Venezuela cierra su frontera con Colombia tras un ataque a militares

El presidente Nicolás Maduro decretó el cierre de la frontera con Colombia por al menos 72 horas luego de que tres militares venezolanos y un civil resultaran heridos

Contrabandistas de gasolina en la frontera de Colombia y Venezuela, en 2009. REUTERS

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, decretó el cierre de la frontera con Colombia por al menos 72 horas después de que este miércoles en la noche tres militares venezolanos y un civil resultaran heridos en un incidente ocurrido en la población de San Antonio del Táchira (Andes del sureste del país) y que el Gobierno de Caracas calificó de “emboscada”.

Los efectivos militares venezolanos llevaban a cabo una redada contra el llamado “contrabando de extracción”, el trasvase de productos subsidiados de Venezuela a mercados colombianos, donde se pagan mucho mejor. De acuerdo con la versión oficial, mientras las tropas rodeaban un cobertizo donde se almacenaba mercancía, fueron atacadas por la retaguardia con armas largas “por una pareja que iba en motocicleta, muy al estilo paramilitar”, tal como relató Maduro en un contacto telefónico con la estatal Venezolana de Televisión (VTV).

El ataque tuvo lugar en el barrio Simón Bolívar de San Antonio del Táchira, contigua a la frontera con Colombia y cercana a la ciudad de Cúcuta, capital del departamento de Norte de Santander (Colombia). De acuerdo con los primeros partes, resultaron heridos de gravedad los tenientes del Ejército venezolano Daniel Veloz y Alexis Rodríguez. Un cabo y un civil también sufrieron heridas de bala, aunque de menor consideración.

El presidente Maduro aseguró que se buscaría “hasta debajo de las piedras” a los responsables, y justificó como parte de ese esfuerzo el cierre temporal de la frontera con Colombia. Pidió colaboración a las autoridades del vecino país, para capturar a los atacantes “en caso de que pasen hacia allá”.

El incidente podría ocasionar nuevas fricciones en las relaciones entre Caracas y Bogotá, siempre frágiles y susceptibles a cualquier estímulo desde que el chavismo arribó al poder en 1999.

El Gobierno de Maduro declaró en 2014 la guerra al contrabando de extracción, al que culpa de desviar a Colombia hasta 40% de los bienes que se ofrecen en el mercado venezolano, y de formar parte de la llamada “Guerra Económica” contra él régimen revolucionario de Caracas.

La presión de las autoridades militares venezolanas sobre el tránsito de personas y mercancías por la frontera binacional, una de las más vivas en toda América del Sur, ha causado malestar en la población, en especial, del lado colombiano, cuyo bienestar depende en gran medida de la actividad económica del lado venezolano. Múltiples manifestaciones de protesta han tenido lugar tanto en la frontera sur, entre Táchira y Norte de Santander, como en la septentrional, entre el estado venezolano de Zulia y él departamento colombiano de La Guajira. Caracas sigue culpando a la inmigración de origen colombiano de “importar” nuevas modalidades del crimen al país, mientras adelanta una intensa campaña de deportación de ciudadanos colombianos.

Más información