Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Abatido en México el líder del cartel de La Familia

Los enfrentamientos sitian Morelia, la ciudad natal del presidente mexicano

Solía firmar como "El Más Loco". El Gobierno mexicano asegura que era el más violento. La cacería de Nazario Moreno González, El Chayo, ha incendiado Michoacán, que ha vivido enfrentamientos en 11 municipios durante las últimas 30 horas que han causado bloqueos en las principales carreteras del Estado y la muerte de al menos 11 personas: tres presuntos miembros de la banda criminal, cinco policías federales y tres civiles, entre ellos una joven de 17 años y un bebé de ocho meses.

El portavoz de Seguridad Nacional del Gobierno, Alejandro Poiré, anunció ayer en conferencia de prensa que "elementos de información recabados en el operativo" señalaban que El Chayo había sido abatido el jueves durante el operativo. La Familia michoacana controla buena parte del cultivo de marihuana y la producción de drogas sintéticas del país, que libra una guerra contra el narcotráfico que se ha cobrado más de 30.000 vidas desde 2006. Un comunicado colgado en la web de la Presidencia mexicana añadió que la intervención policial aún continuaba hasta las cinco de la tarde de ayer (hora local) y que en ella habían participado "la Policía Federal, el Ejército mexicano, la Fuerza Aérea y la Marina".

Todo comenzó la noche del miércoles. Los tiroteos registrados en Apatzingán (a 500 kilómetros al oeste de la ciudad de México), situada en una región llamada Tierra Caliente, donde se encuentran algunos de los cultivos de marihuana más grandes del país, también causaron la muerte de tres civiles, entre ellos la hija de un ex alcalde de Apatzingán, Emma Jaimes, de 17 años, y un bebé de ocho meses, alcanzado por una bala en estaba en los brazos de su madre en el interior de un taxi. La operación estaba destinada a la eliminación de El Chayo.

La violencia se desató en 11 municipios del Estado de Michoacán. Carreteras cortadas, una treintena de coches incendiados y tiroteos que duraron varias horas. Todos los accesos a la capital, Morelia, fueron cerrados hasta la noche del jueves. La ciudad es también la tierra natal del presidente mexicano, Felipe Calderón, y fue la elegida por el mandatario para poner en marcha su ofensiva contra el narcotráfico, el 11 de diciembre de 2006.

Las autoridades de Morelia decidieron, por motivos de seguridad, suspender las clases escolares y la policía municipal recomendó a los habitantes no salir de sus casas ayer. Otros municipios tomaron medidas similares.

Por la violencia desatada en el terreno, las autoridades creen que llevará días confirmar la muerte de El Chayo, lo que constituiría un golpe más al cartel de La Familia michoacana. Las autoridades detuvieron el pasado martes a otro de sus integrantes, Antonio Arcos Martínez, El Toñón.

A diferencia de otros grupos criminales que operan en México, La Familia michoacana tiene una especie de código ético firmado precisamente por "El Más Loco". En un libro, El Chayo afirma que la tortura y muerte de sus rivales responde a una "justicia divina". El grupo recluta a sus miembros de centros de rehabilitación de drogas y les pide mantenerse lejos de los vicios y proteger "la unidad familiar".

No es la primera vez que la detención o muerte de un miembro de La Familia michoacana desata violentos ataques en el Estado donde opera. La captura de otro de los miembros del cartel causó bloqueos similares en octubre, pero los hechos violentos no llegaron a la intensidad de los ocurridos desde la noche del miércoles.

En al menos dos ocasiones, la banda ha ofrecido "treguas" al Gobierno mexicano, la última hace solo tres semanas. En 2009, otro de los líderes del cartel, Servando Gómez Martínez, La Tuta, llamó a una cadena de televisión local de Morelia para afirmar que su organización quería "conseguir acuerdos" con el presidente Calderón. Las autoridades han rechazado esos llamamientos. Una investigación del periódico mexicano El Universal descubrió el martes que La Tuta cobró de la nómina de profesores de Michoacán hasta junio del año pasado.

El presidente pidió ayer explicaciones al gobernador michoacano, Leonel Godoy (militante del Partido de la Revolución Democrática, PRD, izquierda). Godoy respondió que los pagos a La Tuta se suspendieron en 2009, cuando se enteraron "extraoficialmente" de la identidad de Gómez Martínez.