Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La gobernadora de la provincia más grande de Argentina se queda sin mujeres

La dimisión de Zulma Ortiz en la cartera de Salud bonaerense deja a Vidal al frente de un Gabinete sin ninguna ministra

La gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal (centro) junto a su Gabinete en un retiro espiritual a fines de 2016. Zulma Ortiz es la primera mujer desde la izquierda.
La gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal (centro) junto a su Gabinete en un retiro espiritual a fines de 2016. Zulma Ortiz es la primera mujer desde la izquierda. Télam

Zulma Ortiz era desde diciembre de 2015 la única ministra en el Gabinete de María Eugenia Vidal, gobernadora de la provincia de Buenos Aires, la más grande y poblada de Argentina. La titular de la cartera de Salud presentó este viernes su dimisión y será reemplazada por el hasta ahora viceministro, Andrés Scarsi, lo que deja a Vidal al frente de un equipo casi exclusivamente masculino. La única excepción entre los 20 integrantes del Gabinete es María Fernanda Inza, al frente de la Secretaría Legal y Técnica.

Ortiz, un cuadro técnico muy respetado en el ámbito académico, alegó "razones de índole personal" para renunciar a su cargo. Durante 19 meses, lidió con un sistema público sanitario en estado crítico y protagonizó varias crisis políticas. Entre ellas destaca la que la enfrentó al ala más conservadora del Gabinete de Vidal por el aborto no punible. La médica adhirió el pasado octubre al protocolo nacional para la atención integral de las mujeres con derecho a la interrupción legal del embarazo, que eliminaba los obstáculos existentes para abortar en caso de violación o de riesgo de vida, pero tuvo que dar marcha atrás a las pocas horas por orden de la gobernadora.

Además, la ministra tuvo que hacer frente a huelgas por exigencias salariales e intentar solucionar las graves carencias edilicias y de prestación de servicios de muchos de los 80 hospitales públicos bonaerenses, cuyo mal estado el macrismo atribuye a la herencia recibida por la gestión kirchnerista.

La decisión de remplazar a Ortiz por Scarsi, de perfil más político que su predecesora, aleja aún más la paridad entre hombres y mujeres en cargos ejecutivos en esta provincia, en la que vive casi el 40% de la población argentina. A nivel nacional también hay una gran desigualdad: de los 21 ministros de Mauricio Macri solo 2 son mujeres.

Por el contrario, una ley de cuotas impide desde 1991 que el Poder Legislativo esté tan desequilibrado y obliga a los partidos a incluir al menos un 30% de legisladoras entre sus filas. 26 años después de su aprobación, la cifra de mujeres está cerca del 40% en ambas cámaras, aunque podría aumentar después de las elecciones legislativas del próximo 22 de octubre si se cumple la ley de paridad aprobada en la provincia de Buenos Aires, que obliga a alternar un candidato masculino y uno femenino en las papeletas. Esa ley no rige para toda Argentina, lo que llevó a un pequeño partido de la provincia de Santa Fe, Ciudad Futura, a presentar una lista 100% femenina que ha sido impugnada por la Justicia.