Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos 12 mexicanos buscan ampararse para consumir marihuana

Seis personas pidieron permiso este miércoles para cultivar cannabis para autoconsumo

La senadora Cristina Diaz ha propuesto regular la marihuana medicinal. AP

El fallo de la Suprema Corte de Justicia que amparó a cuatro ciudadanos para cultivar marihuana y consumirla, ha motivado a otros a comenzar el proceso legal para poder hacerlo. “En México hay cuatro personas que tienen derechos que los demás no tienen. Estamos aquí para exigirlos”, dijo Zara Snapp la mañana de este miércoles. Esta activista acudió junto a otros cinco mexicanos a la Comisión federal para la protección contra riesgos sanitarios (COFEPRIS) para solicitar un permiso para sembrar cannabis. Esta semana, al menos 12 personas han solicitado permisos ante las autoridades mexicanas.

La histórica decisión de la Primera Sala de la Corte ha obligado a abrir un debate nacional sobre la legalización de la marihuana. El proyecto del ministro Arturo Zaldívar, respaldado por cuatro de los cinco jueces de la sala, privilegió la libertad de los individuos a consumir la sustancia sobre la prohibición absoluta que el Estado ejerce sobre la droga. El fallo invita a regular la actividad.

“El debate debe incorporar a la ciencia y a otras disciplinas para que la toma de decisiones sea informada y no esté basada en mitos”, ha dicho Francisco Fernández de Miguel, doctor en neurociencias. Él es uno de los tres científicos de la Universidad Nacional que este miércoles iniciaron el proceso legal que podría concluir con un nuevo fallo de la Corte. “Yo no consumo marihuana, pero creo que el Gobierno debe adoptar medidas preventivas de salud y no punitivas”, dijo. Junto a él acudió el doctor Luis Alonso Lemus. Herminia Pasantes, profesora emérita del Instituto de Fisiología celular, fue la que invitó a sus colegas a sumarse a la iniciativa.

En el grupo también se encuentra la chef Josefina Santacruz, hermana de Armando, el primer mexicano beneficiado por el fallo de la Corte. Junto a Josefina también están Alexandra Racotta, del Seminario de Cultura Mexicana, y Aram Barra, un activista pro legalización. Los seis nuevos peticionarios deberán esperar entre uno y tres meses a que la COFEPRIS les dé una respuesta. Si esta es negativa tendrán que tramitar un amparo ante los tribunales. La aventura en los intestinos del poder judicial puede tomar un año y medio o dos hasta que llegue a la Suprema Corte. Si los ministros fallan cinco casos con el criterio que utilizaron la semana pasada se lograría la jurisprudencia, que obligaría a los jueces del país a tomar la misma decisión.

Esto ha presionado a los poderes Ejecutivo y Legislativo. “El Gobierno federal debe preparar un proyecto de ley que regule la marihuana y que sea presentado ante el Congreso lo más pronto posible”, comenta Zara Snapp. Aram Barra asegura que el criterio de la Corte ha creado una paradoja. “Hay un choque en las leyes. La Corte ha protegido a cuatro sujetos, pero hay 12.000 personas en la cárcel por consumir marihuana. No descartaría que uno de ellos tramite un amparo bajo el razonamiento de la Suprema Corte”. Está por verse si la decisión provoca un efecto llamada.