Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Renzi, Hollande y Merkel se reúnen para reforzar su estrategia de seguridad

Los tres mandatarios abordarán también sus diferentes puntos de vista ante la salida de Reino Unido

Hollande, Merkel y Renzi, durante una comparecencia en Berlín el pasado 27 de junio.
Hollande, Merkel y Renzi, durante una comparecencia en Berlín el pasado 27 de junio.

El primer ministro de Italia, Matteo Renzi, el presidente de Francia, François Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel, se reunirán este lunes en la isla italiana de Ventotene para abordar los grandes retos que tiene la Unión Europea por delante. Seguridad, terrorismo, inmigración, el proceso de salida de Reino Unido de la UE y la recuperación económica serán los grandes asuntos a tratar. El lugar elegido para la cumbre no es casual. En la isla se firmó, en 1941, el "Manifiesto de Ventotene", titulado "Por una Europa libre y unida", redactado por los italianos Altiero Spinelli, Ernesto Rossi y Eugenio Colorni y con la idea de una Europa federal. En concreto, los líderes de los tres países europeos conversarán a bordo del portaaviones Garibaldi, de la Marina Militar italiana, símbolo de la gestión de la crisis migratoria.

Será el escenario en el que aborden uno de los temas que más preocupan, la seguridad. Discutirán las posibilidades de aumentar la cooperación e incluso de integrar fuerzas especiales de seguridad y defensa, además de vincular los servicios de inteligencia de los tres países. Podrían darse los primeros pasos hacia la estrategia conjunta de política exterior y seguridad que propuso Federica Mogherini sin demasiado éxito. Implicaría nuevos mecanismos de toma de decisiones a nivel europeo para contribuir a las misiones internacionales, así como nuevas formas de cooperación. Para afrontar la crisis migratoria, Renzi propondrá estrechar la alianza entre los países del sur de Europa y favorecer la colaboración con los países africanos de los que parten los migrantes.

Las consecuencias del Brexit serán un punto importante y florecerán los distintos puntos de vista sobre el proceso a seguir. Aunque los tres dirigentes coinciden en evitar el riesgo de que otros estados europeos sigan el mismo camino, Italia y Francia parecen querer acelerar la salida, mientras que Alemania estaría dispuesta a conceder más tiempo.

Otro punto de desencuentro podría ser la propuesta de Renzi de nombrar un ministro de Finanzas de la zona euro, siguiendo la idea del presidente del Banco Central Europeo, el también italiano Mario Draghi. Renzi llega a esta cita orgulloso por ser el anfitrión, y con una agenda muy ambiciosa. En el ámbito económico, intentará obtener para su país -que afronta graves problemas en materia económica- más flexibilidad y una apuesta por el crecimiento y las inversiones en las políticas comunitarias. Su completo discurso se basará en que la dirección a seguir es hacia "la Europa de los valores" y pedirá más recursos para relanzar el espíritu europeo, con programas dedicados especialmente a los jóvenes y con la idea de frenar los populismos y movimientos xenófobos.

Se trata, en definitiva, de una reunión en la que Italia, Francia y Alemania podrían alcanzar una visión común que defender, como si de un triunvirato se tratase, ante el resto de socios europeos durante el próximo encuentro comunitario en Bratislava, a mitad de septiembre.

Más información