Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Al menos 37 muertos en un atentado en un hotel español en Túnez

Un hombre armado abre fuego en un hotel español de Port Kantaoui, en Susa

El terrorismo se ceba de nuevo con Túnez, el único país donde la primavera árabe de 2011 terminó con décadas de dictadura para engendrar un Estado democrático de derecho. Al menos 37 personas murieron y 36 resultaron heridas este viernes cuando al menos un hombre disparó a las 11:30 contra los clientes de dos hoteles situados en la ciudad de Susa, a 140 kilómetros de la capital. El Estado Islámico reivindicó el sangriento ataque a través de Twitter, según informó Reuters a última hora de la noche de este viernes.

Uno de los establecimientos atacados, el Imperial Marhaba, pertenece a la cadena española Riu. No obstante, fuentes diplomáticas españolas aseguran que España no tiene constancia de que haya algún español entre las víctimas, aunque no lo pueden descartar completamente informa Miguel González. Según el Ministerio de Sanidad de Túnez no había españoles registrados en el hotel y la mayoría de las víctimas son alemanes, británicos, belgas y tunecinos.

El asaltante murió en el ataque, según la policía. Hasta el momento no se ha aclarado si el terrorista actuó solo o tenía cómplices, aunque sí se produjeron más detenciones. Otro hombre fue arrestado horas después cerca de la entrada de una autopista. Y un tercero fue detenido por la policía en medio de una multitud que trataba de lincharlo. En cuanto al terrorista abatido, se trataba de un estudiante originario de la región de Kairouan, en el centro del país, al que los servicios de espionaje no tenían identificado. Llegó a la playa más cercana al hotel sobre una embarcación, vestido como si fuera a bañarse. Llevaba un fusil Kaláshnikov escondido en una sombrilla y comenzó a disparar.

La ministra de Turismo, Selma Elloumi, calificó el atentado como una catástrofe económica. El país aún padece las consecuencias económicas del golpe que tres terroristas perpetraron el 18 de marzo en el museo del Bardo, en la capital. En esa ocasión murieron 21 turistas, dos de ellos españoles, además de los tres integristas. Desde entonces, el Gobierno reforzó la seguridad de los principales lugares turísticos. Pero las manifestaciones, las huelgas, el caos inherente a cualquier transición democrática y, sobre todo, el terrorismo, han alejado a los veraneantes europeos de las costas tunecinas.

El museo del Bardo ofrecía esta semana una buena imagen del aislamiento al que los islamistas pretenden someter al país. Sus 34 salas estaban casi vacías. La huella de los balazos aún podía verse sobre las paredes, las vitrinas y las ventanas, mientras dos policías sin demasiado trabajo, paseaban entre los mosaicos romanos como si fueran dos turistas.

En Túnez ya se venía registrando el descenso de las visitas desde el inicio de la revolución que terminó en 2011 con la dictadura de Zine el Abidine Ben Ali. Pero la caída ha sido notable en este semestre. De enero a junio, el número de turistas extranjeros descendió en un 21,9% respecto al año pasado. Los europeos, que son el principal mercado de Túnez, han bajado su presencia en un 45% en los últimos cuatro años, según las cifras que facilitó este martes el ministerio de Turismo.

"El terrorismo yihadista puede golpear en cualquier parte", comentaba hace un mes a este diario un ministro del Gobierno de Beji Caid Essebi. "Ha golpeado ya en Londres, Nueva York, París, Madrid… ¿Por qué solo Túnez tiene que sufrir las pérdidas económicas?" El problema para Túnez es que los yihadistas apuntan una y otra vez contra el sector turístico, vital para el país. Ya en octubre de 2013 un suicida se mató con una bomba en la playa de Susa, aunque en esa ocasión no hubo víctimas.

El presidente Caid Essebi, de 88 años, se desplazó a Susa tras el atentado y declaró: "Estamos ante un movimiento internacional. Túnez no puede enfrentar en soledad a los yihadistas. El mismo día, a la misma hora, Francia ha sido objeto de una acción paralela. Y Kuwait, también. Esa es la prueba de que necesitamos una estrategia global, donde todos los países democráticos unamos nuestras fuerzas".

Un mes después de ganar por 11 puntos las elecciones presidenciales de diciembre de 2014, el laico Caid Essebsi, decidió incorporar a su Gobierno a los islamistas moderados de Ennahda. La alianza ha funcionado más o menos bien en este tiempo. Los islamistas han moderado su discurso y este viernes convocaron a los tunecinos a expresar en la calle su cólera contra el terrorismo. "Apuntar contra los turistas es apuntar contra todos los tunecinos", indicó este partido en un comunicado.

La coalición entre islamistas y laicos funciona. Pero Túnez es uno de los países que más guerrilleros extranjeros -unos 3.000- aporta a las filas del Estado Islámico. Y la frágil democracia de Túnez, a la que el mundo musulmán mira con lupa, porque ahí fue donde nació la primavera árabe, tiene que vérselas cada semana con una tormenta distinta.

Raro es el día en que no hay huelga. Los maestros, los enfermeros, médicos, los empleados de la industria del fosfato… Todos ellos han desafiado al Gobierno con cientos de reclamos. Y además de eso, a finales de mayo comenzó a brotar en las redes sociales una campaña bajo el lema "¿Dónde está el petróleo?" que acusa al Gobierno de esconder la riqueza del país en beneficio de unos cuantos. Muchos analistas consideran que detrás de esta campaña de apariencia espontánea y anárquica se esconde la mano oscura de una oposición que se vale de cualquier medio para desgastar al Gobierno.

Por si no fueran pocos todos esos problemas -las huelgas, las campañas contra el Gobierno y el terrorismo- el Gobierno aún tiene que hacer frente a la amenaza libia, un país con el que comparte 500 kilómetros de frontera en buena parte desértica y porosa. Por eso, el presidente Caid Essebi insiste en que Túnez no puede enfrentarse a solas a la amenaza islamista. Y no deja de pedir ayuda.

RIU, una cadena hotelera balear

La empresa RIU es una cadena hotelera balear creada en un hotel pequeño en Palma, informa Andreu Manresa. Una portavoz de la cadena, Claudia Schunk, ha explicado que no cuentan actualmente con ningún tipo de información oficial por parte de las autoridades tunecinas y que están en estos momentos recabando todos los datos posibles para poder ofrecer una "versión veraz" de lo ocurrido este viernes. La empresa cuenta con 105 hoteles repartidos por todo el mundo: siete de ellos en Túnez.