Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 250.000 personas piden vetar la entrada de Trump a Reino Unido

La petición contra el precandidato republicano será "considerada para debate" en los Comunes

Protesta ante el Ayuntamiento de Nueva York contra Donald Trump
Protesta ante el Ayuntamiento de Nueva York contra Donald Trump por su propuesta de bloquear la entrada de musulmanes a EE UU. AP

Más de 250.000 personas han firmado una petición al Parlamento británico para vetar la entrada a Reino Unido del precandidato republicano a la presidencia de EE UU Donald Trump, por lo que los diputados considerarán debatir la propuesta.

El texto, introducido este martes en una página web de peticiones al Gobierno y a la Cámara de los Comunes, plantea "bloquear la entrada de Donald J. Trump al Reino Unido" por "su discurso de incitación al odio", en referencia a los comentarios racistas del magnate sobre los musulmanes. Además de proponer que se cierre temporalmente la entrada de los musulmanes a Estados Unidos, el aspirante republicano aseguró el lunes que hay barrios en Londres "tan radicalizados" que la Policía no entra "por temor a su vida".

"Si Reino Unido continúa aplicando el criterio de 'comportamiento inaceptable' a quienes quieren entrar al país, debería aplicarse tanto a los ricos como a los pobres, a los débiles y a los poderosos", señala la petición ciudadana. Desde este año, la web del Parlamento británico permite a los usuarios enviar peticiones para transmitir sus "preocupaciones" al Gobierno y, si tienen más de 100.000 firmas, son "consideradas para debate" en los Comunes. El Ejecutivo prevé responder a las peticiones a partir de 10.000 rúbricas.

Los comentarios de Trump, estadounidense de origen escocés, han causado una airada reacción en Reino Unido. La diputada laborista musulmana Tulip Siddiq ha apoyado este miércoles que se prohíba la entrada al empresario. "Lo que yo le diría es que usted no es bienvenido a nuestro país de la misma manera que quiere prohibir la entrada al suyo de la gente como yo", declaró a la BBC.

El alcalde de Londres, el conservador Boris Johnson, tachó los comentarios de Trump de "tonterías" y apostilló: "La única razón por la que yo no iría a algunas zonas de Nueva York es por el riesgo de toparme con Donald Trump".

La Policía Metropolitana de Londres rompió su discreción habitual en estos casos para decir que Trump "no podría estar más equivocado" y se ofreció a "hacerle una presentación sobre la realidad policial en Londres".

Por su parte, el Consejo Musulmán Británico propuso, por su parte, un tour por esas presuntas zonas conflictivas. "Si se le deja finalmente entrar en el Reino Unido y es capaz de nombrar los barrios a los que alude, estaríamos encantados de organizar un tour multiconfesional e invitarle a comer", afirmó un portavoz.

También el primer ministro británico, el conservador David Cameron, se ha pronunciado sobre el asunto. El marte dijo que los comentarios sobre los musulmanes de Trump crean "división" y son "equivocados". Mientras, el canciller del Exchequer, George Osborne, ha afirmado hoy en el Parlamento que los comentarios de Trump son contrarios a los propios principios fundacionales de Estados Unidos, a lo que ha añadido que a las declaraciones del precandidato republicano hay que contraponer "robustos" argumentos democráticos. "Es el mejor camino de enfrentarse a Donald Trump y sus opiniones, más que intentar prohibiciones", ha aseverado Osborne.

Más información