Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
el debate sobre las armas

Obama abre su guerra contra las armas

El presidente es consciente de que ha abierto un conflicto con una de las entidades más poderosas del país, la Asociación Nacional del Rifle

Apoyado en la conmoción provocada por la matanza en la escuela de Newtown, Barack Obama ha lanzado este miércoles la más ambiciosa ofensiva contra las armas de fuego en varias décadas y ha prometido entregarse con toda su energía a lo que será una de las más costosas empresas de su segundo mandato. El presidente enviará al Congreso una propuesta, de incierto futuro, para la prohibición, entre otras medidas, de las armas de uso militar y ha firmado varios decretos para actuar sin permiso parlamentario en la mejora de las actuales medidas de control.

“Si hay una sola vida que podamos salvar, tenemos la obligación de intentarlo. Tenemos la obligación de actuar ahora”, ha declarado Obama en la emocionante ceremonia organizada para presentar esta arriesgada iniciativa. El presidente es consciente de que ha abierto un conflicto con una de las entidades más poderosas del país, la Asociación Nacional del Rifle (NRA, en sus siglas en inglés) y sobre uno de los pilares sobre los que se asienta el nacimiento de esta nación, el derecho a poseer armas, protegido por la Constitución.

La de Obama es una misión que va a encontrar muchos obstáculos en el camino –buena parte de los miembros del Congreso son elegidos en campañas financiadas por la NRA- y que quizá acabe en la derrota de la Casa Blanca

Se trata, pues, de una misión que va a encontrar muchos obstáculos en el camino –buena parte de los miembros del Congreso son elegidos en campañas financiadas por la NRA- y que quizá acabe en la derrota de la Casa Blanca. La NRA no sólo pretende ser la última salvaguardia de la libertad individual de los norteamericanos, sino que es la representación de uno de los más prósperos negocios del país. Habrá, por tanto, dinero y emociones a espuertas en el debate que hoy empieza.

Para ello, Obama ha aparecido arropado por familiares de la escuela de Newtown, por niños que le han escrito pidiéndole que ponga fin a esta violencia interminable y por muchos millones de norteamericanos –la mayoría, según las encuestas- horrorizados ante la realidad de que, en el mes transcurrido desde los sucesos de Newtown, han muerto ya por armas de fuego en Estados Unidos casi un millar de personas, la mitad de todas las víctimas norteamericanas en los once años de guerra en Afganistán. A esos compatriotas, Obama ha pedido que presionen a sus representantes parlamentarios para que este esfuerzo concluya felizmente con menos armas en la calle.

La iniciativa del presidente es ambiciosa respecto a la historia y la tradición estadounidenses, pero muy modesta si se compara con lo que ya es ley y norma en la mayoría de los países civilizados del mundo. Obama ha pedido al Congreso la prohibición de las llamadas armas de asalto (los rifles automáticos y semiautomáticos que utilizan los soldados en el campo de batalla), la limitación a 10 balas de los cargadores a la venta, que actualmente son de 30 o más, y, quizá lo más importante, la certificación de identidad y de antecedentes de todos los compradores de armas, sin excepción.

Obama ha pedido al Congreso la prohibición de las llamadas armas de asalto, la limitación a 10 balas de los cargadores a la venta y la certificación de identidad y de antecedentes de todos los compradores de armas

Esta última medida puede ser la más eficaz y es a la que con más contundencia se opone la NRA, porque es la que más amenaza su negocio. Actualmente, cerca de la mitad de las armas que se compran en EE UU se venden en ferias y convenciones en las que, según la ley, se puede adquirir cualquier producto sin límite y sin ninguna clase de identificación. Cualquier criminal puede construir impunemente su arsenal en esos lugares.

Si el Congreso lo aprueba, la comprobación de los datos personales de cada comprador de armas podría reducir su venta, espantar a los criminales y facilitar el trabajo de la policía en la investigación de los delitos.

Pero no va a ser fácil que lo apruebe, ni eso, ni las otras dos prohibiciones mencionadas. El presidente del Comité de Asuntos Judiciales del Senado, Patrick Leahy, ha anunciado que los debates en esa cámara comenzarán el próximo día 30. Los demócratas son mayoría en el Senado y, aunque también hay demócratas apoyados por la NRA, tienen más posibilidades de éxito en esa instancia. Pero cualquier cosa que apruebe el Senado tiene que llegar después a la Cámara de Representantes, bajo control de los republicanos y cuyo presidente, John Boehner, dijo ayer que discutirán lo que les propongan, sin anticipar su posición ni sugerir otras ideas.

La NRA ha alertado a sus seguidores de que el Gobierno viene a quitarles las armas, los comentaristas radiofónicos más iracundos hablan del regreso a la guerra civil

El ruido que va a producir este debate será de los que hagan época. La NRA ha alertado a sus seguidores de que el Gobierno viene a quitarles las armas. Los comentaristas radiofónicos más iracundos hablan del regreso a la guerra civil. Steve Stockman, un republicano de la Cámara por el estado de Tejas, ha advertido ya de que la prohibición de armas de fuego podría ser motivo de destitución del presidente (impeachment), en cuanto que supone una violación de la Segunda Enmienda constitucional.

Obama ha tenido cuidado de no imponer nuevas restricciones por decreto y se ha limitado con sus 23 medidas a perfeccionar el sistema actual. El apartado más importante en ese capítulo es la de la introducción de los antecedentes sobre enfermedades mentales entre los datos que las autoridades deben de facilitar a los vendedores de armas.

Las 23 medidas para el control de armas de Obama

1.- Promulgar un Memorandum que exija a las agencias federales la puesta a disposición de datos importantes para el sistema nacional del control de antecedentes.

2.- Estudiar las barreras legales innecesarias, en especial las relacionadas con la Ley de Responsabilidad y Transferencia de Seguros Sanitarios, que puedan impedir a los Estados la puesta a disposición de información para el sistema de control de antecedentes.

3.- Mejorar los incentivos para que los Estados puedan compartir información con el sistema de control de antecedentes.

4.- Encargar al Fiscal General la revisión de los grupos de personas que tengan prohibido el acceso a las armas para cerciorarse de que los individuos peligrosos no se amparan en vacíos legales.

5.- Proponer un marco legal que proporcione a los agentes de la ley la posibilidad de realizar un control exhaustivo de los antecedentes de un ciudadano antes de devolverle un arma incautada.

6.- Publicar un documento de la Oficina de Armas, Alcohol y Tabaco para todos los vendedores de armas con licencia con las instrucciones sobre cómo realizar los controles de antecedentes a los compradores particulares.

7.- Lanzar una campaña sobre la posesión segura y responsable de armas de fuego.

8.- Revisar los protocolos de seguridad de los seguros de las armas de fuego.

9.- Promulgar un Memorandum que exija a los agentes federales el seguimiento de las armas incautadas durante las investigaciones criminales.

10.- Publicar un informe del Departamento de Justicia en el que se analice la información sobre las armas extraviadas y robados y distribuirlo entre los agentes de la ley.

11.- Nombrar al director de la Oficina de Armas, Alcohol y Tabaco.

12.- Dotar a los agentes de la ley, a los miembros de los servicios de emergencias y a los profesores de entrenamiento adecuado para responder en un caso de tiroteo.

13.- Maximizar los recursos de las fuerzas de seguridad destinados a prevenir la violencia armada y la persecución de los delitos relacionados con las armas de fuego.

14.- Promulgar un Memorandum que exija a los Centros de Control de Enfermedades la investigación de las causas y de la prevención de la violencia armada.

15.- Encargar al Fiscal General que dirija un informe sobre la disponibilidad y el uso más eficaz de las tecnologías relacionadas con la seguridad en las armas y la posibilidad de que el sector privado desarrolle tecnología innovadora en la materia.

16.- Aclarar que la Reforma Sanitaria no prohibe a los médicos preguntar a sus pacientes sobre las armas que poseen en sus casas.

17.- Publicar una carta a las compañías de seguros médicos en las que se aclare que ninguna ley federal les prohíbe informar sobre amenaza de violencia a las autoridades.

18.- Promover incentivos a los colegios para la contratación de personal auxiliar.

19.- Desarrollar un plan unificado de respuesta en caso de emergencias para las escuelas, lugares de culto e instituciones de enseñanza superior.

20.- Publicar un documento dirigido a los funcionarios de salud aclarando el ámbito de servicios sanitarios que deben cubrir los planes del Medicaid.

21.- Promulgar disposiciones que aclaren cuáles son los beneficios sanitarios fundamentales y los requisitos de paridad incluidos en la Reforma sanitaria.

22.- Comprometerse a desarrollar normativas que regulen la atención de los enfermos mentales.

23.- Promover un diálogo nacional sobre la salud mental liderado por los secretarios [Kathleen] Sebelius [Sanidad] y [Arne] Duncan [Educación].

Más información