Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Canadá se retira de la coalición de combate contra el Estado Islámico

Trudeau anuncia a Obama que su país dejará de formar parte de la misión aérea que combate al ISIS

El recién elegido primer ministro de Canadá, el liberal Justin Trudeau, ha anunciado tras su victoria electoral del lunes que retirará a su país de la operaciones aéreas contra el Estado Islámico en Siria e Irak. Trudeau comunicó su decisión al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante la llamada telefónica que ambos mantuvieron tras conocerse los resultados. El primer ministro designado, que sustituirá en el cargo al conservador Stephen Harper, adquirió este compromiso durante la campaña.

El gesto de Trudeau supone la retirada de los aviones de combate que hasta ahora participaban en las operaciones estadounidenses en Irak y Siria. Sin embargo, el político quebequés, que no especificó la fecha en la que esta decisión será efectiva, aseguró que Canadá seguirá participando “de manera responsable” en la lucha contra el yihadismo. El ejército canadiense cuenta con unos 600 efectivos militares de apoyo en Kuwait como parte de esta operación.

El nuevo primer ministro, que venció en las elecciones bajo la bandera del cambio tras una década de mandatos conservadores de Harper, quiere volver al Canadá de las políticas de consenso y la cooperación internacional. Trudeau, de 43 años e hijo de Pierre Trudeau, que fue primer ministro entre 1968 y 1984, logró la victoria con un 39.5% de los votos en los comicios con mayor participación desde 1993.

“Quiero decir esto a nuestros amigos en todo el mundo: muchos os habéis preocupado de que Canadá perdiera su voz compasiva y constructiva en los últimos 10 años”, declaró Trudeau en su discurso de victoria. “Yo tengo un mensaje en nombre de los 35 millones de canadienses: estamos de regreso”.

Además de la retirada de los aviones de combate, Trudeau ha dado ejemplo de ese cambio con el compromiso de acoger a 25.000 refugiados sirios antes de finales de año. Canadá rechazó recibir a más personas afectadas por el conflicto en Irak y Siria durante el mandato de Harper, el primer ministro más conservador de la historia reciente del país.

La Casa Blanca afirmó este martes que el presidente Barack Obama había llamado a Trudeau para felicitarle por su victoria. La oficina presidencial publicó un comunicado posteriormente en el que asegura que los dos líderes “están comprometidos a fortalecer sus esfuerzos conjuntos para promover el comercio, combatir el terrorismo y mitigar los efectos del cambio climático”.

Trudeau, por su parte, declaró que Obama se había mostrado comprensivo con su compromiso de retirar los seis aviones de combate que participan en las operaciones aéreas contra el Estado Islámico en varias localizaciones de Siria e Irak. El nuevo líder canadiense defiende que el papel de Canadá debe limitarse a las labores de entrenamiento, en claro contraste con la posición de Harper, que alegó que este cambio perjudicaría a las relaciones con Estados Unidos.

El nuevo primer ministro comparte importantes puntos de encuentro con la Administración Obama, como un nuevo impulso a las medidas para luchar contra el cambio climático, el acuerdo comercial del Pacífico. Trudeau apoya proyecto Keystone, un oleoducto que debe llevar petróleo de la provincia canadiense de Alberta a Estados Unidos, y está pendiente de la aprobación del Gobierno estadounidense.

Más información