Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El récord de un francotirador canadiense agita el debate sobre la intervención del país en Irak

La oposición canadiense critica la implicación de las tropas en la lucha contra el ISIS tras conocerse que un soldado abatió a un yihadista a una distancia de 3.540 metros

Un soldado canadiense durante una ceremonia, el pasado abril.
Un soldado canadiense durante una ceremonia, el pasado abril.

Las fuerzas armadas canadienses confirmaron el pasado 22 de junio que un francotirador de la unidad de élite JTF-2 mató a un combatiente del Estado Islámico (ISIS) en Irak, estableciendo con ello una nueva marca mundial. La distancia que recorrió la bala fue de 3.540 metros. El récord anterior lo ostentaba un soldado británico que en una operación en 2009 en Afganistán abatió a un hombre desde una distancia de 2.475 metros. El ejército canadiense ha evitado entrar en detalles por razones de seguridad. Según ha informado The Globe and Mail, el hecho sucedió en mayo.

El mismo diario aclaró que el disparo salió de un rifle McMillan Tac-50 y tardó poco menos de 10 segundos en alcanzar su objetivo. “Lo que ocurrió ahí debe celebrarse por la excelencia de las fuerzas canadienses, por su formación y su manera de cumplir con sus obligaciones”, señaló Justin Trudeau, primer ministro de Canadá, el 27 de junio en una conferencia de prensa en Ottawa.

Trudeau se defendía así de las críticas de la oposición, que le han interrogado sobre la participación del Ejército canadiense en la lucha contra el ISIS. El pasado 23 de junio, el líder del Nuevo Partido Democrático, Thomas Mulcair, había enviado una misiva al primer ministro donde le expresaba que este disparo “levanta serias dudas sobre la afirmación del Gobierno de que las fuerzas canadienses no están involucradas en combates directos en Irak”. La misión de Canadá en territorio iraquí, de acuerdo con la postura oficial, consiste en tareas de formación, asesoramiento y asistencia. “¿Va usted ahora a confirmar que las tropas canadienses han estado implicadas en combates por tierra desde que su Gobierno está en el poder?”, preguntaba Mulcair a Trudeau.

El primer ministro dejó clara su postura: “La misión de entrenamiento, de consejo y apoyo en la que están comprometidos nuestros soldados en el norte de Irak siempre ha tenido un elemento de defensa de tropas canadienses y de nuestros aliados de la coalición”. Peter Dawe, subcomandante de las fuerzas especiales canadienses, dijo a The Canadian Press que el disparó salvó vidas, ya que el ISIS preparaba en esos momentos un ataque contra una unidad iraquí.

Por su parte, los comentarios en redes sociales y las cartas de ciudadanos enviadas a varios periódicos canadienses han evidenciado una división de opiniones. Unos aplauden la preparación de los francotiradores canadienses y la lucha en contra del ISIS. Otros, en cambio, se preguntan si hay que celebrar una proeza que implica un asesinato y han mostrado sus dudas sobre la implicación de las tropas canadienses en Irak.

Tras la rueda de prensa, Trudeau ha prolongado la misión en Irak dentro de la coalición internacional, al menos hasta marzo de 2019. El mandato culminaba la última semana de junio. Se destinarán para esta tarea 317 millones de dólares canadienses (unos 250 millones de euros). Ante las cámaras de Radio-Canadá, Thomas Mulcair acusó al Gobierno de falta de transparencia y de no haber sometido a debate la prolongación de la misión en el Parlamento. “Es una falta de respeto para la institución parlamentaria y para los canadienses. No es la manera de hacer las cosas”, comentó por su parte el diputado conservador Pierre Paul-Hus en la misma televisora.

Síguenos en Twitter y en Flipboard