Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Macri vs Kirchner: uno caerá al abismo

A favor del mandatario juega la mala imagen de su rival; a favor de la expresidenta, el mal desempeño de la economía

Algunos de ellos están muertos. Otros cayeron derrotados en elecciones, o permanecen en el poder. O lograron imponer a sus sucesores. Pero, en todos los casos, los líderes latinoamericanos que marcaron la historia de sus países en los primeros años del milenio son referencias ineludibles para entender lo que ocurre en el continente. Un fuego que no se apaga, como quien dice.

En ninguno de los países han aparecido personajes tan potentes como lo fueron —o aun lo son— Chávez en Venezuela, Correa en Ecuador, Lula en Brasil, Morales en Bolivia.

En la Argentina, eso pasa también con Cristina Fernández de Kirchner: nadie genera tanta pasión, a favor o en contra. Paradójicamente, eso ha favorecido al actual presidente, Mauricio Macri. Sin ese remolino de extremos que rodea a Fernández de Kirchner, Macri no estaría en la Casa Rosada, y gracias a ese remolino, solo gracias a él, tiene esperanzas de hacer una respetable elección en el próximo octubre, pese a los magros resultados de su plan económico.

Hace muchos años que Macri crece gracias a una idea táctica muy sencilla, según la cual Fernández de Kirchner es el eje que ordena la política argentina. Ningún político es amado por tantos como ella. Pero ninguno es odiado, tampoco, con tanta intensidad.

El detalle es que quienes sienten lo segundo son bastante más que los primeros. Por eso, el equipo de Macri sostuvo siempre que aquel que se posicione como la herramienta más idónea para desplazar a Fernández de Kirchner recibirá muchísimos votos. Con ese esquema elemental Macri derrotó siempre a su enemiga en la capital del país, luego varias veces en la poderosa provincia de Buenos Aires y, finalmente, se quedó con el país entero.

Sus índices de imagen eran débiles. Pero había construido la única alternativa para quienes consideran su prioridad existencial la derrota de la expresidenta. Este año, esa batalla de gigantes se reeditará. Macri atraviesa un período muy delicado. Es cada vez más claro que el camino económico elegido por él tiene costos sociales y económicos altos e imprevistos, y que no hay perspectivas de revertirlos en el corto plazo.

Eso ha desatado una ola de protestas multitudinarias y verbalmente muy agresivas durante el mes de marzo. Sin embargo, los sondeos más serios empiezan a reflejar que su alicaída imagen fue beneficiada en medio del agite.

Mucha gente que, hacia fines de febrero, le había retirado el apoyo porque empezaba a considerarlo incapaz, se lo renueva ahora que lo percibe como víctima, y especialmente una víctima de la temida expresidenta.

En octubre hay elecciones parlamentarias, las primeras desde que asumió Macri. Las más importantes sucederán en la provincia de Buenos Aires y Kirchner podría ser allí una fortísima candidata. Si da la pelea y la gana, será inmediatamente la favorita para volver al poder, y el Gobierno de Macri caerá en un abismo difícil de remontar, se derrumbará la confianza externa, perderá crédito financiero.

Pero Kirchner tiene un dilema tremendo. Al presentarse se arriesga a perder porque, básicamente, ese esquema donde mucha gente la ama pero mucha más la odia, y con la misma intensidad, se mantiene inalterado en las encuestas. De hecho, Macri ruega que se presente.

Y si no da la pelea o la pierde, Fernández de Kirchner quedará, al menos por largo tiempo, en el armario de los trastos viejos, ya que su partido la resiste y no tendrá forma de armar su candidatura. Macri y su antecesora hoy son más rechazados que queridos, aunque ambos tienen más imagen positiva que el resto de los líderes de la región.

Será una elección, entonces, una vez más, para ver quién es más resistido y con mayor intensidad.A favor de Macri juega la mala imagen de Cristina. A favor de Cristina juega el mal desempeño de la economía durante el último año y medio, que se siente en cada hogar, pero especialmente en los más humildes. Parece un juego de dos, y solamente de dos.

A fin de año, si lo gana él, finalmente la figura de ella entrará en un largo ocaso, y él será medido por la sociedad, no por contraste sino por sus propios logros o fracasos. O sea, la extrañará. En cambio, si gana ella, quedará claro que su camino a la presidencia estará liberado, y será él quien entre en un cono de sombras, una especie de enfermedad terminal.

Es raro que la dinámica política, tan fría, incorpore a veces un drama de dos, y tan pasional, pero así es en la Argentina de hoy. Es él o es ella: en poco tiempo se sabrá quien cae y quién sigue en pie. Millones de argentinos, crease o no, encuentran el sentido a su vida en esa disputa.