Un atentado en el metro y en un autobús sacude Londres dos semanas después del 7-J

Al menos una persona ha resultado herida, según la BBC.- Dos detenidos por su relación con el ataque

AGENCIAS Londres 21 JUL 2005 - 19:18 CET

Londres se ha visto estremecido esta tarde por un nuevo atentado de características similares al que hace justo dos semanas causó 56 muertos. De nuevo han sido cuatro artefactos preparados para estallar de forma "casi simultánea", tres de ellos colocados en el metro y uno en un autobús urbano. Según el comisario de la policía londinense, Ian Blair, las bombas eran "de menor potencia" que las del 7-J, y además algunas no han estallado. Al menos una persona ha resultado herida, según Blair, quien ha añadido: "La situación está bajo control". Se han producido dos detenciones, aunque el jefe policial no ha querido precisar a cuanta gente siguen la pista. Además, ha explicado que, aunque los paralelismo con el atentado del 7-J son innegables, no hay prueba alguna por ahora que ligue ambos ataques.

El primer aviso llegó de la estación de metro de Oval, evacuada a causa de la densa columna de humo que salía de uno de los trenes, según informó un portavoz de los bomberos a la agencia Reuters minutos después de las dos de la tarde —hora peninsular española—. Enseguida llegó la noticia de que se había producido otro "incidente" en la estación de Warren Street; además, se produjo otra pequeña explosión en un vagón de metro que viajaba por la superficie, cerca de la estación de Shepherd Road.

Un testigo ha afirmado que un hombre salió corriendo de un tren en la estación Oval, instantes antes de que se cerraran las puertas, dejando tras de sí una mochila. Segundos después se escuchó un estallido, como el de la apertura de una botella de champán. "Alguien entró en un vagón, arrojó la mochila y salió corriendo. Alguien trató de detenerle, pero salió corriendo", ha explicado este testigo a la cadena Sky News. "La gente empezó a gritar: '¡Humo, humo!'. Uno de los hombres del metro [un encargado de seguridad] vino y nos dijo: 'Salid del tren, estamos evacuando, todo el mundo fuera". Una vez fuera, "los pasajeros podían ver la mochila sobre un asiento, grande y negra", ha añadido.

Además, una pequeña explosión ha sacudido un autobús de la línea 26 en Hackney Road, donde según un portavoz de la compañía nadie ha resultado herido. El estallido apenas ha causado daños en el autobús, que se encontraba entre Waterloo y Hackney Road, al este de la ciudad. "El conductor del autobús escuchó una explosión en la parte de atrás. Creyó que otro vehículo le había golpeado. Se detuvo en una parada cercana y vio un paquete sospechoso en la parte de atrás", ha informado una fuente policial. La red de transporte de la ciudad se encuentra cerrada por el momento, según ha informado la policía, que ha pedido a los ciudadanos que "se queden dónde están" para mitigar el caos.

El primer ministro británico, Tony Blair, ha convocado una comisión de crisis para pilotar la situación, el llamado Comité Cobra, que integra a miembros del Gobierno, de la policía y de los servicios secretos. Blair ha comparecido en televisión poco antes de las cinco de la tarde, acompañado por el primer ministro australiano, John Howard, de visita en el Reino Unido. El jefe del Gobierno británico ha confirmado que no se han producido víctimas mortales y ha señalado que el objetivo del ataque era provocar miedo. Horas después, poco antes de la siete de la tarde, comparecían ante la prensa Ian Blair y el alcalde de Londres, Ken Livingston. El jefe policial ha precisado que "la intención de los terroristas era matar", pero que "no se ha cumplido".

Otras noticias

Policía y servicios de emergencia, en los alrederores de la estación de metro de Oval. / AP

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana