de su producción a compañías en Amberes (Bélgica) y Dubái (Emiratos Árabes Unidos).

El primer ministro Modi recibe al mandatario mientras se acerca a EE UU

Los analistas apuntan las similitudes entre Putin y Modi: vienen de familias pobres y son vistos como hombres hechos a sí mismos, disciplinados y fuertes. “Tienen mucha confianza, son lideres asertivos, nacionalistas”, dijo a la presa local Ajai Malhotra, exembajador indio en Moscú.

Putin se acerca a India precisamente cuando las relaciones entre EE UU e India están mejorando. El presidente estadounidense, Barack Obama, será el invitado principal de las celebraciones del día de la República, el próximo 26 de enero. En noviembre, India también logró el aval de EE UU para sus subsidios agrícolas, lo que desbloqueó los acuerdos de la OMC para impulsar el comercio y fue considerado un triunfo diplomático para los dos países.

Para algunos analistas en India, las relaciones de Nueva Delhi con Washington no tienen porqué afectar al nuevo acercamiento a Moscú, ni viceversa. “India quiere tener relaciones con los dos países, su política exterior es independiente y creemos en un mundo con muchos aliados. Nosotros no pedimos a EE UU que no tenga relaciones con Pakistán o China”, afirma la analista Chenoy.

Más información