Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cónclave: elección del nuevo papa

La diócesis de Los Ángeles paga 7,67 millones para evitar juicios por abusos

Los casos fueron silenciados por el antiguo arzobispo Roger Mahony, que se encuentra en Roma participando en el cónclave que elegirá al próximo papa

El cardenal, Roger Mahoney.
El cardenal, Roger Mahoney. AFP

La archidiócesis de Los Ángeles ha acordado este martes abonar alrededor de 10 millones de dólares (7,67 millones de euros) para evitar resolver en los tribunales cuatro casos de pederastia que implican a un cura, actualmente apartado del sacerdocio, que confesó al antiguo arzobispo de la localidad, el cardenal Roger Mahony, haber abusado sexualmente de cuatro menores hace 30 años. En 2007, esa misma archidiócesis ya llegó a un acuerdo extrajudicial que incluía 500 casos de abusos a menores por miembros de su comunidad a cambio de 660 millones de dólares, la cantidad más alta pagada por la Iglesia católica en Estados Unidos para evitar los tribunales

Los casos que ya no se dirimirán ante un juez se remontan a 1974 e implican al antiguo sacerdote Michael Baker. Dos de las denuncias responsabilizaban además a Mahoney de no haber hecho lo suficiente para impedir que Baker continuara abusando de los menores, según ha explicado uno de los abogados de la acusación, John Manly. El antiguo arzobispo de Los Ángeles es un símbolo de negligencia con la que los prelados de la Iglesia católica de Estados Unidos han lidiado con el problema de pederastia entre sus sacerdotes, optando por silenciar los casos de abusos, en lugar de denunciarlos.

Mahoney, que forma parte del cónclave que está reunido en Roma para elegir al próximo papa, está al tanto de este nuevo acuerdo, ha informado uno de los abogados de la diócesis de Los Ángeles. De acuerdo con varios documentos relacionados con los casos, Baker confesó al cardenal que había estado abusando de dos menores durante siete años en 1986. Mahoney apartó del sacerdocio a Baker y le obligó a que se sometiera a tratamiento psicolológico. Un año después, el cardenal lo restituyó en su cargo pese a que la recomendación médica establecía que Baker debía mantenerse apartado de los menores.

A finales de febrero Mahoney tuvo que declarar sobre los abusos que se cometieron en su archidiócesis durante los más de 25 años que estuvo al frente. En enero, una orden judicial obligó a divulgar más de 12.000 páginas de documentos internos de la Iglesia en los que se demostraba la responsabilidad de Mahoney en el encubrimiento de los sacerdotes acusados de pederastia. Tras la publicación de esos documentos, el actual arzobispo de Los Ángeles despojó a Mahoney de toda su actividad pública. No obstante, el Vaticano invitó al cardenal a participar en el cónclave.

En las últimas dos décadas, los numerosos casos de abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes católicos denunciados en EE UU, han obligado a su Iglesia a desembolsar más de 2.000 millones de dólares en abogados y acuerdos. Asediados por la controversia suscitada en torno a los casos de pederastia, la Conferencia Episcopal de EE UU votó en junio de 2011 mantener la política de tolerancia cero que ya adoptara en un documento de 2002, en contra de las peticiones de muchas víctimas que exigían una amplia revisión de ese texto.