Colombia, Perú, México y Venezuela, entre los países vigilados por EE UU

Las revelaciones de 'O Globo' y 'The Guardian' muestran el alcance de los programas de la NSA en Latinoamérica

La onda expansiva de las revelaciones de Edward Snowden continúan. Tras sacar a la luz el lunes que Brasil había estado en el punto de mira de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA, en sus siglas en inglés), las ediciones del martes de los diarios O Globo y The Guardian (brasileño y británico, respectivamente) dan a conocer documentación que apunta a que el programa de captación de datos llevado a cabo por Washington también se extendió por varios países latinoamericanos, entre los que están Colombia, México, Venezuela y Perú. El ministro brasileño de Asuntos Exteriores, Antonio Patriota, ha afirmado que su país aún está esperando una respuesta de Estados Unidos.

Según un artículo publicado el martes en O Globo, que también firma Glenn Greenwald, el periodista de The Guardian que se entrevistó con Snowden en Hong Kong, entre enero y marzo de este año agentes de la NSA utilizaron el programa Boundless Informant ("informante sin límites", en inglés) para catalogar llamadas de teléfono y accesos a internet. Siempre según la documentación supuestamente de Snowden, durante un periodo específico, del 2 al 8 de febrero, los agentes estadounidenses también hicieron uso de Prism, el supuesto programa elaborado con la  colaboración con gigantes de internet como Google o Facebook - colaboración negada por estos últimos - para recopilar datos de comunicaciones personales.

Ambos diarios también aseguran que la NSA, en colaboración con la Agencia Central de Inteligencia (CIA) estadounidense, mantuvo oficinas en Brasilia, Bogotá, Caracas, México y Panamá. En el caso brasileño, según la documentación supuestamente filtrada por Snowden, el equipo conjunto tenía la tarea de compilar datos procedentes de un programa específico llamado Fornsat. Toda esta información se coordinaba en una base de operaciones de la NSA en Puerto Rico, un estado libre asociado con EE UU. No hay informaciones sobre lo que hacían los equipos en las otras oficinas latinoamericanas, ni si mantuvieron estos programas después de 2002. Siempre según estos diarios, 65 ciudades en todo el mundo acogían esta clase de equipos especiales.

El artículo de O Globo afirma que, según los documentos filtrados, Estados Unidos no utilizó estos sistemas para captar únicamente información de interés militar o de seguridad nacional, sino también para sus propios intereses económicos en la zona. Así, según el diario carioca, la NSA habría captado con Prism información sobre compras de armas efectuadas por el Gobierno venezolano, datos sobre la política energética y la lucha contra el narcotráfico en México, y habría seguido los movimientos de las FARC en Colombia.

Una serie de mapas publicadas por el rotativo brasileño dan a entender que la NSA implantó en varios países latinoamericanos su sistema X-Keyscore, que identifica mensajes y llamadas telefónicas por el idioma de la conversación. Este sistema habría sido implantado en México, Perú, Venezuela y Colombia, así como en Brasil y en la mayor parte de estados de América Central.

Aunque, según la documentación citada por O Globo, Brasil fue el país más vigilado por la NSA en términos absolutos, es Colombia, el segundo en la lista, el que parece haber atraído más la atención de la inteligencia estadounidense. El artículo recuerda que Colombia tiene con Estados Unidos una relación de cooperación, especialmente en el ámbito militar, sin parangón en el resto del continente. En marzo, cuando el entonces presidente venezolano Hugo Chávez agonizaba en Caracas, las agencias de información redoblaron sus captaciones de datos tanto en Venezuela como en Colombia.

Más información