Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Túnez sienta en el banquillo a la dictadura de Ben Ali

La justicia tunecina abre proceso contra el expresidente, huido al extranjero tras el triunfo de la revuelta que encendió la mecha de la revolución en el mundo árabe

El ministro de Justicia de Túnez, Lazhar Karoui Chebi, ha anunciado la apertura de más de 40 causas judiciales contra el expresidente Zine el Abidine Ben Ali, huido a Arabia Saudi tras el triunfo de la revuelta que sirvió de ejemplo al mundo árabe para derrocar otros regímenes autoritarios, su familia y su círculo de confianza.

En una entrevista a la televisión estatal TAP, el ministro ha dicho que el objetivo último de la apertura de este proceso es lograr la extradición de Ben Ali, escondido en Arabia Saudí tras emprender su fuga el 14 de febrero. Entre los delitos que le imputan al hombre que gobernó Túnez durante 23 años figuran los de "complot contra la seguridad del Estado" y "homicidio voluntario", ha explicado el titular de Justicia.

El ministro ha confirmado además que se han emitido mandatos internacionales para congelar los fondos de la familia del dictador en el extranjero. Así, Chebbi ha asegurado que una delegación gubernamental viajará a la localidad francesa de Lyon, sede de la Interpol, para acelerar la ejecución de los mandatos.

El Gobierno tunecino pretende depurar las instituciones públicas para que no quede rastro del antiguo régimen de Ben Ali. Desde que tomara las riendas del país el pasado 7 de marzo, el nuevo Ejecutivo ha desmantelado el aparato de seguridad, acusado en repetidas veces de violaciones de derechos humanos.