Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los medios colombianos se unen contra el ataque de Uribe a un periodista

Un comunicado firmado por prestigiosos informadores rechaza la "infamia" del expresidente, que llamó "violador de niños" a un columnista

Marcha 1 de abril
El expresidente de Colombia, Álvaro Uribe. AFP

Los medios colombianos han unido sus voces este domingo para rechazar, sin matices, el ataque de Álvaro Uribe a un periodista y denunciar una “infamia irreversible que habrá de tener solución en la justicia”. El exmandatario llamó el viernes en Twitter al columnista Daniel Samper Ospina “violador de niños” a cuenta de un artículo satírico publicado en la revista Semana sobre la disputa entre los departamentos de Antioquia y Chocó por el municipio de Belén de Bajirá. El comunicado Punto final, firmado por los más prestigiosos periodistas del país, censura el comportamiento de Uribe y le insta a dejar atrás “la práctica sistemática de difamar, calumniar e injuriar a sus críticos como si no fuera un expresidente obligado a dar ejemplo, ni un ciudadano sujeto al Código Penal”. Entre los promotores, que invitan a sumarse a esta iniciativa en las redes sociales a través del hashtag #PorElRespeto, figuran la directora del servicio informativo de Caracol Radio, Diana Calderón, el director de La W, Julio Sánchez Cristo, el corresponsal de Semana en Washington, Juan Carlos Iragorri, los columnistas María Jimena Duzán y Daniel Coronell y los principales directores, editores y opinadores del país.

“Twitter es la vida real”, señalan. “Quien comete un delito allí comete un delito en su país. Hoy, cuando en las redes sociales se ha vuelto común hostigar a los periodistas hasta ponerlos en peligro, resulta inaceptable que el expresidente siga jugando el perverso juego de rectificar cuando el daño ha sido hecho”. “Una palabra de Uribe basta para enlodar un nombre, para exacerbar los odios de tantos colombianos frustrados, para degradar y envenenar el necesario debate político del país. Lejos está del líder responsable y digno que tendría que ser”, prosigue el comunicado.

El senador -que este domingo se ha reafirmado en sus críticas al periodista y ha calificado de "grave que la valoración de la libertad de prensa esté condicionada por la dádiva del Gobierno, o el temor a la retaliación oficial y al encasillamiento injusto, o por la solidaridad ciega y el amiguismo"- se valió de la carta de un suscriptor de esa publicación, que se decía ofendido por el texto de Samper Ospina, para lanzar: “Federico Escobar protesta por ofensa del violador de niños, Samper Ospina, a Antioquia, ofensa publicada en Semana”. Las críticas que el exmandatario, que fue gobernador de esa región, vierte en las redes sociales contra sus adversarios políticos, incluidos algunos líderes de opinión o comunicadores, no representan una novedad. Pero esa acusación provocó una ola de indignación generalizada, no solo entre los profesionales de la información.

El periodista aludido anunció medidas legales. “El expresidente Álvaro Uribe Vélez me sindicó ante sus más de cuatro millones de seguidores de su cuenta de Twitter de ser un violador de niños, un delito atroz y asqueroso como ninguno”, rechazó Samper Ospina. “Es una infamia monumental, como el odio que despide a todas horas el doctor Uribe y equivale a un asesinato moral. Yo no le tengo miedo, doctor Uribe, no me dejaré difamar de semejante manera por usted. Usted no está por encima de la ley”, enfatiza en un vídeo en el que promete “instaurar las acciones legales que corresponden” contra esa acusación. “Todo con la esperanza de poner fin a la forma en que usted envilece el debate público, las redes sociales y el trato a la prensa”, prosigue.

La Fundación colombiana para la Libertad de Prensa (FLIP) también censuró el ataque del senador del Centro Democrático, que recientemente se alió con el expresidente Andrés Pastrana para impulsar una coalición del no para las elecciones de 2018. “El trino del senador es una violación a la libertad de prensa, una estigmatización carente de cualquier prueba y una afirmación irresponsable que activa desde su rol como congresista un riesgo para el periodista. Álvaro Uribe falta a sus obligaciones como senador con respecto a la garantía del derecho a la libertad de prensa y estas acusaciones van en contra de sus deberes como servidor público”, señala un comunicado de la organización.

El antecesor de Juan Manuel Santos había arremetido en otras ocasiones contra Samper Ospina dedicándole epítetos graves, calificándolo de “cobarde maltratador de niñas recién nacidas” y aludiendo incluso a unas polémicas imágenes utilizadas en 2011, cuando el periodista era director de la revista Soho, para ilustrar un texto sobre curas pedófilos. Y, negándose a rectificar sus palabras, ha respondido a la condena de la FLIP con otro tuit. “Entonces para ustedes la libertad de prensa permite violar derechos del niño, de la mujer, ofender al colectivo de una región”, ha afirmado Uribe haciendo referencia no solo al departamento de Antioquia, sino también a una broma sobre el nombre de la hija de una senadora del Centro Democrático, recogida en otra columna.

Más información