Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fotógrafo Antonello Zappadu: "Me da más miedo Berlusconi que la guerrilla colombiana"

Italia vota en las elecciones europeas y municipales como un plebiscito a favor o en contra del primer ministro

El fotógrafo italiano Antonello Zappadu, autor de las imágenes tomadas en las fiestas en la mansión del primer ministro Silvio Berlusconi en Cerdeña, dijo este sábado a la emisora colombiana Caracol Radio que tiene más miedo del jefe del Ejecutivo que de la guerrilla colombiana. Zappadu denunció que es víctima de una "persecución" por las fotografías que tomó , en las que algunos invitados de Berlusconi aparecen en top less o desnudos, informa Europa Press.

El fotógrafo sardo, de 51 años, que está casado con una mujer colombiana y ha trabajado cubriendo el conflicto en el país sudamericano, explicó que se dedica al reportaje sobre las fiestas en la mansión del primer ministro desde 2007, trabajo que califica de "particularmente duro".

En este sentido, indicó que su intención con estas fotos era comprobar si el premier italiano estaba utilizando recursos del erario en beneficio propio. Por ejemplo, señaló que con sus fotografías ha tratado de demostrar que Berlusconi "utiliza aviones de la Fuerza Armada italiana para transporte en sus asuntos privados".

Sobre las fotos publicadas por EL PAÍS, Zappadu afirmó que son parte de este trabajo, para el que ha tomado alrededor de 150 imágenes. "Aquí en Italia hay problemas de libertad de prensa", denuncia.

Elecciones

Entretanto, los italianos empezaron a votar en las elecciones europeas y municipales a las tres de la tarde de este sábado. Algunas calles de Roma amanecieron ayer con carteles tricolor en las paredes en los que se lee: "6 y 7 de junio, castiguemos al viejo sátiro".

Tras la virulenta controversia de las últimas semanas, los comicios aparecen como un nuevo referéndum en el que Berlusconi es el único protagonista. Las fotos vetadas de Villa Certosa, que encabezan todas las listas de las noticias más vistas en las webs italianas, y la investigación que realizan la fiscalía y el Parlamento en torno a los vuelos de Estado con cantantes, bailarinas e invitados a la mansión del primer ministro siguen copando las miradas.

Los fiscales que indagan el presunto abuso de poder de Berlusconi en el uso de los vuelos de Estado están analizando todo el archivo incautado a Zappadu en busca de fotos que prueben la identidad de las personas ajenas al protocolo que viajaron en aviones oficiales.

Según La Repubblica, los fiscales han señalado ya cinco vuelos oficiales sospechosos de haber trasladado a pasajeros extraoficiales hasta Costa Esmeralda antes de que entrara en vigor la normativa de la Presidencia de Gobierno que liberalizó el acceso a los aparatos del Estado. Los fiscales han dejado traslucir que aparecen "numerosos" invitados sospechosos en las imágenes de Zappadu.

Entre enero y marzo de 2009, informaba La Repubblica este sábado, los aviones del Estado italiano han volado un total de 1.819 horas, frente a las 636 horas del mismo periodo de 2008, cuando Romano Prodi dirigía el Gobierno. Berlusconi justificó el viernes dicho aumento, al final de una campaña electoral estrictamente televisiva, en la necesidad de emprender viajes políticos obligados por la situación económica. "Nos cogió en medio una crisis y tuvimos que empezar a dar vueltas por el mundo", afirmó.

A raíz de las revelaciones, el organismo parlamentario Copasir (el comité que controla a los servicios secretos), presidido por Francesco Rutelli, ha reclamado a la oficina del presidente del Consejo de Ministros la lista de todos los vuelos de la Aeronáutica Militar de los últimos diez años, desde 1999 a 2009. Berlusconi estuvo al frente del Ejecutivo italiano entre 2001 y 2006.

Berlusconi cerró su campaña con denuncias a EL PAÍS, La Repubblica y L'Unità. A continuación, los militantes del Pueblo de la Libertad lanzaron una campaña de tintes antiespañoles desde la web del partido que sostiene al Ejecutivo. Las bases llaman a sus compatriotas a boicotear los productos españoles.

Tres destacados parlamentarios del PDL han reaccionado también a la publicación de las fotos y han acusado a los servicios de seguridad del primer ministro de no proteger bien al jefe de Gobierno. Los diputados preguntan a los servicios secretos lo siguiente: "¿Y si en vez del objetivo de un fotógrafo hubiese sido un fusil?".