São Paulo vive una nueva noche de protestas con escenas de violencia

Al menos 250 personas han sido detenidas y 50 han resultado heridas en la cuarta manifestación contra el aumento de los precios del transporte público

El alcalde de la ciudad reconoce que esta vez la violencia ha sido fundamentalmente "policial"

 Atlas

La cuarta manifestación callejera en la ciudad de São Paulo para protestar contra el aumento de los precios del transporte público tuvo la noche del jueves escenas de guerra, con un balance de más de 250 detenidos y más de 50 heridos, entre ellos seis periodistas del diario Folha de São Paulo.

En Río, con menor despliegue policial, los miles de manifestantes pudieron llegar hasta el centro de la ciudad, escenario de las grandes protestas democráticas del pasado. Aunque la movilización empezó de manera pacífica, acabó también con una batalla campal entre policía y manifestantes que dejó tres heridos. Porto Alegre acogió otra protesta en la que también se produjeron enfrentamientos.

En São Paulo, las fuerzas del orden, después de los actos de violencia del martes pasado, habían recibido órdenes para impedir a toda costa que los 5.000 manifestantes llegaran a la Avenida Paulista, la gran arteria de la capital. Ya antes de que la manifestación se pusiera en marcha fueron detenidas 40 personas, entre ellas algunos periodistas y fotógrafos. En total fueron arrestadas y llevadas a las comisarías 68 personas.

La periodista Giuliana Vallone, herida en la protesta.

Policía militar, fuerzas de choque, helicópteros, policías a caballo, motorizados y con perros policiales fueron desplazados para detener la marcha, con la que acabaron enfrentándose. La tropa de choque lanzó gases lacrimógenos y disparos de balas de goma contra los participantes en la protesta, algunos de los cuales, arrodillados, levantaban en vano los brazos en alto. Los grupos violentos infiltrados, por su parte, llegaron a lanzar bombas molotov.

Lidio Costa, responsable de tráfico de la Policía Militar, confesó ya al inicio de la manifestación que la situación se estaba "saliendo de control” y añadió: “No nos responsabilizamos por lo que pueda ocurrir”. El alcalde de São Paulo, Fernando Haddad, reconoció que la violencia de esta noche había sido "policial". "El martes pasado la imagen que quedó fue la de la violencia de los manifestantes. Hoy, por desgracia, no quedan dudas: la imagen que ha quedado es la de la violencia policial", afirmó.

Los reporteros presentes de los medios de comunicación tuvieron que huir en varias ocasiones de la policía y dijeron que el número de policías civiles y militares era “gigantesco” y que la situación era de “total confusión”. Quienes viajaban en coche acabaron corriendo para refugiarse en una estación de policía.

Grupos de jóvenes del Partido de los Trabajadores, el partido del gobierno, que decidieron participar en la manifestación, fueron abucheados con gritos de “PT no”. 

Lo que algunos no entendieron fue la obstinación de las fuerzas del orden de impedir a los manifestantes entrar en la Avenida Paulista, célebre por albergar las famosas y multitudinarias marchas de los homosexuales y de los evangélicos que paralizan cada año dicha avenida principal. Alegando motivos de seguridad, la Paulista fue cortada al tráfico en una ciudad que llegó a contar 200 kilómetros de embotellamiento. No obstante, tras horas de enfrentamientos, los manifestantes consiguieron llegar. Mientras tanto, en Río las fuerzas del orden permitieron a la protesta recorrer las calles principales y llegar al centro, lo que evitó mayores enfrentamientos con la policía.

Mientras estaban en curso las violentas protestas en São Paulo, Amnistía Internacional emitió un comunicado condenando el uso de la represión policial y abogando por un diálogo entre Gobierno y manifestantes y condenó los actos de vandalismo al igual que la represión de las fuerzas del orden. Según Amnistía, el derecho al transporte público es tan importante como el derecho a la educación o a la sanidad.

Tanto el gobernador de São Paulo, Gerardo Alkcmin, del partido de la oposición (PSDB), como el alcalde Fernando Haddad, del partido del Gobierno (PT) condenaron duramente los actos de violencia de los manifestantes, menores que los del martes pasado. Ambos se mantuvieron firmes en la voluntad de no ceder a las reivindicaciones.

Alguien podría preguntarse cómo es posible que por una diferencia de aumento de los transportes de 20 centavos de real, las dos mayores ciudades del país hayan podido salir a la calle con tanta violencia, algo desconocido en Brasil en los últimos diez años. A veces, comentaba un periodista brasileño “basta una colilla de cigarro para provocar un incendio”.

Quizás Brasil, a partir de ahora tendrá que acostumbrarse a esas manifestaciones callejeras tan conocidas ya en otros países. Los manifestantes de São Paulo, antes aún de concluir la marcha de protesta del martes, ya anunciaron otra manifestación para el martes próximo.

Hay hasta quién habla de “un antes y un después” de las protestas contra un aumento de 20 céntimos en los billetes de los autobuses.

La esperanza es que, con todos sus defectos y desmanes, esas manifestaciones que podrían multiplicarse ahora en el país, sirvan para hacer crecer la democracia y enriquecer el país en vez de empobrecerlo.

Más información