Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Schäuble se distancia de Merkel al insistir en la salida de Grecia del euro

El ministro alemán admite que Atenas necesita una quita, pero la ve imposible en la eurozona

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble.

Pocas horas después de que el Parlamento griego aprobara las reformas necesarias para comenzar a negociar un tercer programa de ayudas, Alemania da muestras de no creer en un acuerdo que fue diseñado en Berlín. El ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, insiste en la propuesta que hizo a Atenas de una salida temporal del euro. En una entrevista con la radio pública, el líder de la facción dura del Gobierno alemán admite que muchos economistas sostienen que Grecia no podrá solucionar sus problemas si no obtiene una rebaja sustancial en su deuda. “Pero esa quita es incompatible con la pertenencia a la unión monetaria”, aseguró Schäuble.

Schäuble ha mostrado en los últimos días su preferencia por una Grecia fuera del euro. “Hay mucha gente, también en el Gobierno alemán, que están convencidos de que esta sería una solución mucho mejor para Grecia y los griegos”, dijo el veterano democristiano el martes en Bruselas. Con estos comentarios, Schäuble evidencia su distanciamiento de la líder de su partido y jefa del Gobierno, la canciller Angela Merkel, cuyo portavoz había dicho el miércoles que después del acuerdo alcanzado el fin de semana, no hay ninguna necesidad de pensar en planes alternativos.

Hace tiempo que Schäuble considera que la mejor solución para todos en Europa es que Grecia abandone una unión monetaria para la que cree que nunca estuvo preparada, y que el resto de miembros de la eurozona avancen en la intergración europea. Merkel, por el contrario, está dispuesta a evitar el Grexit, siempre y cuando las autoridades de Atenas se comprometan a un duro plan de ajustes a cambio de la ayuda europea.

El ministerio que dirige Schäuble abordó la negociación del pasado fin de semana con el convencimiento de que la crisis griega no podía continuar deteriorando la credibilidad del proyecto europeo. Por eso presentaron a Atenas un plan con dos alternativas: o bien solicitaba un programa de ayuda condicionado a unas reformas muy exigentes o bien elegía una salida temporal y ordenada del euro, que asegurara que el país no cayera en el caos. Finalmente, el Gobierno de Alexis Tsipras eligió la primera opción, pero en el equipo de Schäuble no están convencidos de que este plan vaya a funcionar; y por eso consideran que el plan b sigue siendo una opción muy real.

En la entrevista radiofónica, Schäuble muestra su preocupación por las cada vez mayores necesidades de financiación de Grecia, que en poco tiempo han pasado de una estimación de 10.000 millones de euros a 80.000. "Nadie sabe cómo puede superar la crisis sin una quita de la deuda. Esa es la situación", ha señalado.

Más información