Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maduro acusa a Felipe González de “apoyar un golpe” contra él

El mandatario venezolano califica al expresidente español de “lobbista”

La respuesta del presidente venezolano, Nicolás Maduro, a la decisión del expresidente español Felipe González de hacerse cargo de la defensa de los dos principales presos políticos del régimen chavista, adelantada por EL PAÍS, no se ha hecho esperar. Maduro ha calificado a Felipe González como “un lobbista” responsable de la dirección de lo que Maduro llamó “el eje Madrid-Bogotá”, que supuestamente conspira contra la revolución bolivariana. “González se ha incorporado abiertamente a apoyar el golpe contra Venezuela, el golpe contra mí”, ha afirmado.

Las palabras del mandatario venezolano se registraron durante la emisión del programa En contacto con Maduro, que todos los martes por la noche se transmite por radio y televisión. Sus referencias al expresidente de Gobierno español se producen dos días después de que se conociera que González se apresta a participar en la defensa de Leopoldo López y Antonio Ledezma, dos líderes opositores venezolanos encarcelados en la prisión militar de Ramo Verde, a las afueras de Caracas.

Dijo Maduro que González “fue echado por Chávez de Miraflores”, en alusión al palacio que sirve de sede a la presidencia de la República en Venezuela. De acuerdo con Maduro, “en 2005 o 2006” el expresidente español y líder socialista se habría reunido con el entonces presidente Hugo Chávez “para proponer que vendiera la Cantv a una empresa telefónica que González representaba”. Cantv es la principal compañía de telecomunicaciones de Venezuela, propiedad de la estadounidense Verizon hasta que en 2006 Chávez la nacionalizó.

En su intervención, plagada de denuncias sobre una supuesta campaña mediática contra su Gobierno, Maduro identificó dos “ejes” desde los que se impulsaría la confrontación contra Caracas: el formado por Bogotá y Miami, a cargo —siempre según Maduro— del asesor político venezolano Juan José Rendón, y el Madrid-Bogotá, ahora bajo la dirección de González.

“Por un buen sueldo muy grande en euros se sumó a la campaña en favor de los golpistas”, dijo el sucesor de Chávez en la presidencia de Venezuela, quien, para dar verosimilitud a su versión, recordó que al expresidente español se le concedió en 2014 la ciudadanía colombiana. Maduro dedicó buena parte de su programa a difundir el alcance de la campaña de recolección de firmas que su Gobierno adelanta en Venezuela para solicitar a Barack Obama la derogación de la orden ejecutiva firmada por el presidente estadounidense el 9 de marzo, y en la que impone sanciones de congelación de bienes a siete funcionarios venezolanos que, según el Ejecutivo norteamericano, incurrieron en ataques a los derechos humanos para sofocar las protestas opositoras del primer semestre de 2014, que causaron 43 muertos.

Más información