Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia moviliza a sus equipos antiterroristas para auxiliar a Bamako

40 expertos ya desplegados en Mali han participado en la liberación de rehenes del Radisson

Atentado en Bamako, Malí
Un grupo de soldados malienses acuden al hotel en Bamako. AFP

La conmoción en la que está sumida Francia tras los atentados del viernes que se han cobrado 130 vidas no impidió este viernes la reacción inmediata de París para socorrer a Bamako en la liberación de rehenes del hotel Radisson Blue. Cuarenta miembros de las fuerzas especiales francesas antiterroristas (el Grupo de Intervención de la Gendarmería Nacional) fueron movilizados a primera hora de la mañana y llegaron a la capital maliense a la una de la tarde, hora local.

“Francia está disponible”, anunció a media mañana el presidente francés, François Hollande. “Nuestras fuerzas en la zona se han movilizado para ayudar”. “Golpearemos al ISIS [Estado Islámico en sus siglas en inglés] sin descanso”, insistió después el primer ministro, Manuel Valls, en el Senado. “Francia se bate en todos los frentes contra el terrorismo”.

Este asalto terrorista de Bamako toca muy de cerca a Francia. En Malí residen 6.000 franceses. Antigua colonia francesa, la presencia gala en este país africano es hoy importante no solo por su historia: allí están implicadas las tropas francesas liderando la lucha contra el terrorismo de Al Qaeda en la complicada zona del Sahel, una intervención iniciada en enero de 2013 a petición del Gobierno maliense.

Centro de crisis

La posibilidad de que franceses residentes en Malí hayan sufrido el ataque terrorista movió a François Hollande a hacer un llamamiento a todos sus compatriotas establecidos en el país africano para que se pusieran en contacto con la embajada gala en Bamako y tomaran todas las precauciones posibles para preservar su seguridad. En el Ministerio de Exteriores se constituyó un centro de crisis para seguir los acontecimientos y atender a los afectados.

La guerra contra el terrorismo en Malí fue la primera que emprendió Hollande tras llegar al Elíseo. En la llamada operación Barkhane participan 3.000 militares franceses equipados con 200 blindados, veinte helicópteros, seis cazabombarderos, diez aviones de transporte y tres drones. Es un modesto arsenal —aunque hay otros 10.000 efectivos de la ONU— si se tiene en cuenta que la zona a defender es tan grande como Europa e incluye otros países, como Níger, Chad, Burkina Faso y Mauritania. Las operaciones han permitido descubrir 200 toneladas de armas y municiones, así como veinte toneladas de nitrato de amonio (sustancia destinada a la fabricación de minas artesanales).

Mientras tanto, y en respuesta a los atentados del viernes 13 en París, el Gobierno de François Hollande ha intensificado sus bombardeos en Irak (donde interviene desde hace un año) y Siria (desde septiembre) y ha adelantado la salida del portaviones Charles de Gaulle a la zona. Esto permitirá el despliegue aeronaval en el Mediterráneo oriental desde este fin de semana triplicando las capacidades bélicas galas con un total de 38 cazas. En los últimos días, Francia ha destruido dos centros de entrenamiento en Raqa (Siria) y cuatro puestos de mando. Pero Francia está en otros frentes en el exterior: en la República Centroafricana, en Líbano y en Somalia.

Más información