Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Suecia renuncia a reconocer al Sáhara tras el bloqueo marroquí a Ikea

El partido socialdemócrata había apoyado cuando estaba en la oposición una moción para instar a proclamar la independencia de la excolonia

Suecia ha decidido no reconocer al Sáhara Occidental como un estado independiente, según anunció el viernes la ministra de Exteriores, Margo Wallström, en un movimiento que trata de suavizar las tensiones diplomáticas con Marruecos que reclama la soberanía sobre el territorio rico en minerales. El asunto ha atizado las tensiones entre Suecia y Marruecos, con Rabat bloqueando la apertura de la primera tienda de la multinacional sueca Ikea en el país magrebí, en una decisión que los medios de comunicación han atribuido a una represalia por la postura sueca sobre la excolonia española.

La decisión se ha anunciado tras un periodo de consultas internas que duró varios meses y que desagradará al Frente Polisario que lleva luchando por la independencia desde la descolonización de la exprovincia española en 1973. "Toda nuestra energía esta enfocada a apoyar el proceso" de mediación de Naciones Unidas entre los saharauis y el Gobierno marroquí, señaló la ministra.

"El reconocimiento" de la independencia del Sáhara "no ayudaría en ese proceso. La situación del Sáhara Occidental difiere de la otros estados que Suecia ha reconocido en el pasado". "Como consecuencia, el Gobierno ha elegido no reconocer el Sáhara Occidental y prefiere apoyar la evaluación de Gobiernos anteriores en este asunto", concluyó Wallström. 

La decisión supone un giro de 180 grados para la izquierda sueca. Cuando los Socialdemócratas estaban en la oposición en diciembre de 2012 votaron a favor de una moción que urgía al Gobierno a "reconocer al Sáhara Occidental como un estado libre e independiente" y a trabajar para lograr ese objetivo incluso en el seno de la UE.

El Gobierno de entonces rechazó tal reconocimiento. A pesar de su llegada al Gobierno en coalición con Los Verdes (que también apoyaron aquella moción) en octubre de 2014, los Socialdemócratas han vacilado en convertirse en el primer país de la UE en reconocer la independencia del Sáhara. Sí en cambio reconocieron a Palestina poco después de acceder al Ejecutivo sueco, el 30 de octubre de 2014.

El Gobierno actual que preside Stefan Löfven se compromete  a "intensificar el apoyo al proceso de Naciones Unidas para encontrar una solución justa y mutuamente aceptable al conflicto", añade Wallström en un comunicado oficial, en el que añade que se "están considerando diversas iniciativas  para  incrementar la implicación de Suecia en el Sáhara Occidental en el futuro". Entre esas iniciativas se cita como medida más concreta el incremento de la ayuda humanitaria.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         

La decisión de no reconocer al Sáhara Occidental se basa, arguye la ministra, en el informe emitido por el embajador en Túnez y Libia, Fredrik Florén. En el resumen publicado de dicho informe, el diplomático explica que desde abril pasado ha realizado una revisión de la política sueca hacia el Sáhara, cuando la última realizada por el ministerio databa de 2005, informa Lara Otero. Para esa labor se realizaron visitas a Rabat, Argel, Tinduf, Nueva York y Madrid para contactar con representantes del Polisario, Marruecos, Mauritania y Argelia, entre otros países.

El Embajador destaca que esta revisión coincide con un “notable deterioro de la situación en los campos de refugiados de Tinduf”. “La ayuda internacional para alimentación de la que dependen los refugiados ha sido rebajada durante el pasado año debido a la falta de recursos. Suecia debería proporcionar rápidamente financiación extra y urgir a otros donantes a hacer lo mismo”

Añade el embajador que según la ley internacional “no se cumplen los criterios” para reconocer al Sáhara Occidental. “Hay población viviendo en los territorios controlados por Marruecos, en los campamentos de Argelia y el escaso territorio que controla el Frente Polisario”, añade. “No se puede decir que el Polisario y el Gobierno de la República Árabe Saharaui Democrática ejerzan control efectivo sobre la mayor parte del territorio o la población”, concluye.

Pese a todo, añade Florén, mantener el “status quo no se considera una opción sostenible. Los riesgos de un conflicto no resuelto añaden inestabilidad a largo plazo, en una región como el Norte de África y el Sahel, con una situación cada vez más delicada por las amenazas yihadistas.

Desde el Sáhara Occidental, Brahim Dahane, presidente de una de las organizaciones independentistas saharauis con mayor número de miembros, la Asociación Saharaui de Víctimas de violaciones graves de Derechos Humanos (ASVDH), indicó: "Reconocer a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) es una decisión jurídica, como queda acreditado por todos los organismos internacionales. Y lo que ha tomado Suecia es una decisión política, no jurídica. Tiene pleno derecho a ello porque es un país soberano. Pero nosotros estamos tranquilos. La razón jurídica está de nuestra parte", informa Francisco Peregil.

Marruecos tomó el control del territorio saharaui en noviembre de 1975, tras la descolonización española, lo que desató una guerra que duro hasta 1991.

Desde entonces rige un alto al fuego propiciado por Naciones Unidas entre Marruecos y el Frente Polisario  pero Rabat se ha opuesto a los esfuerzos para organizar un referéndum que decida el futuro del territorio.

Más información