Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

China envía ocho barcos al Índico sur para la búsqueda del avión desaparecido

Australia finaliza el cuarto día de búsqueda sin hallar restos del MH370

El rastreo de la zona se realiza a ojo desde el aire durante solo dos horas diarias

búsqueda del avión desaparecido en el Índico sur. Reuters Live!

La flota internacional de aeronaves y barcos que busca el avión de Malaysia Airlines desaparecido hace 14 días con 227 pasajeros y 12 tripulantes a bordo ha basculado sus esfuerzos con decisión hacia el océano Índico sur, después de que el primer ministro de Australia, Tony Abbott, anunciara el jueves que habían sido detectados dos objetos flotando en el mar que probablemente pertenezcan al aparato. Australia comenzó a rastrear la zona (a más de 2.000 kilómetros de Perth, la costa más cercana) el martes. Hoy, cuarto día de búsqueda, se ha mirado (literalmente, al haberse decidido prescindir de la búsqueda por radar convencional ante la falta de resultados) en un área de 23.000 kilómetros cuadrados (equivalente a la superficie de la Comunidad Valenciana. 

Cinco aviones han sido enviados este viernes desde Australia para rastrear:  tres P-3 Orion, un P-8 Poseidon de las fuerzas navales estadounidenses y un reactor Bombardier Global Express. Un barco mercante se encuentra ya en la zona, otro se espera que llegue esta noche, y un buque de la armada australiana -el HMAS Success, que es capaz de recuperar cualquier tipo de resto- está también de camino y llegará el sábado, según ha informado la Autoridad de Seguridad Marítima de Australia (AMSA, por sus siglas en inglés), en un comunicado. Las condiciones meteorológicas fueron esta cuarta jornada de búsqueda mucho mejores.

China envía ocho barcos al Índico sur para la búsqueda del avión desaparecido

China ha dado orden a ocho barcos de que se unan a la búsqueda en el Índico sur. Tres de ellos ya han puesto rumbo, aunque no está claro cuándo alcanzarán el objetivo. Son los buques de guerra Kunlunshan, Haikou y Qiandaohu, que estaban colaborando en los trabajos de rastreo cerca de la isla indonesia de Sumatra. Otros cuatro barcos de rescate van a zampar y un rompehielos chino que se encuentra en Perth de regreso de un viaje al Antártico se está preparando para partir “lo antes posible”, según la agencia oficial Xinhua. De los 227 pasajeros que iban en el vuelo MH370, 153 son de nacionalidad china.

Los trabajos de localización de los dos posibles restos en el Índico sur se ven complicados por la distancia a la que se encuentra la zona en que fueron detectados por los satélites, lejos de las rutas normales de navegación marítima, a 2.500 kilómetros de la costa oeste de Australia. Los aviones tienen un tiempo efectivo de búsqueda de solo dos antes de tener que regresar a Perth, ya que el vuelo de ida les lleva unas cuatro horas y el de vuelta otras tantas.

Además, los objetos que se buscan, podrían haberse hundido y estar en el fondo del mar, explicó el primer ministro en funciones de Australia, Warren Truss. Por no hablar de los vientos, el oleaje y las corrientes que pueden moverlos decenas de kilómetros cada día.

“Es una de las zonas más inaccesibles de la Tierra, pero si hay algo ahí abajo, lo encontraremos”, ha asegurado el primer ministro australiano Tony Abbott en Papúa Nueva Guinea, donde se encuentra de visita, informa Reuters. “Se lo debemos a las familias de la gente (en el avión), no podemos hacer menos”. Abbott habló ayer con el presidente chino, a quien el primer ministro australiano describió como “destrozado”.

Una delegación malasia se reunió en Pekín por primera vez con las familias de algunos de los 153 ciudadanos chinos a bordo del avión. En ese encuentro, en un hotel de la capital china, el comandante de operaciones aéreas de la Fuerza Aérea Real malasia, Ackbal bin Haji Abdul Samad, aseguró que es "improbable" que el avión de Malaysian Airlines desaparecido haya sido abatido por cazas militares, ya que pese a que se captó su presencia en radares militares, no tomaron ninguna medida al considerarlo "amigo".

Una delegación de Malasia llegó a Pekín el jueves por la tarde para reunirse con oficiales chinos y también con los parientes de los pasajeros chinos (la mayoría del avión, hasta 153), encuentro que se produjo hoy, viernes, y al que sólo se permitió la entrada a la agencia oficial Xinhua, que publica las declaraciones.

Abbot insistió en que de momento no hay confirmación de que los restos fotografiados correspondan al B-777 desaparecido. "Ahora mismo podrían ser unos contenedores que han caído de un barco, nosotros no lo sabemos", advirtió Abbott. Pero no parece ser el caso ya que uno de los objetos fotografiados mide 24 metros y los contenedores más grandes utilizados en la industria marítima son de 40 pies de largo (unos 12,19 metros).  El otro mide unos cinco metros.

El carguero noruego St. Petersburg de la naviera Höegh Autoliners está desde ayer en el área, pero no ha hallado de momento ningún resto. Las autoridades australianas solicitaron su ayuda, y el mercante, que se dirigía de Madagascar a Melbourne (Australia), se desvió para colaborar en las labores de localización de los dos objetos.

AMSA ha afirmado hoy en su comunicado que el análisis de las imágenes de la Organización de Inteligencia Geoespacial de Australia (AGO) identificó dos objetos “creíbles”, pero ha advertido que podrían no tener relación con la búsqueda del MH370. “Son objetos de un tamaño razonable y probablemente llenos de agua que se mueven arriba y abajo sobre la superficie”, explicó el jueves John Young, responsable de la unidad de respuesta de emergencia del organismo marítimo. Los dos posibles restos fueron fotografiados el domingo pasado, por lo que llevan días siendo arrastrados por las fuertes corrientes y podrían encontrarse, si continúan flotando, a gran distancia de donde fueron identificados.Young también explicó que al no haber detectado nada con los radares, AMSA "ha replanteado la búsqueda de manera visual".

Camberra ha asegurado que los cuatros días transcurridos desde que fueron tomadas las imágenes de satélite de los objetos hasta que fue comunicado el hallazgo ayer se han debido a la gran cantidad de información de diferentes organismo que ha sido preciso analizar. Las fotografías fueron suministradas por la compañía estadounidense DigitalGlobe. AMSA ha señalado que a ella le fueron entregadas por la Organización de Inteligencia Geoespacial de Australia el jueves por la mañana.

Warren Truss, viceministro de Australia, ha asegurado hoy que intentarán lograr más imágenes de satélite y con mayor resolución para averiguar dónde se encuentran ahora los restos. A partir de ahí, hará falta localizar las cajas negras del avión, una tarea muy compleja en un océano sacudido con frecuencia por las tormentas, y con una profundidad medida de 3.900 metros. A las cajas negras, solo les queda batería para emitir señales de localización 16 días más.

Las circunstancias en las que se esfumó el vuelo MH370 de Malaysia Airlines en la madrugada del 8 de marzo menos de una hora después de despegar de Kuala Lumpur con destino Pekín siguen siendo un misterio. Los investigadores dan por seguro que alguien con conocimientos avanzados tanto del Boeing 777-200ER como de aviación comercial desconectó los sistemas de comunicación del aparato, y lo desvió miles de kilómetros de su ruta original.

Se sospecha que alguien saboteó y secuestró el avión. La mirada está centrada en el piloto, Zaharie Ahmad Shah, de 53 años, y el copiloto, Fariq Abdul Hamid, de 27 años. También están siendo investigados el resto de la tripulación y el pasaje. La ausencia de reivindicaciones terroristas ha hecho pensar que podría tratarse de un intento de suicidio. Otra teoría contemplada es que se produjera algún hecho extraordinario en pleno vuelo que incapacitara a la tripulación para volar el avión, y este estuviera en modo de pilotaje automático durante varias horas hasta que se le acabó el combustible y se estrelló.

Si los objetos que flotan en el Índico sur pertenecen al avión desaparecido, la pista del secuestro terrorista perdería peso, ante la pregunta de por qué alguien querría hacerse con el aparato y llevarlo hacia el Sur hasta quedarse sin combustible.

Hasta ahora, poco se sabe de lo que ocurrió con el MH370 desde que se volatilizó de los radares. Malasia ha pedido al FBI estadounidense que le ayude a recuperar los datos que fueron borrados en el simulador de vuelo casero que tenía Zaharie en su casa, en Kuala Lumpur.

Más información