Obama invita a los jóvenes a derribar los estereotipos que separan México y EEUU

“Un nuevo México está emergiendo”, certifica el presidente de EE UU

Obama durante su discurso de este viernes / L. LAMARQUE (REUTERS)

Barack Obama hizo este viernes un apasionado llamamiento a los jóvenes mexicanos a superar los estereotipos, mitos y malentendidos y trabajar junto a Estados Unidos en el diseño de un nuevo mundo en el que México está llamado a ocupar un papel principal. El presidente norteamericano certificó que "un nuevo México está emergiendo", garantizó el respaldo de su Gobierno al proceso de reformas en marcha en este país y reconoció la responsabilidad de EE UU en la expansión del tráfico de drogas y de la violencia.

En el Museo Nacional de Antropología, una de las joyas de esta ciudad y un lugar imprescindible para entender la riqueza, profundidad y diversidad de la civilización en la que tiene sus raíces esta nación, Obama pronunció un discurso cálido y emotivo, marca de la casa, en el que trató de destruir la barrera que, por encima de cualquier otro conflicto político o económico, ha mantenido separados durante dos siglos a México y Estados Unidos: la incomprensión cultural.

Con referencias a varios de los símbolos de la mejor historia mexicana, desde Octavio Paz a Miguel Hidalgo, de Frida Kahlo a Benito Juárez, Obama explicó, con modestas incursiones en el castellano, que el principal objetivo de su presencia en México, y una de las razones por las que ha visitado ya cuatro veces este país, es la de superar esa barrera para trazar un camino juntos hacia el futuro en un plano de igualdad.

"A pesar de los profundos lazos y valores que nos unen, las actitudes en ambos países están atrapadas en viejos estereotipos", afirmó. "Algunos norteamericanos solo ven a México reflejado en los titulares sensacionalistas sobre la violencia o los cruces de fronteras. Algunos mexicanos pueden creer que Estados Unidos le falta el respeto a México. En ambos países, esas distorsiones pueden alimentar mitos y malentendidos que solo nos hacen más difícil progresar juntos".

"He venido a México", añadió, "porque es el momento de dejar ese viejo pensamiento atrás. Es hora de reconocer las nuevas realidades, incluyendo el impresionante progreso en el México de hoy. Mientras los mexicanos continúan haciendo sacrificios por la seguridad de su país, mientras los mexicanos, en el campo y en los barrios luchan para darle a sus hijos una vida mejor, está claro que un nuevo México está emergiendo".

Las palabras de Obama fueron interrumpidas en varias ocasiones por los aplausos de los estudiantes invitados al acto, sobre todo, cuando se refirió a la responsabilidad de Estados Unidos en los males de México. "Comprendemos que la raíz de mucha de la violencia aquí, la que sufren tantos mexicanos, se debe a la demanda de drogas ilegales. No creo que legalizar las drogas sea la respuesta, en cambio creo en un enfoque global, que no solo signifique el cumplimiento de la ley sino que incluya la educación, la prevención y el tratamiento. Y vamos a lograrlo porque la vida de nuestros niños y el futuro de nuestras naciones depende de ello". También ratificó su compromiso con el control de armas y en evitar su tráfico en la frontera.

Tras citar una frase que le dijo el líder de la comunidad negra Martin Luther King al sindicalista chicano César Chávez, "somos hermanos en la lucha por la igualdad", Obama aludió al peso político de los hispanos en su país. "Sin el fuerte apoyo de los hispanos, incluyendo tantos mexicanoamericanos, yo no estaría ante ustedes hoy como presidente de EE UU".

Habló también de su proyecto de reforma migratoria, "que fortalezca la seguridad fronteriza, la migración legal y abra un camino para ganarse la ciudadanía a los emigrantes indocumentados". "El sistema de inmigración que tenemos en EE UU no refleja nuestros valores", remachó.

"Juntos podemos lograr más", afirmó en español, antes de enumerar cinco áreas de colaboración entre los dos países. La primera, "ampliar el comercio", profundizando en la integración económica de los dos países y sumando a México al Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, en sus siglas en inglés). La segunda, incrementar la colaboración entre las empresas en el ámbito de la industria automotriz, de ordenadores, electrodomésticos y satélites, para ser más competitivos. También en el desarrollo de energías limpias siendo México líder en la lucha contra el cambio climático, en innovación y desarrollo y, sobre todo, en el terreno de la educación. En este punto anunció un ambicioso proyecto de intercambio de estudiantes: 100.000 alumnos mexicanos y latinoamericanos irían a EE UU y 100.000 norteamericanos lo harían en América Latina.

Obama concluyó como en sus grandes ocasiones con un llamamiento a la esperanza de sus jóvenes oyentes. "Hay escépticos sobre el progreso, cínicos que piensan que es muy difícil. Nada es inevitable, el progreso y el éxito no se garantizan. El México que imaginan tiene que construirse y tienen que ganárselo. Pero ustedes son el sueño. Este es su momento".

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Avatar
Director de El País

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana