Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Violencia en Nigeria

Boko Haram secuestra a más de 100 niñas de una escuela en Nigeria

La secta islamista se opone a la educación occidental y propugna la ‘sharía’

Familiar de una de las víctimas de los atentados perpretados el pasado lunes por Boko Haram. REUTERS

Tras sembrar de muertos el lunes Abuya, la capital de Nigeria, mediante la colocación de una bomba en una estación de autobuses, la secta radical islamista Boko Haram ha continuado su ofensiva con el secuestro de entre 100 y 200 niñas en un instituto situado en la localidad de Chibok, en el Estado nororiental de Borno. Borno es uno de los más afectados por las acciones terroristas de Boko Haram y, junto a los de Yobe y Adamawa, se halla en estado de excepción desde hace tiempo.

Las autoridades educativas de Borno confirmaron el suceso e indicaron que están tratando de averiguar el número exacto de víctimas, ya que muchas jóvenes huyeron durante la emboscada aprovechando la oscuridad de la noche. Tras un ataque contra un internado en el vecino Estado de Yobe, en el que murieron decenas de estudiantes en febrero, las autoridades ordenaron el mes pasado el cierre de todos los centros públicos para proteger a los pupilos. Un funcionario educativo señaló que las alumnas secuestradas habían vuelto al instituto para hacer unos exámenes.

Las cosas están muy mal aquí y todo el mundo está preocupado”

Audu Musa

“Más de 100 estudiantes de nuestro instituto público de secundaria en Chibok han sido secuestradas”, señaló sobre el incidente Audu Musa, que enseña en otra escuela de la localidad, a 140 kilómetros al sur de la capital del Estado, Maiduguri. Musa añadió que había visto ocho cadáveres en el área este martes por la mañana, sin poder averiguar la identidad de las víctimas. “Las cosas están muy mal aquí y todo el mundo está preocupado”, explicó. Una de las estudiantes del internado explicó, amparada en el anonimato, que los terroristas, que irrumpieron en el centro mientras las niñas dormían, saquearon la despensa y las reservas de combustible y abandonaron el lugar a bordo de varios camiones cargados con las rehenes y las provisiones.

Con el secuestro de las menores, Boko Haram encadena tres ataques consecutivos de impacto. El domingo causó al menos 98 muertos en tres localidades del mismo Estado, Borno. El lunes, perpetró una matanza, que dejó al menos 71 muertos y 124 heridos, en una terminal de autobuses a las afueras de Abuya, repleta de pasajeros que se dirigían a sus puestos de trabajo en plena hora punta de la mañana. Horas después, hombres armados presuntamente pertenecientes al grupo perpetraron el secuestro.

Boko Haram, que en la lengua local hausa significa “la educación occidental es pecado”, se creó en 2002 con el objetivo de propagar la yihad y crear un Estado islámico en Nigeria regido por la sharía o ley islámica. En 2009 comenzó sus acciones armadas, y ese mismo año su fundador, Mohamed Yusuf, murió cuando se hallaba bajo custodia policial. Yusuf fue sustituido por Abubakar Shekau, que perdió la vida en una operación antiterrorista en 2013. Desde el inicio de su ofensiva armada, Boko Haram ha causado más de 4.000 muertos, 1.500 de ellos en lo que va de año.

Nigeria, el país más poblado de África, tiene unos 170 millones de habitantes integrados en más de 200 grupos tribales. Los musulmanes son mayoritarios en el norte, mientras que el sur es predominantemente cristiano.