Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido en Serbia Karadzic, el criminal de guerra más buscado

Se ocultaba tras una identidad falsa y un aspecto irreconocible, con barba, pelo largo y gafas y mucho más delgado.- Ejercía la medicina alternativa en Belgrado, donde ha sido detenido, según la Justicia serbia

El ex presidente de la República Serbia de Bosnia, Radovan Karadzic, de 63 años, acusado de genocidio y crímenes de guerra y uno de los hombres más buscados del mundo, ha sido detenido en Serbia. Considerado responsable de la matanza de Srebrenica, la más grave ocurrida en Europa desde la II Guerra Mundial con la muerte de unos 8.000 bosnios musulmanes en 1995, o del cerco de 43 meses a Sarajevo, que ocasionó la muerte de otras 12.000, Karadzic será entregado al Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY).

Fuentes oficiales serbias han contradicho la versión de su abogado, que aseguró ayer que fue arrestado el viernes en un autobús en una carretera secundaria. Según la versión oficial, la detención se produjo ayer cerca de Belgrado. Fue descubierto oculto tras un nuevo y desmejorado aspecto -pelo y barba largos y muy delgado y con gafas, según una foto mostrada a los periodistas- y tras una identidad falsa: se hacía pasar por un médico experto en terapias alternativas -en realidad es psiquiatra. Vladímir Vukcevic, el fiscal serbio de crímenes de guerra, ha dicho que se movía "alegre y libremente" por la ciudad gracias a su aspecto irreconocible y que se ganaba la vida practicando la medicina alternativa en una clínica belgradense.

Vukcevic, coordinador también de un plan de acción para la captura de criminales de guerra, ha negado que la detención se consiguiera con ayuda de servicios secretos extranjeros, como se informó ayer. "Lo hicimos solos, sin ayuda de fuera", ha dicho el fiscal en una rueda de prensa en la que también estaba presente Rasim Lajic, el ministro serbio encargado de la cooperación con el TPIY. Según este ministro, el falso aspecto de Karadzic era "muy convincente", por lo que ni siquiera las personas que le alquilaron el piso sospecharon de su identidad.

La detención se consiguió, según el ministro, gracias al seguimiento "a un grupo de personas que eran sospechosas de formar una red de apoyo a Karadzic". "Creo que todo el mundo esperaba que se iba a arrestar primero a (Ratko) Maldic (el ex líder militar serbobosnio) y no a Karadzic", ha explicado, pero "toda la información que teníamos nos llevó a Karadzic".

13 años de caza

De un modo u otro, la detención, confirmada ayer por el presidente serbio, Borís Tadic, y por el TPYI, pone fin a 13 años de búsqueda de uno de los más sanguinarios criminales de guerra que ha dado Europa. Fue acusado en 1995 por la entonces fiscal jefe del Tribunal de La Haya, carla del Ponte, por autorizar los disparos contra civiles durante los 43 meses de cerco a Sarajevo, durante la guerra de Bosnia. Poco después, se le atribuyó la responsabilidad de la peor atrocidad cometida en Europa desde la II Guerra Mundial, la matanza de Srebrenica, localidad bosnia en la que fueron asesinados más de 8.000 varones musulmanes bosnios por orden de Karadzic, entonces líder político de los serbios de bosnia, y de su mano derecha militar, el general Ratko Mladic. Este es el último de los grandes criminales de la guerra de los Balcanes que aún no ha sido localizado.

La captura de Karadzic era una de las condiciones impuestas por la UE a Serbia para allanar el camino de Belgrado hacia la integración. Le reclamaba el arresto desde hace años, pero se tenía la sensación de que Belgrado no hacía lo suficiente por su captura. Las fuerzas internacionales en Bosnia intentaron en varias ocasiones localizar y arrestar a Karadzic en el este de Bosnia, en las zonas montañosas en que se suponía se encontraba. También llevaron a cabo en numerosas ocasiones operaciones de registro de casas de supuestos miembros de una red de apoyo a Karadzic y otros acusados de crímenes de guerra por el TPIY. Hasta su esposa, Ljiljana Zelen-Karadzic, hizo en varias ocasiones un llamamiento público para que se entregara voluntariamente.

Ahora, el siguiente paso es su entrega a La Haya, proceso que ya está en marcha. La Justicia serbia está lista para enviar a Karadzic al TPIY, según Vukcevic, que ha explicado que han comenzado ya los procedimientos para su extradición. El juez encargado del caso ya tiene lista la instrucción y, según el fiscal, "que las condiciones están dadas para su traslado" a La Haya. El reo ya ha sido interrogado y Belgrado tiene un plazo de nueve días para tomar una decisión final, en el que la defensa deberá presentar sus alegaciones. El abogado de Karadzic ya ha dicho que recurrirá su extradición.

Escribía para una revista

Radovan Karadzic estaba tan convencido de que nadie lo reconocería con su nueva imagen que escribía regularmente una columna en una revista médica serbia, informa la CNN citando a la agencia de noticias AP. Goran Kojic, editor en jefe de Healthy Magazine, ha dicho que se sorprendió al ver que las imágenes que él tenía del supuesto médico alternativo que colaboraba para la revista coincidían con las del ex gobernante. "Nunca me imaginé que este hombre con la barba blanca y el pelo largo fuera Karadzic".

Más información