Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ISIS intensifica los atentados para defender su último reducto en Mosul

Las fuerzas iraquíes avanzan por la Ciudad Vieja mientras los yihadistas se infiltran entre los civiles

Una mujer iraquí huye con sus hijos de Mosul, este lunes.

Las fuerzas iraquíes se han enfrentado en las últimas horas a crecientes dificultades en su avance en la Ciudad Vieja de Mosul donde, el Estado Islámico (ISIS, en sus siglas inglés) sigue controlando un reducto de unos 500 por 300 metros en el oeste de la urbe y ha intensificado sus ataques. "En algunos barrios, el enemigo [ISIS] recurre desde hace tres días a ataques de kamikazes, sobre todo de mujeres", ha afirmado este lunes el teniente Sami al Aridhi de las fuerzas especiales iraquíes, "antes de eso, utilizaban francotiradores y bombas". 

Según el teniente, todavía quedan "al menos 200 combatientes del ISIS" en Mosul. Para hacer frente a la amenaza de las mujeres kamikazes, las fuerzas iraquíes han ordenado a los civiles que se quiten parte de la ropa que llevan antes de acercarse a los puestos de control. Acorralados en el margen oeste del río Tigris y rodeados por el otro lado por el Ejército y la Policía, los yihadistas están a punto de perder su bastión en Irak, donde en junio de 2014 Abubaker al Bagdadi se autoproclamó Califa. El ISIS haber llevado a cabo al menos 32 atentados suicidas en Irak tan solo en junio.

Los habitantes siguen huyendo, a pesar de que los francotiradores yihadistas tratan de evitarlo, de la violencia en Mosul. 2.378 civiles llegaron, entre el 29 de junio y el 1 de julio, al centro para desplazados de Hamam al Alil, a unos 20 kilómetros al sur de la ciudad. Las calles estrechas y densamente pobladas de la Ciudad Vieja complican el avance de las fuerzas iraquíes. Aridhi sostiene que el fin de la batalla ocurrirá en un periodo de entre cinco días y una semana, y los preparativos para los festejos por la liberación ya están en marcha. La batalla por la liberación de Mosul comenzó hace más de ocho meses.

"Esta gente viene del casco antiguo, donde hay combates feroces. Huyen del Estado Islámico, de la muerte, del hambre y del miedo", ha explicado Nazar Salih, un médico del centro médico. La organización yihadista ha perdido el 60% de su territorio y 80% de sus ingresos en tres años pero continúa cometiendo atentados mortíferos en Siria e Irak. El jefe del Estado Mayor del Ejército iraquí, Ozman al Ghanmi, ha visitado este lunes las áreas que ya controlan sus hombres en el casco antiguo, incluidas las ruinas de la mezquita de Al Nuri, en la que se proclamó el Califato y fue destruida por el mismo ISIS el 23 de junio, ante el acoso de las tropas gubernamentales.

Más información