Japón se rearma ante la creciente amenaza militar china

El país asiático abandona definitivamente su posición pacifista y sube el presupuesto de defensa para comprar aviones, drones, vehículos anfibios; y crear su cuerpo de 'marines'

El primer ministro japonés, Shinzo Abe / KIMIMASA MAYAMA/POOL (EFE)

El creciente poder de China y la constante amenaza de Corea del Norte han decidido al primer ministro de Japón, Shinzo abe, a dar un vuelco a la política de defensa del país asiático, que desde el fin de la Segunda Guerra Mundial ha estado marcada por su Constitución pacifista. Tokio ha anunciado este martes un ambicioso programa de reorganización militar, que incluye la redistribución geográfica de sus efectivos y un incremento del 5% del gasto en el conjunto de los próximos cinco años, con la adquisición de nuevo material bélico, incluidos submarinos, aviones de combate, drones de vigilancia y vehículos anfibios.

El programa, para el periodo 2014-2019, contempla un presupuesto de 24,7 billones de yenes (174.000 millones de euros) para gasto en defensa, frente a 23,5 billones de yenes (165.000 millones de euros) en el quinquenio anterior. La cifra podría reducirse 700.000 yenes (4.900 millones euros) si se cumplen los planes de recorte de costes previstos.

La decisión da marcha atrás a una década de bajada del gasto militar y es una clara señal de la intención de Abe, que llegó a la jefatura de Gobierno hace ahora un año, de dotar a Japón de un ejército más potente para hacer frente a las tensiones territoriales marítimas que tiene con Pekín y la imprevisibilidad de Corea del Norte. El plan viene a sumarse a la creación, anterior, de un Consejo de Seguridad Nacional, que se prevé que concentre mayor poder en las manos de un grupo más reducido de personas.

"China está intentando modificar por la fuerza el status quo en los cielos y los mares de China Oriental y del Sur de China y en otras áreas, basándose en sus propias reivindicaciones, que son incompatibles con el orden internacional", asegura Tokio en el plan de estrategia de seguridad nacional, informa Reuters. "La actitud de China hacia otros países y los movimientos militares, unido a una falta de transparencia en sus políticas militar y de seguridad nacional, suponen una preocupación para Japón y la comunidad internacional y requieren una vigilancia de cerca".

El plan contempla el desplazamiento de tropas del norte del archipiélago a las islas remotas en el suroeste y la creación de su primera unidad de vehículos anfibios, similar a los marines estadounidenses, para responder con velocidad en caso de invasión extranjera de las islas. Tokio prevé desplegar sistemas de alerta temprana, submarinos y sistemas de defensa antimisiles en el área.

Durante la Guerra Fría, el ejército japonés era más bien estático, y la mayoría de los recursos estaban concentrados en el norte y el este para proteger frente a una potencial invasión rusa. Los cambios geopolíticos y, en particular, el ascenso de China –cuyo presupuesto de defensa crece año tras año a ritmos superiores al 10%- han decidido a Japón a situar sus tropas más al sur y al oeste. El plan insta también al Gobierno a reforzar su sistema de defensa antimisiles para contrarrestar "una grave e inminente amenaza" de Corea del Norte.

El programa de defensa quinquenal incluye la compra de cinco submarinos, 17 aviones híbridos de despegue vertical o en pista Osprey, 52 vehículos anfibios y tres drones –probablemente Global Hawk- para mejorar la vigilancia marítima y la defensa, así como el desplazamiento de un avión dotado con radar E-2C a la isla de Okinawa, donde el número de escuadrones de aviones caza pasará de uno a dos. También adquirirá dos destructores equipados con sistemas antimisiles Aegis y 28 nuevos aviones de combate F-35A, un aparato furtivo muy superior a los F-15 que tiene actualmente.

La lista de compras forma parte de los esfuerzos de Abe de normalizar el Ejército de Japón, un país que ha sido oficialmente pacifista desde su derrota en la Segunda Guerra Mundial. Sus fuerzas armadas, muy bien equipadas y profesionales, están limitadas a un papel denominado de autodefensa, algo que Abe quiere cambiar.

Las nuevas pautas de defensa, para un periodo de 10 años, impulsadas por el primer ministro y aprobadas hoy por su gabinete afirman que Tokio introducirá "una fuerza de defensa conjunta dinámica" para que los cuerpos de tierra, mar y aire trabajen juntos de forma más efectiva. "Esperamos hacer una mayor contribución a la paz y la estabilidad de la comunidad internacional mediante un pacifismo proactivo. Esto muestra con transparencia las políticas diplomática y de defensa de nuestro país", ha dicho. Una frase que ha parecido dirigida a China. Estados Unidos y analistas extranjeros afirman que es difícil saber qué está incluido en el presupuesto militar que cada año hace público Pekín, y que las cifras reales son dos o tres veces superiores.

El plan de Abe señala que aunque la alianza de seguridad con Estados Unidos sigue siendo la piedra angular de su defensa, Tokio debe incrementar al mismo tiempo su cooperación con otros países asiáticos, como Corea del Sur, Australia e India.

Algunos países vecinos de Japón –y algunos ciudadanos japoneses- temen que la nueva estrategia de defensa aleje el país de su Constitución pacifista. En Pekín, que mantiene muy frescos los recuerdos de la brutal invasión japonesa en el siglo pasado, la portavoz de Exteriores Hua Chunying ha dicho hoy que la agresión japonesa durante la Segunda Guerra Mundial plantea interrogantes sobre el programa de defensa y las intenciones de Tokio. "Los países asiáticos y la comunidad internacional, incluida China, no podemos sino prestar mucha atención y estar en gran alerta frente a los movimientos pertinentes de Japón".

El gasto militar japonés cayó durante 10 años hasta que Abe lo incrementó un 0,8% este ejercicio. A pesar de ello, en las dos últimas décadas hasta el año pasado, Tokio se ha mantenido como el sexto mayor comprador de armamento del mundo, justo detrás de Reino Unido. El gasto ha subido un 13% en dólares constantes de 2011, según International Peace Research Institute, con sede en Estocolmo. El de China, se ha multiplicado por más de cinco y ha pasado del puesto siete al dos. Pekín anunció en marzo un presupuesto de defensa de 720.168 millones de yuanes (86.170 millones de euros) para 2013, lo que representa un incremento del 10,7% respecto a lo gastado en 2012.

Fuente: IISS, Sinodefence.com, Globalsecurity.org, Ministerio de Defensa de Japón. / EL PAÍS

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana