Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Rajoy presiona a Tsipras: “España prestó a Grecia y no le sobra el dinero”

Atenas ve el miedo al auge de Podemos tras la posición del Gobierno español

Rajoy llegando al Consejo Europeo. El País-LIVE! / EFE

El Gobierno español se ha convertido, con el portugués, en el más crítico con el Ejecutivo de Alexis Tsipras, el ejemplo en el que se está fijando Podemos, una formación que centra cada vez más la estrategia de La Moncloa. En la primera cumbre en Bruselas tras la victoria de Syriza, Mariano Rajoy dejó claro que piensa mantener esa línea de dureza e incluso antes de empezar la reunión ya reclamó a Tsipras que se comprometa a devolver el dinero prestado “en condiciones magníficas”.

Rajoy recordó que países como España, en dificultades, decidieron prestar a Grecia y ahora tienen derecho a que se les devuelva. “Europa es enormemente solidaria. Un país como España prestó 26.000 millones de euros a Grecia. Tampoco nos sobra el dinero. No se puede construir Europa si todos decidimos no cumplir nuestros compromisos. Espero que haya sensatez y sentido común. No puedo contemplar el escenario de que Grecia no cumpla sus compromisos”, aseguró el presidente.

El Gobierno español está especialmente indignado por la actitud de los primeros días del Ejecutivo griego. Las declaraciones públicas, pero sobre todo los comentarios en privado, lo dejan claro. Rajoy y su equipo saben que cualquier cosa que logre Tsipras será inmediatamente aprovechada por Podemos como efecto espejo. El presidente cree que no habrá “contagio político” entre Grecia y España pero sabe que Pablo Iglesias aprovechará cualquier éxito de Tsipras. Si lograra por ejemplo aprobar el prometido salario mínimo de 751 euros al mes cuando en España Rajoy lo ha fijado para 2015 en 648,6, con una subida mínima de tres euros, sería utilizado en contra del PP.

En cualquier caso el Gobierno español no trabaja con un escenario de ruptura y está convencido de que al final habrá un acuerdo, Grecia no saldrá del euro, Tsipras cederá y no podrá cumplir lo que ha prometido a los griegos y eso perjudicará también a Podemos, ya que se verá que en Europa hay poco margen para alternativas.

El presidente dejó la diplomacia de lado y fue muy claro: “En este momento, Grecia no tiene quien le preste, solo la UE. Estamos hablando de más de 200.000 millones de euros. España ha aportado 26.000. Grecia tiene 30 años para pagar, y durante los 10 primeros años no paga principal, sólo intereses. Son unas condiciones magníficas. Vamos a esperar que el Gobierno griego nos diga lo que quiere, pero quien recibe la solidaridad debe cumplir los compromisos. Intentaremos ser constructivos, pero Europa se construye sobre la base de que todo el mundo cumple sus compromisos”, insistió.

La dureza del Gobierno español llegó hasta el punto de que el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, aseguró que la solidaridad de España en el rescate a Grecia ha impedido al Gobierno de Rajoy subir las prestaciones por desempleo y las pensiones.

El Ejecutivo español no admite la influencia de Podemos en esta posición tan dura con Tsipras, pero Grecia sí acusó este jueves a España y Portugal de entorpecer las negociaciones y de hacer gala de una posición muy dura “por asuntos de política interna”, según explicó un alto cargo del Gobierno heleno ante varios periodistas. “Toda la negociación depende más de decisiones puramente políticas que de la situación económica: las necesidades financieras de Grecia son mínimas”, según la misma fuente. En círculos europeos se considera que la posición de España y Portugal sí está condicionada por esos riesgos de contagio político de la victoria de Syriza.

Más información