Erdogan advierte de que Kobane está a punto de caer en manos del EI

Tras semanas de asedio, los yihadistas ganan terreno frente a las milicias kurdas

Tropas turcas frente a una colina, coronoada con la bandera del Estado Islámico, en Suruc, en la frontera turca / Foto: AFP | Vídeo: Reuters

Tras semanas de asedio yihadista, "Kobane está a punto de caer", ha advertido este martes el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en declaraciones televisadas. Los milicianos del Estado Islámico(EI) han logrado avanzar en las últimas horas por el suroeste de la localidad siria de Kobane, con mayoría de población kurda y situada junto a la frontera con Turquía, según ha informado Rami Abdulrahman, el presidente del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), una ONG con sede en Londres y una amplia red de informadores sobre el terreno en Siria. Al amanecer del martes, la coalición bombardeó cinco veces las zonas donde se encontraban milicianos del EI en el este y el suroeste de la población, asegura el OSDH. Erdogan ha hecho hincapié en que la estrategia de los bombardeos de la coalición internacional sobre posiciones del EI en Irak y Siria no es suficiente para detener la ofensiva de los extremistas suníes. "El terror no se detendrá [...] hasta que cooperemos para una operación terrestre", ha zanjado Erdogan.

"Están a unos 50 metros dentro del suroeste de la ciudad", ha explicado Abdulrahman. Más de 2.000 kurdos sirios, incluidos mujeres y niños han sido evacuados de esta localidad en las últimas horas, según ha confirmado un portavoz de la formación kurda siria Partido de la Unión Democrática (PYD) a Reuters.

Desde Kobane, un alto cargo del PYD, Idris Nahsen, informó este lunes a la agencia France Presse que las milicias kurdas, conocidas como las Unidades de Protección Popular, han frenado el avance yihadista en el este. Nahsen señala que los bombardeos de la coalición internacional "ayudan, pero no lo suficiente". EE UU informó de que realizó un bombardeo aéreo el lunes sobre "dos posiciones" al sur de la localidad.

El partido kurdo sirio (PYD) y las milicias kurdas llevan semanas insistiendo en que precisan de armamento más potente y de apoyo militar terrestre para hacer frente a la ofensiva yihadista. Nahsen añadió que los kurdos están en contacto con la coalición internacional y Turquía en busca de una mayor asistencia frente al asedio yihadista, que cumple casi tres semanas. El OSDH asegura que durante este tiempo ha registrado al menos 412 muertes en Kobane. La ONG especifica que la cifra incluye caídos de ambos mandos y civiles.

El Estado Islámico tomó en la noche del lunes al martes varios edificios del suroeste de la localidad tras atacar desde dos frentes. Su avance les ha permitido izar dos banderas del Estado Islámico en la zona oriental de Kobane, según han podido observar reporteros de Reuters desde la frontera turca. En la zona se han escuchado intercambios de disparos a lo largo de la noche del lunes y la mañana del martes.

Antes de la ofensiva, Kobane, conocida como Ayn al Arab en árabe, albergaba a decenas de refugiados de la guerra civil en Siria, que ha derivado en cientos de batallas locales entre facciones, además de los combates contra las fuerzas del régimen que preside Bachar el Asad.

El Estado Islámico ha reforzado en los últimos días su ofensiva contra esta localidad de mayoría kurda, a pesar de los ataques que ha recibido de la coalición militar liderada por Estados Unidos. Tras semanas de asedio, los yihadistas lograron penetrar en la ciudad el lunes y tomar varios edificios en el este de la localidad. El grupo extremista suní tiene el objetivo de tomar Kobane para consolidar sus posiciones en el norte de Irak y Siria, donde pretende imponer su califato islámico.

Manifestaciones en Turquía en contra de la pasividad del Gobierno

Varios barrios de Estambul y numerosas ciudades del sureste de Turquía han vuelto a ser escenario de violentas manifestaciones este martes ante el avance de los yihadistas sobre Kobane, informa el diario Hürriyet. Los manifestantes reprochan al Gobierno su pasividad ante el asedio y su negativa de permitir que llegue ayuda humanitaria y militar turca a esa ciudad siria. Turquía realizó el lunes numerosos movimientos de tanques en el tramo de la frontera siria frente a Kobane.

 Reuters Live!

Más de 160.000 personas han huido a Turquía desde la región de Kobane tras el avance del EI. Destacamentos de la gendarmería turca, con numerosos vehículos antidisturbios, patrullan la frontera desde hace más de dos semanas ante la llegada masiva de refugiados. En reiteradas ocasiones ha evacuado la zona fronteriza e impedido también el paso a la prensa. Casi a diario, las manifestaciones kurdas locales en la zona fronteriza han sido dispersadas con gas lacrimógeno, aun cuando eran prácticamente pacíficas, destaca la agencia Efe. El primer ministro turco aseguró el lunes, en una entrevista televisada, que Turquía hará "todo lo posible por ayudar a las personas en Kobane", aunque admitió que "enviar infantería es, obviamente, una decisión aparte". El Gobierno de Ankara es reticente a enviar armas a milicias kurdas ya que temen que acaben en manos de la guerrilla kurda del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, en kurdo), milicia separatista que se alzó en armas en 1984.

Numerosos dirigentes kurdos han avisado de que la caída de Kobane, de la que culpan a Ankara, pondría en peligro las negociaciones entre Turquía y la guerrilla kurda del PKK. En las últimas semanas, combatientes del PKK han contribuido a frenar a los yihadistas en Irak y también se están enfrentando a ellos en Siria.

Más información