Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Frente Nacional se planta en cabeza ante las europeas

Los sondeos sitúan como fuerza más votada a la extrema derecha francesa

Jean-Marie Le Pen besa a su hija Marine, el viernes en un café de París. Ampliar foto
Jean-Marie Le Pen besa a su hija Marine, el viernes en un café de París. AFP

A un mes de las elecciones europeas del 25 de mayo, el partido de extrema derecha del Frente Nacional (FN) se consolida en Francia como favorito para los comicios. Un sondeo publicado este viernes lo sitúa de nuevo en cabeza, con el 24% de la intención de voto, dos puntos por delante de la conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP, 22%), y con el Partido Socialista relegado al tercer lugar, con el 20%. Con los socialistas divididos por el plan de ahorro de 50.000 millones de euros del Gobierno de Manuel Valls y la oposición de la UMP desorientada por el giro centrista del presidente François Hollande, serían, de confirmarse las previsiones, las primeras elecciones lideradas a nivel nacional por el partido de Marine Le Pen.

“Tenemos la capacidad de llegar en cabeza, siempre y cuando los franceses opuestos a la Unión Europea voten y no expresen su desacuerdo con la abstención”, reaccionó satisfecha la líder del partido y cabeza de lista para la región del noroeste. “El resultado del FN será el que llegará a las instancias europeas y les obligará a decir ‘hay que frenar las políticas de austeridad’ y ‘la apertura total de las fronteras”, añadió.

El sondeo publicado el viernes sitúa como cuarta fuerza a la centrista UDI-Modem-l'Alternative (9%). A continuación figuran el Frente de Izquierda (7,5%) y los antiguos socios de gobierno de Europe Ecologie-Les Verts (7%). La misma encuesta prevé una abstención récord en estos comicios, ya que sólo el 35% de los encuestados asegura estar seguro de acudir a las urnas, cuando la tasa de participación fue del 41,31% en las pasadas europeas en Francia.

El Frente Nacional consolidaría así su estatuto de favorito real. Una encuesta del pasado octubre situaba ya por primera vez al partido —fundado por Jean-Marie Le Pen en 1972— como fuerza potencialmente más votada. Desde entonces, otros sondeos han apuntado la misma tendencia. Los resultados que se apuntan permitirían al FN cumplir con su objetivo de contar con más de una quincena de eurodiputados (actualmente dispone de tres) con la misión de “impedir avanzar a la UE”.

Las previsiones culminan la estrategia de búsqueda de respetabilidad emprendida por Marine Le Pen desde que tomó las riendas del partido de su padre en 2011 y que ya se confirmaron con las 11 alcaldías logradas en las municipales de marzo. Con un discurso más económico y enfocado en la protección de los humildes ante las élites europeas —en contraste con el liberalismo de su padre— se anuncia como la gran vencedora del ambiente de euroescepticismo. Los casos de corrupción y de conflicto de interés que han sacudido a la UMP y al PS y el polémico plan de ahorro que del Gobierno socialista, que incluye la congelación de pensiones y el sueldo de los funcionarios, refuerzan su mensaje favorito: el de denunciar “la impostura” de la UMP y el PS, dos partidos “siameses” vendidos a las imposiciones de Bruselas.

Este euroescepticismo ambiente, con el doble peligro del abstencionismo y del voto extremista, no ha escapado a las principales formaciones. En su programa para las elecciones europeas, el PS dedica un capítulo a “¿qué responder a Marine Le Pen?”.