Urgente
foto de la noticia

Muere el cantante y compositor Peret a los 79 años.  El músico, que padecía cáncer, fue el gran padre de la rumba catalana.

ENTREVISTA

Naciones Unidas alerta del control criminal del territorio en México

Antonio Luigi Mazzitelli, jefe regional de la oficina anti-droga de la ONU, explica que la delincuencia organizada va más allá del narco y se refuerza con delitos de base local

Antonio Luigi Mazzitelli, en su oficina de México DF. / saúl ruiz

El crimen organizado en México ha mutado y ha pasado del mero tráfico de droga a una función superior que incluye y rebasa a la anterior, la explotación mafiosa del territorio, según explica Antonio Luigi Mazzitelli en una entrevista con EL PAÍS. El jefe de la oficina contra la droga y el delito de la ONU para Centroamérica, México y el Caribe define la nueva naturaleza de los aparatos delictivos como un híbrido que combina la extorsión, el secuestro y otros delitos locales, un contrapoder que en 2013 ha provocado la aparición en zonas rurales de grupos civiles armados que se arrogan la legitimidad de imponer orden por su cuenta. “El fenómeno de las autodefensas es una señal bastante clara”, dice Mazzitelli, que avisa de la necesidad de una “presencia institucional” mayor en algunas partes del territorio.

El funcionario de Naciones Unidas precisa que la transformación del crimen se ha producido por la entrada de nuevos actores en el ecosistema tradicional de la delincuencia. “El cambio se verifica cuando entran dentro del mundo criminal grupos que no tienen especialización en el tráfico de droga, sino que vienen de mandos militares cuya característica es la capacidad de manejar la violencia para controlar el territorio. Nacen para proteger las rutas de los carteles, pero gradualmente evolucionan, controlan un territorio y empiezan a autofinanciarse con las rentas obtenidas en la zona que controlan”. Mazzitelli cita a Los Zetas, una mafia construida originalmente por ex soldados de élite, y a otros grupos como La Familia Michoacana y Los Caballeros Templarios.

El jefe de la oficina regional de la ONU detalla la ramificación del negocio criminal en México: “Si hay droga es droga, si no es secuestro, tráfico de migrantes, trata de personas, contrabando, robo de combustible, control de los mercados informales y ofrecimiento de seguridad. ¿Seguridad contra quién? Sustancialmente, contra ellos mismos. Tú me pagas, yo no te ataco”.

La pérdida de control territorial de las instituciones en algunas zonas, del monopolio de la violencia, es una realidad que incluso Naciones Unidas tiene en cuenta a la hora de moverse por México. Antonio Luigi Mazzitelli explica que por seguridad ellos no pisan el Estado de Tamaulipas, zona roja de guerra entre carteles situada en el noreste de la República, en la frontera con Estados Unidos. “Nos dimos cuenta de que la situación era muy peligrosa. Trabajar allí implicaba una responsabilidad en relación a nuestros operadores que la ONU no podía asumir”.

La guerra de los carteles por el territorio también ha afectado al gran negocio tradicional, el trasiego de cocaína, que según Mazzitelli se ha ido desviando de México por problemas de logística. “Hay indicios de que la ruta mexicana hoy en día no es importante”, dice el funcionario. “Hay otras que quizás son más rentables y menos arriesgadas”.

Mazzitelli basa su conclusión en la disminución galopante de la cantidad de incautaciones de cocaína en México: de 24 toneladas en 2009 a poco más de tres en 2012, según sus datos. Afirma que la causa puede ser una mezcla de obstrucciones de paso entre mafias con un refuerzo de la seguridad. “Si yo me pongo en los zapatos de un narcotraficante, que conoce la atomización del territorio, antes recorrer por México miles de kilómetros por carretera pasando por zonas que no controlo, lo pensaría varias veces. El narco es un negocio racional. El objetivo es minimizar riesgos”.

El representante de la ONU indica que el recorrido de la cocaína se ha trasladado en buena medida al Caribe. No ofrece cifras propias, pero apunta a que las estimaciones de Estados Unidos –que por el Caribe pasa un 10% de la coca que llega a Norteamérica– se quedan cortas. Además de la opción caribeña, Mazzitelli dice que hay vías marítimas alternativas. “Las rutas se pueden abrir haciendo viajar barcos o contenedores a regiones muy lejanas y redirigiéndolos después a su destino. Para desviar la atención”.

En este contexto de lucha por el control del territorio, Mazzitelli considera que los planes del nuevo gobierno mexicano podrían adecuarse más que los del anterior a las necesidades de seguridad del país. “Quieren pasar de un enfoque represivo a otro preventivo. Calderón operó en un momento en el que la violencia ya se había desbordado. No había posibilidad de hablar de prevención con los focos de la violencia ya encendidos. Ha sido un proceso en el que la violencia ha generado más violencia”.

Lo que de momento no es capaz de precisar es la naturaleza del plan de seguridad del equipo del actual presidente, Enrique Peña Nieto, en especial la del nuevo cuerpo policial que se quiere implantar, la Gendarmería. “Lo que sabemos es lo que se publica en la prensa. Sinceramente no sé mucho sobre lo que será su papel, ni cómo se coordinará con la Policía Federal y con las fuerzas estatales. Es importante que se sepa exactamente cuáles serán sus responsabilidades operativas”.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana