México camina hacia el uso de la marihuana con fines medicinales

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Ossorio Chong, reconoce que existe una opinión mayoritaria hacia el uso terapéutico del cannabis

El Gobierno mexicano analizará los beneficios de legalizar la marihuana con fines medicinales. Así lo ha señalado el secretario de Gobernación, Ossorio Chong, en un debate nacional en Cancún. México prepara una postura de cara a la sesión especial de Naciones Unidas en abril sobre drogas

La legalización de la marihuana en México sólo se entiende para fines medicinales, por el momento. El Gobierno mexicano se apoya en las encuestas que dan una amplia mayoría a este uso (un 80% de la población está de acuerdo) y en las opiniones de diferentes expertos para reconocer que la legalización parcial de esta droga puede ser posible en el país algún día. El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Ossorio Chong, se ha mostrado tolerante para analizar los beneficios terapéuticos: "Parece haber una opinión mayoritaria, incluso a nivel internacional", reconoció. El Ejecutivo lleva a cabo una serie de debates nacionales sobre el tema que le ayudarán a configurar una postura definitiva ante la sesión especial de la ONU sobre drogas el próximo 19 de abril.

El fallo de la Suprema Corte mexicana en noviembre del año pasado ponía patas arriba el debate sobre la legalización, enquistado en una sociedad contraria a dejar que cada quien consuma libremente. Los magistrados declararon inconstitucional la prohibición de consumir marihuana a cuatro ciudadanos y muchos mexicanos se preguntaron si su país seguiría la senda uruguaya o la de cuatro entidades de Estados Unidos como Colorado, Washington, Alaska y Oregón. Sólo un 20% de los mexicanos acepta el consumo recreativo de la marihuana. México se encuentra en los niveles de aceptación que tenía su vecino del norte hace 40 años, en 1975, según señalaba un informe de opinión pública nacional.

En este contexto se han celebrado una serie de debates nacionales —cinco convocados por el Gobierno y uno alternativo organizado por la Cámara de Diputados—. Aunque el presidente Peña Nieto ha rechazado siempre de manera categórica el consumo y la legalización de la marihuana, ha admitido que no es "el dueño único de la verdad" y ha pedido ayuda a los expertos. Éstos, convocados en los diferentes foros, han coincidido en el fin del prohibicionismo.

Hay que abandonar de una vez las posiciones moralistas y regular un mercado que actualmente está en manos de los cárteles

Rafael Camacho, del Instituto para la Atención y la Prevención de las Adicciones

Rafael Camacho, del Instituto para la Atención y la Prevención de las Adicciones, ha sido tajante en señalar que "la prohibición no ha funcionado", en su intervención en el foro nacional celebrado en Cancún este martes. "La guerra contra las drogas ilegales causa más muertes que las propias sustancias en un país donde más de 100.000 personas han fallecido desde 2006 en el marco de esa lucha", apuntó. Y es que México es uno de los países más afectados por el narcotráfico, que además de muertes ha causado más de 20.000 desaparecidos.

Camacho pidió abandonar de una vez las posiciones moralistas y asumir la responsabilidad de regular un mercado que actualmente está en manos de los cárteles, que definen dónde, en cuánto y a quién le venden la marihuana, incluidos menores, sin ningún control sanitario.

La última Encuesta Nacional de Consumo de Drogas en Estudiantes alerta sobre esta situación: se ha duplicado el número de adolescentes de 10 a 18 años que consumen drogas desde un 8,2% en 1991 a un 17,2% en 2014. Otro informe similar, del Consejo Nacional contra las Adicciones, informa que casi 2 millones y medio de menores requieren algún tipo de rehabilitación por consumo de drogas, esencialmente marihuana, pero también por alcohol. Lo primero que prueban los que se encuentran entre quinto y sexto de primaria es la planta del cannabis, después los inhalables y la cocaína. La media de edad de inicio en el consumo está en los 13,6 años.

Sobre este asunto ha hablado la profesora de psicobiología Bertha Madreas, de Harvard, en la conferencia de Cancún. "Los consumidores de marihuana a edad temprana tienen mayor propensión a sufrir "trastorno de abuso de sustancias" y a desarrollar esquizofrenia", señaló. Madras advirtió de que la legalización de la planta llevará a un aumento del consumo, tal como se registró en el estado de Colorado (EE.UU). "México va tener más adictos a la hierba y a otras drogas, lo que generará problemas sociales y económicos", apuntó. "¿Vale la pena arriesgar nuestro futuro? No se trata de una guerra contra las drogas sino de la defensa de nuestros cerebros, de nuestras mentes", señaló la experta estadounidense en el debate nacional.

La psiquiatra mexicana Deni Álvarez de Icaza, también ponente en los foros nacionales, reconoció los efectos perjudiciales de la marihuana, pero destacó que "no todo consumo es problemático" "Cuando el consumo es de cuatro veces a la semana o más durante tres años, sí hay caída en algunos rubros del coeficiente intelectual, pero no cuando es menor", indicó la doctora.

Un estudio de la Organización Mundial de la Salud de 2010 advierte que la marihuana aparece en el octavo lugar de una lista de 20 sustancias cuyo consumo genera más costos sociales e individuales. El alcohol, la heroína y las metanfetaminas ocupan las primeras posiciones. Álvarez de Icaza advirtió sobre los costos de criminalizar el consumo al señalar que de 2009 a 2013 hay 141.000 personas encarceladas en México por llevar marihuana para su consumo.

"El Gobierno está a favor de analizar con total apertura alternativas que contribuyan a mejorar la calidad de vida de la población, en este caso de quienes sufren alguna enfermedad", concluyó Ossorio Chong en el debate celebrado este miércoles en Cancún.

El foro nacional sobre la marihuana puede seguirse en vivo en su página web y continuará los próximos días en Ciudad Juárez, Saltillo y en Guadalajara. Finalizará el 5 de abril en la Ciudad de México, donde se recogerán las conclusiones principales.