La oposición exige al Gobierno la verdad sobre la salud de Chávez

"Hacerle creer a la gente que el presidente está en ejercicio de sus funciones actualmente es una irresponsabilidad descomunal”, dice un líder opositor

El vicepresidente Nicolás Maduro, durante la entrevista en TeleSur. / AFP

El próximo 10 de enero se cumplirá un mes exacto desde la partida de Hugo Chávez desde Venezuela para someterse a una cuarta operación en La Habana. Equivale a decir un mes de especulaciones sobre su estado de salud. Las informaciones del Gobierno sobre el tema, con severas omisiones desde junio de 2011, cuando se dio a conocer el cáncer del presidente, se han limitado a vaguedades que permiten apenas saber que no ha podido recuperarse de la intervención quirúrgica y que su situación, “delicada”, lo mantiene entre la vida y la muerte.

Entre tanto, crecen las presiones para que se admitan sin ambages las verdaderas condiciones médicas del presidente. El coordinador de la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD), Ramón Guillermo Aveledo, ha exhortado este miércoles al Gobierno a que “diga la verdad”. “Pretender hacerle creer a la gente que el presidente está en ejercicio de sus funciones actualmente es una irresponsabilidad descomunal”, subrayó.

La verdad incontrovertible sobre la condición de Chávez debería llegar el 10 de enero, día en que tendría que presentarse para jurar su tercer mandato. De no hacerlo, se debe declarar su falta. A una semana de esa fecha, ¿por qué el Gobierno venezolano sigue apelando al secretismo y a las verdades incompletas?

El punto central estriba en la aceptación pública de que Chávez pueda faltar. Dentro del chavismo, un anuncio de esa índole representaría un punto sin retorno en un movimiento tan marcado por la figura de su líder. Ciertamente, el propio Chávez se encargó de romper ese celofán el pasado 8 de diciembre cuando, en alocución por radio y televisión, mencionó por primera vez su posible ausencia y trazó dos protocolos para la continuidad democrática: la Constitución y su deseo de que el vicepresidente Nicolás Maduro lo sucediera como representante de un chavismo ya huérfano. De reconocerse de modo oficial la incapacidad o muerte de Chávez, ya no habría excusas para seguir postergando los acomodos que deberán pactarse —o imponerse— para garantizar una convivencia de las distintas facciones oficialistas que satisfaga sus respectivas ambiciones y preserve, a la vez, la unidad del movimiento. Esta fórmula no parece fácil de conseguir.

La evidente tutela cubana sobre la opción de Maduro entre los demás presidenciables venezolanos, y sobre todo frente a la candidatura alternativa de Diosdado Cabello, hace inevitable un manejo opaco de la información, característica del castrismo. Sin embargo, todos los factores locales en competencia, así como La Habana, coinciden en la conveniencia de realizar pronto unas nuevas elecciones presidenciales, para aprovechar la ola de emociones que está despertando la agonía aparente de Chávez y garantizar la estabilidad del régimen. Pero para activar los mecanismos constitucionales previstos para ello, antes hay que pasar por una constancia de la falta —temporal o absoluta— del líder revolucionario.

La evidente tutela
de Cuba sobre Maduro
impone la opacidad
en la información

La entrevista ofrecida esta madrugada a la cadena TeleSUR por el vicepresidente Maduro fue un compendio de esas tensiones entre la necesidad de ganar tiempo para dirimir conflictos internos y la disposición para preparar el clima emocional propicio para el eventual deceso de Chávez. Resulta un equilibrio muy elusivo, complejo de mantener sin que sufra la gobernabilidad, y todo con sello cubano: a nadie escapó que el espacio televisivo quedara a cargo de una periodista allegada a la nomenclatura de La Habana.

Además de las fuerzas locales, diversos Gobiernos de la región están pidiendo a Caracas información precisa del mandatario. El periodista Andrés Oppenheimer reveló ayer en Miami que la jefa de Asuntos Latinoamericanos del Departamento de Estado, Roberta Jacobsen, sostuvo el 21 de noviembre una conversación telefónica con Maduro, en la que el control del tráfico de drogas fue el tema principal. Otras fuentes aseguran que desde entonces el embajador venezolano ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Roy Chaderton, ha seguido sirviendo como canal de comunicación con Washington de cara a la crisis institucional en Venezuela.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Una abogada opta por Ciudadanos al Ayuntamiento de Madrid

La formación de Albert Rivera se adelanta al PP y elige a sus candidatos en la capital

Bueno emula a Bebeto

El mediapunta del Rayo anota cuatro goles en 14 minutos para liquidar (4-2) al Levante horrible en defensa

Podemos va a Londres a celebrar el 28-F con los emigrantes andaluces

EFE

Teresa Rodríguez acude para transmitir un “mensaje de esperanza y solidaridad”

EL PAÍS RECOMIENDA

La literatura sin final

Autores de distintas generaciones relatan los viajes de ida y vuelta en sus textos

La ofensiva de Uber

La compañía se ha hecho con uno de los recursos más preciosos: los datos

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana